Promete ganarle al pesimismo el Carnaval de La Playa

Foto archivo

Cuando los primeros inmigrantes de Islas Canarias, de las Antillas y Europa Occidental desembarcaron por la Marina de Ponce cientos de años atrás, transportaban consigo mucho más que maletas, anhelos y provisiones.

Sin excepción, cada uno traía el acervo de su tierra, el espíritu de su raza y las tradiciones más representativas de su patria.

- Publicidad -

Por eso, a nadie debe extrañar que las Fiestas de Carnaval que se celebran en la isla hayan entrado por La Playa de Ponce tan temprano como en el siglo 18, explica el abogado y promotor cultural Gilberto Limardo Rodríguez.

Tampoco debe sorprender que fueran los obreros locales quienes dieran vida a las primeras máscaras criollas de vejigantes, confeccionadas entonces por los cuernos y vejigas que descartaba el antiguo Matadero de La Playa, ubicado donde hoy se levanta la comunidad Paseo del Puerto.

Asimismo, que las primeras comparsas de vejigantes del país salieran, precisamente, de la comunidad obrera de La Playa de Ponce; grupos que a su paso se detenían en viviendas y establecimientos para deleitar con bailes a los espectadores y, a cambio, recibir algo de comer y beber.

Otro capítulo para la historia

A tono con este acervo, la nueva edición del Carnaval de La Playa arranca este jueves, 1 de febrero a partir de las 8:00 de la noche, con la pintoresca Entrada del Rey Momo al Parque Lucy Grillasca, confirmó Limardo Rodríguez.

Allí además se escuchará la música de Son Pandero, se dictará la dedicatoria a la Escuela Ángela Cordero Bernard y se presentarán a los abanderados, quienes este año también fungirán como mariscales del desfile.

A esta comitiva se unirán desde vejigantes y personajes típicos, hasta pleneros de la comunidad.

A las 7:30 de la noche del viernes 2, la monumental Comparsa de Vejigantes, Cabezudos y Pleneros reaparecerá por las calles de esta centenaria comunidad ponceña para coronar en el Parque Lucy Grillasca al nuevo Rey y Reina de los Vejigantes, honor que esta vez recae en los incansables Orlando Limardo Mercado y Chelimar Rodríguez Limardo.

Acto seguido, residentes, visitantes y grupos de baile de toda la región celebrarán el Baile de Máscaras y el merecido homenaje a Roberto Texeira, aliado incondicional de estas fiestas y veterano director de Los Pleneros del Barrio.

Como siempre, a la cita todos están invitados a traer sus panderos, caretas, güiros y maracas.

En tarima, se presentará el grupo Conciencia Cultural.

La exhuberante Coronación de Reinas tendrá lugar el sábado a partir de las 6:00 de la tarde, en unión a la Comparsa Nacional de Talentos, el grupo de baile Osmosis, el Ballet Salsa Sur y Eddie Ramírez en homenaje a Juan Gabriel.

Y el domingo, 4 de febrero, comenzará el gran Desfile del Carnaval a partir de las 2:00 de la tarde. Inspirado en la magia del “Cirque Du Soleil”, este año contará con malabaristas, danza aérea, payasos e ilusionistas de la Academia de Baile Afora Aeir: colectivo que precisamente eligió a La Playa como su hogar.

Con despedida a María

El pintoresco Entierro de la Sardina se efectuará a partir de las 8:00 de la noche con una comitiva fúnebre a cargo de Shalom Memorial y una novedad: durante la actividad también se enterrarán los recuerdos de María, El Huracán.

La procesión saldrá del Café del Parque en la Avenida Padre Noel hasta el Parque Lucy Grillasca.

El cierre del Carnaval contará además con los Pleneros del Barrio, así como Pichie Pérez con Kenny Arroyo y su Tumbao.

Como de costumbre, en este, el festejo más cadencioso, emblemático y multitudinario de La Playa de Ponce, el público será protagonista y figura central.

Por eso, los organizadores exhortan a que todos los visitantes se integren a los festejos y degusten a cabalidad la hospitalidad de esta comunidad.

Esta folclórica celebración tiene siglos de historia, pero no fue hasta el año 1991 que se organizó formalmente con desfile y coronación de reinas, puntualizó Limardo Rodríguez.

Esa edición se originó “frente al negocio de Candita y Matías y el primer desfile se dio en esta calle, la calle Colón”, ahora bautizada calle Antonio Salamán.