Para finales de septiembre el juicio contra Tito Kayak

Por supuesta apropiación agravada durante manifestación en Peñuelas.

Foto Coral Negrón Almodóvar

PONCE – Dos agentes de la Policía de Puerto Rico afirmaron hoy durante la vista preliminar contra el activista Alberto de Jesús Mercado, mejor conocido como Tito Kayak, que no vieron al imputado cargando con las llaves y la tarjeta de gasolina que, alegadamente, se robó de un generador eléctrico del Estado, el pasado 3 de agosto, en una manifestación contra el depósito de cenizas de carbón en Peñuelas.

El teniente II, Ramiro Fernández Colón, comandante auxiliar de la División de la Policía en Peñuelas, dijo bajo juramento que “sí observó cuando (Kayak) levantó la tapa del equipo y se apagó en ese momento”, pero no vio cuando este, presuntamente, agarró las llaves.

- Publicidad -

Luego, el agente Milton Feliciano Vargas, también del destacamento peñolano, verbalizó que él tampoco divisó al activista con las llaves. Manifestó que vio una persona con “camisa negra, mahón y cabello con ‘tips’ (destellos de color), quien levantó la tapa del generador, lo apagó y se fue”.

“No, no lo vi coger las llaves”, respondió a interrogantes del abogado de defensa, Luis Quiñones, quien le cuestionó con persistencia al testigo porqué no intervino con el supuesto sujeto si su encomienda esa noche era custodiar la planta eléctrica.

“Usted vio ese alegado individuo que empieza a abrir la tapa y ni le grita… brincar de donde usted estaba a donde el supuestamente estaba no le tomaba ni un segundo… ¡se cometió un delito frente a la Policía de Puerto Rico donde violaron su encomienda principal de velar por la planta!”, porfió el letrado, que estuvo asistido por los licenciados Donald Milán Guindín, Pedro Santiago e Inés Cartagena.

Mas, pese a estos planteamientos de defensa, la jueza Zahira Torres Moro, quien presidió el proceso en la Sala 402 del Tribunal de Primera Instancia, determinó causa para juicio contra De Jesús Mercado por supuesta apropiación agravada.

Al activista jayuyano se le acusa de violar el Artículo 182 por alegadamente, apropiarse de unas llaves, así como de una tarjeta de suplir combustible a un generador de electricidad, propiedad del Negociado de Patrullas de Carreteras de Mayagüez, la madrugada del pasado 3 de agosto, durante una manifestación en el sector Tallaboa Encarnación.

En una comunicación emitida el 9 de agosto por la Policía se indicó que este generador suplía energía a los focos de alumbrado donde la policía se destacaba para facilitar el paso de los camiones de la carbonera AES que depositaron su material, Agremax, en el vertedero en Peñuelas. Específicamente, en la intersección de las carreteras PR-385 y PR-2.

“Ningún ciudadano tiene derecho ni facultad a apropiarse a bienes de nadie ni del estado, que sea del Estado lo convierte en un delito grave”, sostuvo la fiscal de distrito, Marjorie Gierbolini, en defensa de la determinación de la jueza.

“Ha habido dos testimonios claros y específicos”, acentuó.

Empero, la defensa reclamó una reconsideración que fue escuchada, mas rechazada por la magistrada.

“Apropiación ilegal tiene una definición y hay unos elementos que el Ministerio Público no probó”, reiteró el licenciado Quiñones al finalizar la VP.

El testimonio de los policías

Según el teniente Fernández Colón, testigo principal del Ministerio Público en este caso, la madrugada del tres de agosto, se coordinó un plan de trabajo para atender la multitudinaria manifestación en contra del depósito de cenizas en el vertedero de EC Waste en Peñuelas.

Las directrices de no permitir que se obstruya la carretera PR-385 ni la salida 213, explicó el comandante, se las impartió a los seis agentes que tenía a su cargo.

No obstante, agregó, a eso de las 3:50 am hubo un cambio en las funciones que habían sido asignadas. A esa hora arribaron guaguas TrailBlazer, de la Policía de Puerto Rico, con generadores eléctricos para alumbrar el perímetro.

Una vez, uno de estos vehículos se ubica próximo al Campamento contra el depósito de cenizas, “de 100 a 150 personas venían hacia nosotros aproximadamente”, contó el policía que, alegadamente, minutos después vio a De Jesús Mercado levantando la tapa del generador y apagándolo.

“Él se llevó las llaves y se unió a los manifestantes”, testificó, aunque posteriormente dijo que no llegó a ver al acusado con las llaves.

Fernández Colón alegó que no intervino seguidamente con De Jesús Mercado, “a pesar de que cometió un delito grave”, por “la seguridad de los agentes”.

“Eran más de cien personas. Procedí a caminar hacia los demás compañeros y a los pocos minutos ubico al señor Wilmer Estrada y le digo ‘Tito Kayak se robó las llaves’ y él me dijo ‘voy a hacer lo posible por conseguirlo’”, agregó.

Sin embargo, confirmó, que posteriormente se entremezcló con los manifestantes y encaró al acusado.

“Él se levantó la camisa y entendí que dijo ‘brégate con eso’”, concluyó el teniente, quien alegó que ya casi al amanecer, el activista peñolano Wilmer Estrada le devolvió las llaves al agente José Vélez Hernández.

Por otra parte, el custodio de la planta eléctrica -Feliciano Vargas- mencionó que no intervino con De Jesús Mercado por orden del teniente.

“Le pregunté si íbamos a arrestarlo, pero me dijo que no, que estábamos en desventaja”, expresó.

Inconforme la defensa

Tras escuchar ambos testimonios, la defensa inquirió una y otra vez porqué no arrestaron al activista en el momento, porqué el arresto se formalizó sobre cinco días después.

Quiñones le cuestionó a Feliciano Vargas cómo con 23 años de experiencia en la Policía no revisó a De Jesús Mercado en la escena, no lo arrestó.

“Usted sabe que cuando es un delito grave usted tiene facultad de arrestarlo allí”, remachó, al tiempo que señaló que los agentes tampoco vigilaron las acciones posteriores del imputado.

“No se asignó personal para vigilar a Tito. No lo siguieron, no anotaron la tablilla”, disputó.

“Dejó caer su encomienda principal que era vigilar el generador…dígame, después de eso qué pasó con la planta, quién se la llevó”, preguntó.

Acto seguido, Feliciano Vargas dijo primero que no sabía y luego mencionó a “Danny Marrero”, encargado de transporte en Ponce.

No obstante, al inicio del interrogatorio ya los agentes habían dicho que el generador pertenecía al Negociado de Patrullas de Carreteras de Mayagüez.

La lectura de acusación quedó pautada para el 5 de septiembre de 2017, mientras que el juicio supone iniciar el 26 de septiembre.

Esta nota fue actualizada.