Otorgan Premio a la Excelencia del Servicio al Prójimo Sister Isolina Ferré

Foto suministrada

EL CAPITOLIO- Han puesto sus talentos al servicio de los demás y eso los ha llevado a contribuir directamente en la transformación de miles de vidas en diversos ámbitos, ese es el común denominador de los seis ganadores del Premio a la Excelencia del Servicio al Prójimo Sister Isolina Ferré 2016, que reconoció el martes, a quienes han convertido el servir en su manera de hablar, como dijo la religiosa puertorriqueña.

“Estas seis personas son ejemplos vivos de que todos podemos contribuir a un mejor presente para nuestro país. Los felicitamos porque verdaderamente han puesto todas sus capacidades para mejorar la calidad de vida de otros. Y la noticia mejor es que no se trata únicamente de estos seis recipientes del premio que honra el servicio desinteresado a los demás: este año el proceso de selección fue un reto pues recibimos más de 20 nominaciones, la mayoría de las cuales muy bien podrían estar hoy aquí en esta ceremonia. Es mucha la gente buena que todos los días se levanta a servir a quienes más lo necesitan”, destacó el principal oficial ejecutivo de los Centros Sor Isolina Ferré, José Luis Díaz Cotto en un comunicado de prensa.

- Publicidad -

Siendo ciego, José Manuel Álvarez Cabán tuvo la visión de desarrollar y poner a disposición de la comunidad no vidente todos sus programas y aplicaciones (APP) que promueven la inclusión educativa de estudiantes ciegos en Puerto Rico. La joven Jeanesha Stephanie Bou Rojas, de 18 años, convirtió una inquietud personal en una cruzada mundial en contra de la trata humana. Ramfis Javier Pérez Rivera convirtió el sufrimiento por la muerte de un familiar a causa de VIH/SIDA en una lucha para ayudar a pacientes y familiares a enfrentar ese diagnóstico. Yolanda Álvarez Ramos dejó una carrera profesional exitosa para servirle a Dios a través de la ayuda a los más necesitados. Marlyn Arroyo Hernández se inspiró en la palabra de Dios para llevar mensajes de aliento y ayuda directa a sectores marginados. Y a punto de cumplir 78 años, don Lorenzo Luis Ríos Rodríguez ha dedicado la mayor parte de su vida a servir a los demás y hacer la diferencia en su comunidad.

Álvarez Cabán y Bou Rojas fueron reconocidos su labor en las áreas de Educación y Prevención, respectivamente. Por su parte, Pérez Rivera y Álvarez Ramos recibieron sus medallas por sus aportaciones en el ámbito de la Salud. Arroyo Hernández y Ríos Rodríguez fueron premiados por ser ejemplos de personas comprometidas con el Desarrollo Comunitario.

Los premios fueron entregados en una ceremonia especial realizada en el área de la Rotonda de El Capitolio. La entrega de las medallas que honran el servicio desinteresado a los demás se realiza por mandato de la Ley 7 del 4 de enero de 2002, que instituyó el premio en memoria de Sister Isolina Ferré, MSBT, fundadora de los CSIF. Su objetivo principal es reconocer a los héroes anónimos que día a día sirven a los más necesitados. Durante los pasados 14 años, han sido reconocidas un total de 84 personas con la Medalla a la Excelencia del Servicio al Prójimo Sister Isolina Ferré.

“Es un orgullo contar con ciudadanos comprometidos con el pueblo puertorriqueño, personas que, de forma desinteresada, dan lo mejor de sí para ayudar a los más necesitados sin esperar nada a cambio. Estos ciudadanos a quienes reconocemos en el día de hoy dan fe de que aún existe gente buena dispuesta a aportar su granito de arena por un mejor Puerto Rico”, dijo el presidente en funciones de la Cámara de Representantes, Roberto Rivera Ruiz de Porras.

Las medallas fueron entregadas por Rivera Ruiz de Porras y Díaz Cotto. Los ganadores, quienes estuvieron acompañados por familiares y personas relacionadas con la labor que realizan, fueron seleccionados por un comité independiente compuesto por empleados y colaboradores de los CSIF, que evaluó con detenimiento las 21 nominaciones recibidas este año.

Los Centros Sor Isolina Ferré son una institución sin fines de lucro que promueve el desarrollo integral del ser humano a plenitud con justicia, dignidad, respeto y amor. La organización se vale de la intercesión, la capacitación, la tecnología y la autogestión para brindar servicios directos a más de 36,013 personas de todas las edades: desde niños y adolescentes hasta adultos y personas de mayor edad. CSIF ofrece programas correctivos y de prevención, desarrollo humano y desarrollo comunitario que brindan soluciones para enfrentar problemas como la deserción escolar, la violencia y el desempleo y la crisis económica. Los diferentes programas y servicios se ofrecen en la región de Ponce, en diversos sectores de Guayama, San Juan y Canóvanas y otros pueblos de la Isla.