La quiebra: ¿qué es y cuál es su propósito?

En Puerto Rico, recientemente se pasó una legislación que permite tomar como exenta el valor completo de la residencia principal y algunos artículos.

foto suministrada

El propósito de la ley de quiebra es proteger a los consumidores contra gestiones de cobro y proteger sus activos tales como su residencia principal contra ejecuciones de hipoteca u automóviles contra reposesiones de estos.

Generalmente, un deudor radica una petición de quiebra para obtener relevo de sus deudas, esto se logra mediante un descargo o perdón de sus deudas o a través de una restructuración de las mismas. Este proceso comienza con la radicación de una petición voluntaria de parte del deudor para el relevo o descargo de sus deudas.

- Publicidad -

El Código de Quiebras, el Título II del Código de Estados Unidos contiene todos capítulos que aplican a las quiebras de consumidores. Estos son el Capítulo 7, que es una liquidación total de sus deudas y el Capítulo 13, que es una rehabilitación mediante un plan de pagos para consumidores con una fuente de ingresos regular. Este capítulo desarrolla un plan para el repago de todas o parte de las deudas.

Estos dos tipos de quiebras personales para individuos, Capítulos 7 y 13, son las más comunes. En Puerto Rico, el Capítulo 13 es más común, ya que los puertorriqueños siempre desean pagar sus deudas, por su profundo sentido de lealtad y responsabilidad. A diferencia de esto, en Estados Unidos la mayoría de las radicaciones de quiebra son de Capítulo 7, que es la liquidación total.

En el Capítulo 7, el deudor entrega su propiedad no-exenta al Síndico de la Corte de Quiebras, quien liquida la propiedad y distribuye las ganancias a los acreedores no asegurados. A cambio de esto, el deudor tiene derecho a un descargo de algunas de sus deudas.

Algunas contribuciones no serán descargadas aunque usualmente, el deudor si será descargado de la mayoría de sus deudas. Muchos individuos en stress financiero, pero con solo propiedad exenta (eje. Ropa, enseres del hogar, un auto usado) no tendría que entregarle ninguna propiedad al síndico. La cuantidad de propiedad que el deudor puede tomar como exenta puede variar de estado en estado o acogerse a unas exenciones federales iguales para todos los estados.

En Puerto Rico, recientemente se pasó una legislación que permite tomar como exenta el valor completo de la residencia principal y algunos artículos. Esta exención para la residencia principal no aplica contra el acreedor hipotecario de dicha propiedad. Generalmente, los derechos de los acreedores asegurados continúan hacia su colateral hipotecaria aunque se descarguen las deudas.

En el Capítulo 13, el deudor retiene la titularidad y la posesión de todos sus activos. Si usted es un consumidor, se le permite radicar una petición voluntaria de Capítulo 13 para pagar parte o la totalidad de sus deudas.

En este capítulo, usted puede proponer un plan de repago en el cual pagará a sus acreedores de tres (3) a cinco (5) años. Si su ingreso mensual es menor que el ingreso mediano de su área, su plan será por tres (3) años, a menos que exista una justa causa para extender el plan por un periodo mayor.

Si su ingreso mensual es mayor que el ingreso mediano de su área, el plan deberá ser usualmente por cinco (5) años. El plan no puede exceder la limitación de cinco (5) años. Cuando el deudor complete los pagos de acuerdo a los términos del plan, la corte otorgará al deudor el descargo de sus deudas.

Sin embargo, si el deudor no completa los pagos al plan o falla en conseguir de la corte la aprobación para un plan modificado, la corte de quiebra desestimará el caso. Luego de esta desestimación, los acreedores podrán hacer nuevamente gestiones de cobro en su contra. Esto es así porque cuando se radica la petición voluntaria de quiebra, la corte emite una orden de paralización de gestiones de cobro. Esta orden prohíbe todas las gestiones de cobro judicial o extrajudicial contra el deudor.

Cualquier petición de un acreedor de eliminar o modificar esta orden de paralización de gestiones de cobro deberá hacerla a la corte de quiebra dentro del procedimiento de la quiebra voluntaria.

Cualquier pregunta o duda que usted tenga sobre la ley de quiebra, y como usted puede protegerse con ella, nos puede contactar a los siguientes teléfonos y dirección electrónica y física: 1129 Ave. Muñoz Rivera Ste 1 Ponce, PR 00717, [email protected], tel.: 787-842-1039, Fax: 787-284-0325.