Para largo la ansiedad y compás de espera en la urbanización Lucchetti

Se estima que expropiar las 125 viviendas de la urbanización tendría un costo incial de $12 millones.

Foto archivo

La incertidumbre que desde hace meses asedia a un centenar de familias afectadas por las inundaciones que devastaron a la urbanización Lucchetti en Yauco parece no tener fin.

Esto ya que la posibilidad de una pronta reubicación o un proyecto que elimine la vulnerabilidad a inundación del sector parece apartarse cada vez más.

- Publicidad -

Según reconoció a La Perla del Sur el alcalde yaucano Ángel Luis Torres Ortiz, el proceso burocrático para que se asignen fondos federales y se solucione permanentemente el problema podría extenderse hasta el año 2019.

Más aún, dicho trámite está sujeto a los resultados de un estudio del área que realiza el Cuerpo de Ingenieros del Ejercito de los Estados Unidos, para el cual aún no se tiene fecha de conclusión.

“Reconocemos que la situación de los fondos de mitigación es un proceso que demora. Según ejemplos de otros años y de otros proyectos, puede demorar de año y medio a dos años su aprobación, otorgación e implementación”, admitió Torres Ortiz.

“Durante el tiempo que eso suceda, estaremos preocupados por cualquier eventualidad de una temporada de huracán fuerte”, añadió.

A cuatro meses del paso del huracán María y ante la ausencia de opciones, alrededor de 40 familias ya han determinado regresar a sus viviendas en la urbanización Lucchetti, resignados e impotentes.

“Cada vez que se nubla, nos ponemos nerviosos”, expresó José Velázquez Padilla, presidente de la Junta Comunitaria de la urbanización. “Todos estamos conscientes de la exposición al peligro que estamos”.

“Entendemos que esto puede tardar un año o año y medio. Es una de las razones por las cuales muchas personas han tenido que regresar. Saben que esto no se va a resolver de la noche a la mañana y tienen que seguir pagando estas hipotecas”, continuó.

De las 125 residencias existentes en la comunidad, 96 estaban ocupadas al momento del paso del huracán. Se estima que reubicar estas familias costaría al menos $9.2 millones. Expropiar las viviendas restantes elevaría el costo a $12 millones.

La urbanización Lucchetti se inundó en dos ocasiones entre los días 20 y 21 de septiembre, tras sendas crecidas del río Yauco provocadas por el paso del huracán María.

En la primera, el río ingresó por la sección norte de la urbanización e inundó calles, aceras y residencias, antes de contenerse en el parque de pelota Millino Rodríguez.

En la segunda, el río creó otra cuenca al este de la urbanización. Esta crecida inundó con cinco pies de agua numerosas viviendas, el cuartel de la Defensa Civil y Policía Municipal de Yauco, y varios predios industriales.

Además, arrasó siembras de la Bananera Pagán y bloqueó durante cuatro días la carretera estatal PR-2.

A punto el dique

Por otra parte, el alcalde de Yauco notificó que el dique temporero que se contruye al norte de la urbanización -a un costo de $1.8 millones- debe completarse la próxima semana.

La obra, comisionada por el Cuerpo de Ingenieros, deberá reducir el impacto de crecidas provocadas por episodios de lluvia moderada. No así, las inundaciones de fenomenos similares al huracán María, advirtió Torres Ortiz.

“Es un dique construido para aguantar lluvias de los llamados ‘10 años’, no unas lluvias de ‘100 años’ como ocurrió con el huracán María”, indicó.

Esta premisa, empero, no fue compartida por el presidente de la Junta Comunitaria de la Urbanización Lucchetti.

Según expuso, el dique protege con prioridad las áreas agrícolas cercanas y las carreteras PR-127 y PR-2, no así la comunidad de residentes.

“Este dique, en las condiciones que se ha construido, agrava más nuestra situación”, planteó, ya que en caso de lluvias copiosas el dique provocará que las aguas vuelvan a buscar una salida por las calles de Lucchetti, opinó Velázquez Padilla.

Según reconoció el alcalde Ángel Luis Torres Ortiz, el proceso burocrático para que se asignen fondos federales y se solucione permanentemente el problema podría extenderse hasta el año 2019.