Migraña crónica y la utilización del Botox

Foto suministrada

La migraña por definición es un dolor de cabeza mayormente concentrado en un solo lado y presenta síntomas como sensibilidad a la luz, los sonidos, náuseas, vómitos y en múltiples casos puede ser incapacitante.

Cuando hablamos de migraña crónica, me refiero a pacientes que tienen este tipo de dolor de cabeza por 15 días o más al mes.

- Publicidad -

Te preguntarás, ¿por qué me sucede esto? Muchas investigaciones relacionan componentes hereditarios como una de las causas de la migraña.

Estudios recientes demuestran que el péptido relacionado con el gen de la calcitonina o también conocido como el “CGRP” es el principal causante del malestar.

Se cree que este péptido en el nervio trigémino, se produce en altas cantidades y actúa sobre los receptores de dolor, causando que el paciente confronte un fuerte dolor de cabeza o cefalea.

Ante este padecimiento, en años recientes se ha popularizado la utilización del Botox, el cual no solo funciona como alternativa de anti envejecimiento, sino que ha presentado ser una herramienta para los neurólogos tratar la migraña crónica.

Por su parte, el Botox es una proteína producida por una bacteria llamada clostridium botulismo. Dicha proteína actúa en los terminales nerviosos inhibiendo la liberación del neurotransmisor acetilcolina, causando parálisis muscular.

Dos principales estudios sobre la aplicación del Botox para la migraña crónica, han revelado que los pacientes que recibieron cada 12 semanas la proteína del Botox tipo A, tuvieron una reducción significativa de dolores de cabeza, en comparación a los que no se les suministró dicho medicamento.

A su vez, otros estudios han comparado la utilización de Botox con diversos fármacos preventivos para la migraña y estos han revelado que el Botox presenta menos efectos secundarios y más adherencia al tratamiento que dichos fármacos. Debido a los resultados positivos que estos estudios han demostrado, en el 2010 el FDA aprobó el Botox como tratamiento para la migraña crónica.

Es importante resaltar que las inyecciones de Botox se deben aplicar por un profesional de la salud adiestrado en este tratamiento.

Ya que, para obtener mejores resultados, es necesario aplicarlas en las regiones según ilustradas y las cantidades específicas utilizadas en los estudios, para minimizar la posibilidad de eventos adversos relacionados al procedimiento.

(El autor es neurólogo)