Primeras señales: Aflora el impacto de recortes en alcaldías

Los recortes del Gobierno Central a los municipios de Ponce, Juana Díaz, Santa Isabel, Coamo, Jayuya, Barranquitas y Aibonito rondarán los $40 millones anuales, estimó el alcalde de Juana Díaz, Ramón A. Hernández Torres.

Foto archivo

Mientras se agudiza el debate entre el Gobierno Central y la Junta de Supervisión Fiscal por la inminente reducción de la jornada laboral de los empleados públicos, el impacto del plan fiscal acordado entre ambos comienza a sentirse en al menos una cuarta parte de los 78 municipios de Puerto Rico.

Ejemplos que ya afloran son la eliminación de eventos culturales y deportivos, recortes de jornadas laborales, imposición del cobro por el recogido de desperdicios sólidos y la ausencia de fondos para servicios a los ciudadanos que solían brindar las alcaldías de manera gratuita.

- Publicidad -

Además, las repercusiones ya alcanzaron a los bonos de Navidad de empleados municipales, cuya reducción se anticipa irá de $1,000 a $250 este año, y a la ausencia de fondos para reparar carreteras estatales y municipales.

Sobre cifras globales, el impacto de los recortes del Gobierno Central a los 78 municipios rondará los $175 millones anuales, estimó el alcalde de Juana Díaz, Ramón A. Hernández Torres.

De esos, aseguró, cerca de $40 millones corresponden a fondos que fluían en los Distritos Representativos 25 y 27, que incluyen los municipios de Aibonito, Barranquitas, Coamo, Jayuya, Juana Díaz, Ponce y Santa Isabel.

Solo en su municipio el golpe ronda los $3.4 millones, por lo que el presupuesto operacional de Juana Díaz se reduce a $12 millones para el corriente año fiscal, añadió Hernández Torres.

Entretanto, en los municipios de Adjuntas, Arroyo, Cabo Rojo, Guánica, Juana Díaz, Mayagüez, Ponce, Sabana Grande, Salinas, Villalba y Yauco se han recortado, tanto las jornadas como cheques a los empleados municipales entre ocho y 20 horas semanales, lo que puede constituir hasta $500 mensuales menos en sus sueldos.

Como medida cautelar, Hernández Torres indicó que ha cancelado las fiestas patronales, varios festivales y un maratón que tradicionalmente se efectuaban en Juana Díaz.

“No tengo razón de celebrar”, lamentó. “He tenido que cortarle a mis empleados a cuatro horas. El maratón nos costaba $40 mil, y nuestros artistas, muchos de los cuales se hicieron famosos en las fiestas patronales de los municipios, nos estaban cobrando hasta $45 mil por una presentación de 45 minutos”.

Aun así, aclaró que el ayuntamiento continuará con su tradicional Fiesta de la Epifanía el Día de los Tres Reyes Magos, aunque más modestamente, y limitará los gastos del Encendido Navideño.

Más cambios en el panorama

Por otra parte, José de la Cruz, contador público autorizado con especialidad en asuntos municipales, opinó que lo peor está por venir e impactará a ciudadanos que terminarán pagando por servicios que les prestaban gratuitamente sus ayuntamientos.

“Es muy probable que los municipios creen nuevas contribuciones como el ‘Willie Tax’”, expresó el CPA sobre el llamado “chavito” que comenzó como un Impuesto de Ventas y Uso en Caguas por el entonces alcalde William Miranda Marín hasta propagar el pago de 0.5 por ciento en todo artículo de consumo a través de toda la isla, hace poco más de una década.

“Al final, los ciudadanos tendrán que pagar por cosas que no cobraban los municipios”, agregó.