Los republicanos posponen el voto sobre el plan de salud

Capitolio de Estados Unidos, (Foto: EFE)

El liderazgo republicano de la Cámara de Representantes de Estados Unidos ha pospuesto el voto que tenía previsto para hoy sobre el plan de salud para derogar y sustituir Obamacare del expresidente Barack Obama ante la falta de apoyo en su propio partido republicano, confirmaron fuentes del Congreso.

Las fuentes no precisaron cuándo se celebrará la votación, después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, mantuviera hoy una reunión de última hora para intentar convencer al grupo ultraconservador Freedom Caucus de votar a favor del texto, pero que fue infructuoso.

- Publicidad -

El presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, tenía prevista una rueda de prensa por la tarde para hablar del voto, pero eso también fue postergado al constatar que no tenían los apoyos suficientes para llegar a los 216 votos necesarios para lograr la aprobación de la ley.

Fuentes de la Casa Blanca aseguraron a varios medios que el voto será en la mañana de este viernes; sin embargo, el liderazgo republicano, encargado de establecer los horarios de votación, no se ha pronunciado al respecto, por lo que se desconoce cuándo se producirá exactamente la esperada votación.

“Hoy vamos a continuar debatiendo, porque no tenemos los suficientes síes. Estamos considerando la situación, ha habido progresos, pero necesitamos que (para la Casa Blanca) esto no sea solo cumplir una promesa de campaña, sino que realmente baje los costos de los seguros para todos los estadounidenses”, dijo Mark Meadows, presidente del Freedom Caucus.

Con los demócratas unidos en el objetivo de impedir la derogación de Obamacare, si al menos 22 republicanos votan en contra del proyecto de ley que apoya Trump, el presidente sufriría su primera gran derrota legislativa, y hoy la cifra de detractores superaba la veintena, según los cálculos de medios y fuentes legislativas.

En su rueda de prensa diaria, el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, insistió hoy en que el número de congresistas a favor de la ley continúa creciendo, y que la reunión de Trump con los miembros del Freedom Caucus fue “un paso positivo” hacia el objetivo de lograr la aprobación del nuevo proyecto de reforma sanitaria.

El problema de las negociaciones dentro del propio Partido Republicano radica en que las exigencias de los ultraconservadores de incluir algunos elementos alejan aún más el apoyo de los más moderados al texto.

“Ciertamente estamos tratando de llegar a un ‘sí’. Hemos hecho peticiones muy razonables y esperamos que esas peticiones razonables sean escuchadas y finalmente acordadas”, insistió Meadows.