Once mil viviendas averiadas en solo cuatro municipios del sur

Según los alcaldes de Yauco, Peñuelas, Ponce y Juana Díaz, el saldo preliminar de casas que perdieron sus techos en estos cuatro municipios ya alcanza las 11 mil y de esa cifra cerca del diez por ciento han quedado inhabilitables. (Publicado el 28 de septiembre de 2017)

Foto: Jason Rodríguez Grafal

PONCE- El sistema de medición de vientos que maneja en Ponce la Agencia Estatal para el Manejo de Emergencias colapsó. Su última medición fue una ráfaga de 116 millas por hora, la cual se registró antes del mediodía del miércoles, 20 de septiembre.

Sin embargo, la velocidad de los vientos sostenidos que azotaron a Ponce y la zona sur durante el paso por la isla del huracán María fueron superiores a esa ráfaga, opinó del director regional interino de esa agencia, Alcides Rodríguez Hernández.

- Publicidad -

Por ello, el funcionario admitió como fiables las primeras cifras sobre viviendas severamente afectadas por el huracán Categoría Cuatro.

Según los alcaldes de Yauco, Peñuelas, Ponce y Juana Díaz, el saldo preliminar de casas que perdieron sus techos en estos cuatro municipios ya alcanza las 11 mil y de esa cifra cerca del diez por ciento han quedado inhabilitables.

Esta suma, empero, no incluye las residencias que tampoco resistieron el embate de María, pero que ubican en comunidades a las que los alcaldes ni equipos de emergencia han logrado acceso.

Ese es el caso del alcalde de Villalba, Luis Javier Hernández, quien reconoció a La Perla del Sur enormes dificultades para llegar hasta el barrio Apiadero.

En este pueblo de la montaña, explicó, el 70 por ciento de las viviendas con techos de zinc quedaron descubiertas y se registraron daños cuantiosos en instalaciones muncipales, entre ellas, el teatro.

En Ponce

La imposibilidad de llegar a zonas remotas debido a deslizamientos o el colapso de puentes también fue reconocida por la alcaldesa de Ponce, María Meléndez.

Según explicó, la falta de información sobre familias que residen en zonas altas de Real Anon es de suma preocupación, al igual que el saldo de viviendas averiadas en el sector Monte Llano.

“Allí todas las casas de madera, excepto una, perdieron sus techos”, aseguró.

Solo en Ponce, informes preliminares apuntan a 3,500 familias afectadas por el destrozo parcial de sus viviendas, las que mayormente ubican en zonas como Clausells, El Tuque, Río Chiquito y las carreteras PR-123 y PR-511.

En instalaciones municipales, dio énfasis al sistema de iluminación del Estadio Francisco Montaner, donde una de sus torres amenaza con caerse. También, el tablado del complejo recreativo La Guancha.

“Allí el tablado se levantó o se destruyó. Hasta hay lanchas y botes de vela apiñados bajo él”, continuó.

Los daños en esta zona incluyeron las Oficinas del Puerto de Ponce, porciones de los muelles y hasta un edificio al cual se precipitó una de las grúas para el movimiento de contenedores dentro del estacionamiento. Las grúas para carga y descarga de buques resistieron y están en aparente buen estado.

En Juana Díaz

Por otra parte, el alcalde juanadino Ramón Hernández Torres aseguró que entre 3 mil y 3,500 viviendas quedaron sin techo en su pueblo y que las tareas para llegar a comunidades aisladas en el sector Cuevita, Naranjo, La Fe y Pastillito, entre otras, siguen siendo prioridad.

Solo en este municipio, cinco puentes fueron severamente impactados por crecidas de ríos. De ellos, urgió especial atención al puente de la autopista en Peñoncillo y a otro en Collores.

“Nuestro Paseo Tablado, el Museo de los Reyes, el Centro de Bellas Artes y hasta el interior del Coliseo Municipal también evidencian daños de importancia”, aclaró el ejecutivo municipal. “Y en nuestra plaza, la más hermosa de Puerto Rico, hemos perdido casi toda la arboleda”, continuó.

En Yauco

Los daños en infraestructura vial también son cuantiosos en la localidad de Yauco, donde se han perdido los prinicipales puentes de acceso a los sectores Harry Cintrón y Cotuy del barrio Diego Hernández, el sector Río Loco de Susúa baja, el sector Santa Cara en Río Prieto y Naranjo en el barrio Duey.

Por ello, al menos 600 familias permanecieron aisladas e incomunicadas durante más de cinco días, tras el paso del huracán. Al cierre de esta edición, continuaban las dificultades por llegar hasta los vecinos de Duey debido al desprendimiento de una roca que, posiblemente, será dinamitada.

En Yauco también el río Lucchetti causó estragos en al menos cuatro calles de la urbanización del mismo nombre, el cuartel de la Policía Municipal y Defensa Civil, y la carretera PR-2. De hecho, esta principal arteria vial entre el sureste y suroeste del país fue clausurada parcialmente durante cinco días.

En Peñuelas

Entretanto, el vicealcalde de Peñuelas, Miguel Figueroa, reconoció que el huracán averió al menos 2 mil viviendas e incomunicó el barrio Rucio y el sector Quebradillas.

Los daños en este municipio, además, requerirán de entre nueve a once meses de labores de rehabilitación, a juicio del alcalde Walter Torres Maldonado.

Electricidad y agua

Sobre las centrales eléctricas de Aguirre y Guayanilla, así como las plantas de tratamiento de aguas en la zona suroeste, Alcides Rodríguez Hernández expuso que no reportaron daños extremos.

Incluso, planteó que los servicios de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) y la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) podrían restablecerse en algunos sectores de la región, durante los próximos días.

No obstante, aclaró que la red de distribución de la AEE fue críticamente averiada en lugares costeros y en la montaña, “por lo que le corresponde a funcionarios de esa agencia estimar cuándo se recuperarán del todo”.

Ejecutivos de la corporación pública han adelantado que comunidades cercanas a hospitales, y plantas de filtración y tratamiento, podrían ser los primeros en recobrar la electricidad.

Al cierre de esta edición, cerca del 35 por ciento de la zona residencial de Ponce había recobrado el suministro de la AAA y se estimaba que antes del viernes gran parte de la zona urbana de Yauco tambien recibiría el servicio.

Asimismo, numerosas comunidades en los pueblos de la zona sur comenzaban a recibir camiones de las empresas ConWaste y Republic para la remoción de los desperdicios domésticos.

(Publicado el 28 de septiembre de 2017)