¿Legisladores arrepentidos por permitir las cenizas? Es hora de demostrarlo.

Foto suministrada

Carta abierta 

A representantes y senadores de Puerto Rico:

- Publicidad -

Con el reinicio del depósito de cenizas tóxicas de carbón en el vertedero de Peñuelas, provenientes de la planta carbonera AES establecida en Guayama, queda demostrado sin lugar a dudas que la Ley 40-2017 es insuficiente e inadecuada para proteger la salud y la vida de los residentes en Puerto Rico, pues realmente no prohíbe la disposición de los desperdicios de la quema de carbón, como inicialmente se pretendía con el Proyecto del Senado 81.

Ustedes y todo el pueblo han sido testigos de la represión instituida por la Policía de Puerto Rico contra los activistas, manifestantes y residentes de Peñuelas, con la utilización de sobre 300 agentes por cada incursión de camiones de cenizas, helicópteros, Fuerza de Choque, División Canina, Arrestos Especiales, grúas de plataforma del Departamento de Transportación y Obras Públicas, entre otros.

Este operativo sin precedentes es muestra de que la Ley 40 sirve a los intereses de la empresa privada AES y no a los intereses del pueblo.

A todo el país le provoca vergüenza ver a la Policía, pagada con fondos públicos, sirviendo de escolta a una empresa privada, manteniendo bajo un estado de sitio por cuatro días al pueblo de Peñuelas y violando los derechos civiles de los ciudadanos durante las manifestaciones.

Tras el resurgimiento de la indignación general del pueblo iniciada por los acontecimientos en Peñuelas, varios  de ustedes, senadores y representantes, han manifestado a través de llamadas, redes sociales y medios de comunicación,su arrepentimiento por haber votado a favor del PS 81-2017, enmendado por el gobernador Ricardo Rosselló Nevares: enmiendas que  descarrilaron  finalmente su intensión original de que el uso y depósito de los residuos de carbón fueran prohibidos en Puerto Rico.

Pero, todo acto de arrepentimiento debe estar acompañado de un propósito de enmienda.

Por eso les solicitamos a ustedes que, en aras de emendar su error, endosen y promuevan la aprobación del PS 600-2017 y PC 1160-2017, radicados por el senador Juan Dalmau Ramírez y el representante Denis Márquez Lebrón, respectivamente, que buscan enmendar la Ley 40-2017, conocida como la “Ley para prohibir el depósito y la disposición de cenizas de carbón o residuos de combustión de carbón en Puerto Rico”. Esto con el fin de aclarar el alcance de la prohibición del depósito y disposición de las cenizas de carbón o residuos de combustión de carbón, revirtiendo las enmiendas introducidas que dañaron el espíritu de la medida original.

Es su deber en esta ocasión establecer una verdadera política pública que busque exportar todas las cenizas de carbón.

También le convocamos a que se unan a los esfuerzos que realizan las comunidades de Peñuelas y Humacao, y cualquier otra actividad afín, para evitar que las cenizas tóxicas sigan siendo depositadas en los vertederos de ambos pueblos o en cualquier parte de la isla.

El momento es ahora. Ante la intención de la carbonera AES de perpetuar el envío de camiones de cenizas a los vertederos, con el costo millonario que supone esto para la Policía, y el costo económico, social y de salud que tiene para las comunidades, es urgente que se tomen acciones concretas para detener esta afrenta.

En sus manos está la decisión correcta.

Atentamente,

Campamento Contra las Cenizas, Peñuelas.