Con plantas medicinales también se puede combatir la gripe

La percepción popular apunta a la miel, el limón y la sábila como únicas armaduras provistas por la naturaleza para combatir estos fastidiosos virus o, incluso, prevenirlos. Por fortuna, no es así.

Foto archivo

En esta época del año, las personas afectadas por la gripe y sus efectos se cuentan por miles en cualquier rincón del país.

Sin embargo, la percepción popular apunta a la miel, el limón y la sábila como únicas armaduras provistas por la naturaleza para combatir estos fastidiosos virus o, incluso, prevenirlos.

- Publicidad -

Por fortuna, no es así.

Como explica el portal digital ecoagricultor.com, al alcance de todos existen muchas otras herramientas naturales capaces de mantener a raya estas infecciones, combatir sus molestias y fortalecer el sistema inmune de cada uno.

A continuación algunas de ellas:

El ajo

Gracias a sus propiedades antisépticas, antibacterianas y antivíricas, el ajo es considerado desde hace milenios el rey de las plantas medicinales, además de un remedio infalible contra la tos, los resfriados y la gripe. De hecho, un ajo tiene sustancias que equivalen a un quinto de la dosis de penicilina.

Contra la amigdalitis un remedio casero muy usado consiste en mezclar un diente de ajo y verter caliente el jugo de un limón. Posteriormente se endulza con un poco de miel, y se toma durante el día de a pequeños sorbos. A pesar de su sabor, es genial contra la amigdalitis.

Canela

La canela es un estimulante de la transpiración y además alivia dolores musculares y escalofríos. Si se mezcla con jugo de china es un remedio eficaz contra las infecciones víricas y combate la depresión.

Para aliviar escalofríos, debes añadir un canutillo de canela a un jugo de china recién exprimido, agregar agua caliente y endulzar con miel. Tomarlo varias veces al día.

Equinácea

Científicamente se ha comprobado que la equinácea refuerza el sistema inmunológico, aumentando la producción de glóbulos blancos, los cuales combaten e inhiben a la gripe.

Si tienes o estás por pescar la gripe, debes tomar ua cucharadita de tintura de equinácea diluída en un vaso de agua o jugo de china, tres veces al día.

Eucalipto

El eucalipto se caracteriza por ser la planta más antigua para combatir los resfriados y es un poderoso desinfectante de origen natural.

Contra el resfriado, nada mejor que un vaho de eucalipto. Para eso, debes poner tres cucharadas de hojas en un recipiente con tres litros de agua hirviendo y dejar que se impregne durante tres minutos. Luego, inhalamos y el eucalipto de seguro aliviará los síntomas del resfriado.

Jengibre

Desde hace siglos que las diferentes civilizaciones consideraban el jengibre como un buen aliado contra la congestión bronquial, ya que ayuda a eliminar toxinas, a despejar las fosas nasales y es un magnífico expectorante. Mezclado con miel, es un potente remedio para prevenir y aliviar cualquier trastorno de índole respiratorio.

Para hacer una pócima, nada mejor que cocer cuatro onzas de raíz de jengibre, lavada y cortada en rodajas, con dos tazas de agua, la ralladura de un limón y una pizca de cayena. Deje que hierva, a fuego lento por 20 minutos. Retire la cocción del fuego y deje enfriar. Luego, añada el jugo de un limón, cuele y agrege dos o más cucharaditas de miel.

Lavanda

Esta famosa planta tiene muchas propiedades, entre las que figuran ser antiséptica, antibiótica y descongestiva. Junto con el eucalipto, pueden ser el mejor descongestivo de las vías respiratorias, disminuyendo la mucosidad.

Para preparar un ungüento, derrita dos onzas de manteca de coco al baño María, añada una cucharada de espigas secas de lavanda, remueva y deje que se caliente a fuego lento por 30 minutos. Posteriormente retire del fuego, cuele y deje enfriar. Luego, vierta un poco de aceite de eucalipto y otro de aceite de alcanfor. Finalmente, use este ungüento aplicado con masajes en la garganta, torso y espalda, para inhalar los vapores durante la noche.

Menta

Una infusión caliente de menta alivia los síntomas del resfriado casi en el acto. También puede añadir flores de saúco o milenrama para que actúe sobre las membranas mucosas y destape la nariz. Esto se desaconseja en el embarazo.

Para una infusión mezcle cuatro cucharadas de hojas de menta en un litro de agua y hierva durante cinco minutos. Luego, cuele, endulaze con miel y tome la infusión caliente.

Tilo

El efecto suave y calmante de los capullos de tilo calma la tos espasmódica e irritante, suaviza la garganta dolorida y favorece la transpiración, lo que ayuda a bajar la fiebre.

Para preparar una infusión debe poner una taza con cinco capullos frescos de tilo y debe vertirle una taza de agua bien caliente. Luego, tape y deje reposar diez minutos, cuele, endulce y añada una rodaja de limón.

Tomillo

El tomillo contiene una sustancia llamada timol (aceite volátil con fuertes propiedades antisépticas, antifúngicas y antibacterianas) que fortalece el sistema inmunológico, ayuda a expectorar y reduce los espasmos bronquiales.

Para una infusión coloque una cucharadita de tomillo seco (el doble, si es fresco) en una taza, a la cual vertirá agua hirviendo y la dejará reposar alrededor de 15 minutos. Posteriormente, cuele la infusión, endulce con miel, añada una rodaja de limón y beba caliente.

(Fuente: ecoagricultor.com)