Pence asegura que EE.UU. será consistente en la recuperación

"Cuando uno de nosotros está herido todos sufrimos y cuando una parte de Estados Unidos clama por ayuda, todos acudimos", dijo ell vicepresidente estadounidense.

El republicano Mike Pence. Foto EFE/MICHAEL REYNOLDS

SAN JUAN- El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, dijo ayer que su país se mantendrá junto a Puerto Rico en cada paso de su camino hacia la recuperación, después de que el huracán María dejara 36 muertos en ese territorio caribeño.

“Estadounidenses levantados por estadounidenses”, señaló que será como se recuerde el esfuerzo llevado desde Estados Unidos a Puerto Rico, durante una visita de horas a la isla que sigue a la que realizó el martes el presidente Donald Trump, que dejó un sabor amargo por el sentimiento de que no sirvió para que el magnate entendiera la magnitud de la devastación.

- Publicidad -

Pence mencionó precisamente a Trump, de quien dijo que trae el mensaje de que Estados Unidos está con PuertoRico hoy y lo va estar también mañana, hasta que sea necesario.

“Los corazones del pueblo estadounidense están rotos por la gente de estas islas”, dijo afectuosamente Pence, para quien, con certeza, “los mejores días para Puerto Rico y para todo Estados Unidos están por llegar”.

El Ejecutivo que lidera Ricardo Rosselló espera que la visita de Pence sirva para reforzar el apoyo financiero que se necesita llegue desde Washington a través del Congreso de Estados Unidos.

La visita de Pence sigue a otra que realizó a Florida, donde conoció de primera mano la llegada de puertorriqueños a ese estado de Estados Unidos empujados por la devastación provocada por el huracán María, que destrozó infraestructuras y el sistema de telecomunicaciones.

Pence fue recibido en el aeropuerto por Rosselló y su esposa, así como por el secretario de Estado, Luis Rivera Marín; el presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, y otras autoridades locales.

El vicepresidente se trasladó a la Iglesia Santa Bernardita en Carolina, un municipio colindante a San Juan, donde fue recibido entre aplausos por los allí congregados.

“Cuando uno de nosotros está herido todos sufrimos y cuando una parte de Estados Unidos clama por ayuda, todos acudimos”, dijo en la iglesia Pence, para quien es evidente que hay un largo camino por recorrer.

Pence recordó que 7 millones de comidas y 6 millones de litros de agua han sido distribuidos ya en la isla con el apoyo de los 14 buques de la Marina y la Guardia Costera que se han desplazado hasta Puerto Rico.

El vicepresidente fue testigo del testimonio de un joven que pidió más ayuda para Puerto Rico por todo el daño sufrido.

Pence subrayó que entiende su sufrimiento, que los estadounidenses están con Puerto Rico y lo van estar durante el tiempo que sea necesario.

Con relación a la polémica entre el presidente Trump y la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, quien se quejó de la falta de ayuda por parte de Washington en los primeros momentos, aseguró que el mandatario estadounidense está comprometidos con las necesidades del pueblo de Puerto Rico.

“El debate público va a existir. Siempre hay distintas opiniones”, subrayó tras reiterar que sabe que se necesitan más recursos, pero que tomará tiempo, además de asegurar que no le importaría reunirse con la alcaldesa de San Juan.

Pence también se refirió al asunto de la deuda pública de Puerto Rico para señalar que lo que ahora interesa es atender las necesidades apremiantes, aunque matizó que es un tema que será atendido en su momento.

La visita de Pence a Puerto Rico sigue a la que realizó el pasado martes Donald Trump a la isla, donde aún queda malestar por las palabras y gestos del presidente de Estados Unidos.

“Odio decirlo, Puerto Rico, pero ustedes han sacudido nuestro presupuesto. Gastamos mucho dinero en Puerto Rico, pero está bien, hemos salvado muchas vidas”, fue una de las frases del mandatario estadounidense.

Trump llegó a decir sobre un ciclón que pasó a más de 200 kilómetros por hora y que se cobró 36 vidas confirmadas por el momento, que se trató de “un huracán que nadie nunca había visto” y que murieron 16 o 17 personas -las cifras barajadas inicialmente- frente a las miles que dijo se cobró Katrina, que en 2005 causó en el sur de Estados Unidos más de 1.800 muertos.

La visita de Pence concluyó con su paso por el centro de mando de operaciones en el Centro de Convenciones de San Juan donde se reunió brevemente con el gobernador Rosselló, el general Buchanan y otros funcionarios, encuentro en el que el vicepresidente destacó que hay actualmente desplegados en Puerto Rico 12,000 militares y 72 helicópteros.

Pence llegó a Puerto Rico después de una corta visita a las Islas Vírgenes de Estados Unidos para conocer de primera mano cómo el huracán María afectó a ese, al que dijo que se prestará ayuda el tiempo que haga falta.