Piden investigación federal por “negligencia crasa” en caso de Guarionex Candelario

En la carta enviada a Fiscalía Federal, los abogados critican que los únicos que investigaron el crimen fueron los mismos miembros de la Uniformada regional.

Foto Daileen Rodríguez

PONCE – Los abogados de Guarionex Candelario Rivera, convicto por matar a tres colegas policías en la Comandancia de Ponce, enviaron una misiva a la fiscal federal Rosa Emilia Rodríguez solicitándole que investigue las acciones de la Uniformada el día 28 de diciembre de 2015, cuando se suscitó el triple asesinato.

“Enfatizamos que no es nuestra intención relitigar el caso criminal que concluyó en diciembre de 2016, sino es informarle nuestra inquietud respecto a lo que podría considerarse como encubrimiento, mal manejo de una escena y acciones o investigaciones que se apartan de las normas adecuadas”, lee el escrito firmado por los licenciados Donald Milán Guindín y Armando Pietri Torres, quienes representaron al sujeto durante el proceso judicial.

- Publicidad -

Al presente, Candelario Rivera cumple una sentencia de sobre 200 años por, arrebatarle la vida al comandante Frank Román Rodríguez, a la agente Rosario Hernández y a la teniente Luz Soto Segarra de Hoyos en la oficina de esta última, en el sexto piso de la comandancia.

En corte se indicó que previo a dispararles, Candelario Rivera los privó de libertad y se comunicó con la Oficial de Prensa del Centro de Mando para que le dijera a los medios de comunicación lo que él acababa de hacer.

Mientras se realizaba esa gestión, contó bajo juramento el teniente Javier Requena -viudo de Soto Segarra-, se escucharon disparos, por los que él mismo disparó hacia el interior de la oficina para tratar de rescatar a sus colegas y a su ex esposa. Sin embargo, en juicio, los abogados de defensa cuestionaron la credibilidad del testigo y machacaron que era una incógnita si Requena disparó antes o después que Candelario Rivera.

En la carta enviada a Fiscalía Federal, los abogados critican que los únicos que investigaron el crimen fueron los mismos miembros de la Uniformada regional. Alegaron que los policías que atendieron la situación incurrieron en “negligencia crasa” al manejar “una alegada situación de secuestro”, que no obedecieron sus propios protocolos, que dispararon sus armas “en total menosprecio a la seguridad”, y que la escena no fue preservada “adecuadamente”.

“Un oficial disparó a través de la puerta de la oficina sin conocer quien se encontraba al otro lado, quien pudo haber impactado a otros oficiales”, continúa el escrito que también denuncia que la oficina en la que ocurrió el incidente se remodeló antes de la vista preliminar contra Candelario Rivera.

“Estos señalamientos altamente irregulares son los que conocemos. Deben de existir otras irregularidades que fueron encubiertas con suficiente tiempo para evadir el ojo de la defensa”, martilla.

Los abogados remacharon la necesidad de investigar cuestiones internas de la Policía porque podrían suscitarse casos similares e urgieron comenzar procesos administrativos para escudriñar lo sucedido.