Primera dama desiste de propuestas Unidos por Puerto Rico

Foto: EFE / Jorge Muñiz

La Fortaleza – La primera dama Beatriz Rosselló desistió de su propuesta de utilizar el dinero recolectado por la iniciativa Unidos por Puerto Rico para dos propuestas suyas y anunció que en su lugar, el dinero sería utilizado para aquellas familias que no tuvieron acceso a ayudas de la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA por sus siglas en inglés).

“Ante la confusión que ha causado la presentación de estas propuestas, estaré comunicando a la Junta de Directores de Unidos por Puerto Rico que serán retiradas para enfocar la Oficina de la Primera Dama en ayudar a todo el que tenga una necesidad apremiante”, dijo la primera dama en declaraciones escritas enviadas la noche del Día de Año Nuevo.

- Publicidad -

Añadió que “la Oficina de la Primera Dama estará pendiente a que donde exista un hogar o una comunidad que no pudo obtener la ayuda de FEMA pueda entonces estar bajo la consideración de Unidos por Puerto Rico y sus donativos. Asimismo, velaremos por los espacios de infraestructura importantes para la comunidad, como fue por ejemplo el caso de Punta Santiago y organizaciones sin fines de lucro como PECES”.

La determinación surge tras la controversia creada en torno a las propuestas que hizo ante la Junta de Directores de la entidad para arreglar áreas recreacionales y turísticas para las comunidades, de tal forma que las organizaciones sin fines de lucro de cada región pudieran apoderarse y reconstruir las áreas dañadas y potenciar así la economía y la creación de Building of Hope, un edificio lleno de materiales para la reconstrucción, de tal forma que cada ciudadano con necesidad pudiera buscar materiales de construcción para su vivienda y solicitar voluntarios para ayudar a reconstruir.

Según dijo, Unidos por Puerto Rico surgió del deseo genuino de ayudar a los puertorriqueños en uno de los momentos más difíciles de la historia luego de los embates de los huracanes Irma y María.

Se convirtió en el vehículo para lograr establecer el Centro de Acopio más grande y distribuir más de 3 millones de libras de alimentos y suministros que fueron repartidos en todos los rincones de Puerto Rico.

Agregó que no tiene injerencia sobre el uso y manejo de los donativos debido a que la entidad es dirigida por una junta independiente compuesta por miembros del sector privado.

“Como primera dama seguiré atenta para que los donativos de Unidos por Puerto Rico se usen de la mejor manera sirviendo a los más vulnerables tras el paso de ambos huracanes”, finalizó.