La manzana: con más de lo que imagina

Esta fruta también alberga quercetina, un antioxidante que potencia la memoria y protege el cerebro.

Foto archivo

Dice el refrán que “una manzana al día, al médico mantiene en lejanía”: una tesis que parece secundar Mireia Elías, nutricionista del Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO).

Según explicó al portal cuidateplus.com, la manzana es otro aliado para prevenir las enfermedades cardiovasculares y el cáncer, para proteger el cerebro, contribuir al fortalecimiento de la memoria y evitar las caries.

- Publicidad -

A pesar de los mitos que circulan, el consumo de esta fruta no ayuda a despertarse ni a conciliar el sueño, y tampoco existe ninguna diferencia en cuanto a las propiedades debido a su color o tipo, sean verdes, amarillas, rojas, Reineta o Golden. “Son todas muy parecidas”, plantea Elías.

Eso sí: la nutricionista afirma que la mejor forma de comerla es con piel, ya que es allí donde reside la pectina -fibra natural que regula el intestino- y el ácido ursólico -la vitamina que contribuye al crecimiento de los músculos-.

Sin embargo, advierte que primero hay que lavarlas con agua -ya que pueden estar enceradas o contener químicos- pero nunca con jabones, pues los componentes de estos productos podrían quedarse impregnados en la piel y ser peor.

Entre sus beneficios resalta como aliada, tanto en casos de estreñimiento como de descomposición estomacal, puesto que la pectina es una fibra soluble que regula el intestino, de forma que “actúa como laxante si hay estreñimiento o absorbe el exceso de agua cuando existe diarrea”, comenta Elías.

De igual modo, la experta del IMEO expresa que “la pectina, el fósforo, la metionina y la cisteína presentes en cada manzana ayudan a prevenir y a reducir el colesterol”, y que también “es muy benefificiosa para todo tipo de enfermedades renales por su contenido en cistina, arginina y ácido málico”.

Así mismo, la manzana contiene flavonoides que actúan contra la acción de los radicales libres y limpian las arterias, ayudando a prevenir el cáncer, las enfermedades cardiovasculares y el envejecimiento.

Por último, esta fruta también alberga quercetina, un antioxidante que potencia la memoria y protege el cerebro, mientras que la ingesta de este fruto puede ayudarle a regular efectivamente los niveles de azúcar en sangre, sin obviar su efecto saciante y propiedades diuréticas y depurativas.

(Para más artículos del tema, acceda al portal cuidateplus.com)