Reconocen diez pioneros por redacción de Reforma del Sistema Judicial Juvenil

Uno de los alumnos reveló haber sido desertor escolar.

Foto La Perla del Sur

PONCE – Diez estudiantes de la Escuela de Derecho de la Pontificia Universidad Católica de Ponce fueron reconocidos hoy por profesionales del proyecto de acción SAL por el P.A.I.S. (Programa de Apoyo e Integridad Social), por la investigación y redacción del Proyecto del Senado 489, conocido como la Reforma del Sistema Judicial Juvenil de Puerto Rico, bajo la tutela de los licenciados Julián Claudio Gotay y Jéssica Meléndez Dedós.

Los alumnos Luis Gabriel López Nieves, Daniela Mejías Burgos, Natasha Martínez Rivera, Kimberly Vargas Soto, Ariana Centeno Medina, Yadiris Morales Valentín, Christopher Santiago Montalvo, Ebony López Pérez, Cristina M. De Jesús De La Rosa y Oscar Crespo Torres, quien reveló haber sido desertor escolar, recibieron una placa distintiva en agradecimiento.

- Publicidad -

Al evento, asistió el senador independiente José Vargas Vidot, funcionario que respaldó el proyecto desde el inicio, y lo presentó el pasado lunes, 8 de mayo, junto a sus homólogos del Partido Nuevo Progresista (PNP) Larry Seilhammer, Carmelo Ríos y Henry Neumann; y el portavoz popular en el Senado, Eduardo Bhatia.

Esta medida pretende reformar el sistema de justicia juvenil para atender los problemas que causan que los tribunales y las procuradorías de menores tengan que dedicar cuantiosos recursos al procesamiento de niños por incidentes mínimos que podrían solucionarse en otros foros. E incluso fija en 13 años la edad mínima para que un niño pueda ser procesado en los tribunales, obliga al Departamento de Educación a agotar remedios administrativos cuando se trate de incidentes ocurridos en escuelas y prohíbe llevar menores esposados o encadenados a las salas judiciales.

Además, impide que los jueces de menores vean los estudios sociales que se hacen sobre los entornos de los menores antes de decidir sobre su culpabilidad o inocencia.

Actualmente, ese estudio está disponible para los jueces en todas las etapas del proceso, aunque defensores de los derechos de los menores sostienen que la información podría repercutir en prejuicio por parte de los togados a la hora de tomar decisiones sobre el menor.

Soplo de esperanza

Vargas Vidot expresó hoy que las palabras pueden convertirse en una “condena”; cada “no”, cada “esto no es para ti” puede trasladar a un ser humano a un agujero lóbrego sin puertas ni ventanas.

Toma bravura zafarse de esas acciones que simulan “una sentencia de muerte”, dijo. Mas, subrayó, que con la fuerza que emana del corazón, pueden aniquilarse las tribulaciones.

“Recordemos que hay que caminar 18 pulgadas desde aquí (el cerebro) y llegar hasta acá (corazón) para encontrar que el no que está aquí (el cerebro), se convierte en un sí en el corazón…seamos maestros de la mente, pero discípulos del corazón”, manifestó dirigiéndose a cuatro menores que reciben los servicios del proyecto de acción SAL por el P.A.I.S. como medida para evitar que violen la ley.

Estos jóvenes, entre 14 y 16 años, celebraron la clausura anual de esta iniciativa que pretende la intervención temprana en situaciones de vulnerabilidad.

Apoyados y aconsejados por la licenciada Meléndez Dedós, junto a la trabajadora social María Rolón Morales, los participantes fueron motivados a rebasar los obstáculos presentes y a mantenerse en un camino próspero.

Esther Quintero, doctora en psicología clínica, profesora de la institución, también les otorgó una charla motivacional titulada “Gracias por decirme no”.