Intercambian propuestas para controlar contaminación lumínica en Puerto Rico

El evento contó con la participación de la científica puertorriqueña Diana Umpierre, presidenta de la Junta Directiva del International Dark Sky Association, como conferenciante principal.

Foto archivo

Por cuarto año consecutivo, la Junta de Calidad Ambiental (JCA), el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés) y Para la Naturaleza celebraron el Simposio sobre prevención y control de la contaminación lumínica en Puerto Rico, evento que se llevó a cabo hoy, miércoles, en el Edificio de Agencias Ambientales Cruz A. Matos, en Cupey, y al que asistieron unas 300 personas.

Durante la mañana, el secretario de Estado, Luis Gerardo Rivera Marín, entregó la proclama conmemorando el Día para la Orientación y Concientización de la Contaminación Lumínica, según establece la Ley 218 del 2008. Ese estatuto, conocido como la Ley para el Control y la Contaminación Lumínica, persigue concienciar sobre impacto de la luz artificial en la atmósfera nocturna que degrada los recursos naturales.

- Publicidad -

“Puerto Rico debe proteger sus cielos oscuros. Hay especies que estamos afectando adversamente debido a la contaminación lumínica. Las comunidades son vigilantes de la naturaleza y las invitamos a que sigan haciendo iniciativas para que todos podamos disfrutar de la luz natural y proteger la naturaleza”, comentó Rivera Marín en su mensaje al entregar la proclama.

Durante el simposio, académicos y líderes comunitarios expusieron el uso inadecuado de la luz artificial, que deriva en contaminación lumínica, y cómo este problema impide que podamos apreciar la luz de las estrellas, afectando a su vez a los ecosistemas naturales y la salud humana.

“Bajo el lema Rutas hacia la conservación de nuestras noches: impacto e implicaciones de la contaminación lumínica en nuestra salud y ambiente natural este simposio persigue, entre otras cosas, educar y crear conciencia sobre esta problemática. En la Junta de Calidad Ambiental, así como en el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales, estamos comprometidos con atender esta situación que nos impide apreciar algunos ecosistemas naturales, como lo es la bioluminiscencia. Hemos prestado especial atención al Programa de Área de Control de Ruido y Contaminación Lumínica de la Junta de Calidad Ambiental, que es la división de la agencia que atiende este tipo de querellas. Hemos logrado algunos adelantos, pero aún hay muchos más por hacer. Reiteramos nuestra disposición para continuar celebrando este simposio y seguir educando, creando conciencia y conservando nuestros espacios naturales oscuros”, subrayó la licenciada Tania Vázquez Rivera, presidenta de la JCA y secretaria del DRNA.

Por su parte, el licenciado Fernando Lloveras San Miguel, presidente de la organización Para la Naturaleza, puntualizó que “el programa que se lleva a cabo en la Reserva Natural Cabezas de San Juan, en Fajardo, para el control de contaminación lumínica en el área de la Laguna Grande es un modelo exitoso. Luego de muchos años, hemos logrado reducir la cuenca lumínica de Las Croabas en un 60 por ciento para proteger la Laguna Grande, una de las tres bahías bioluminiscentes de Puerto Rico. Ha sido un gran éxito, pero a su vez es el resultado de un trabajo impresionante de colaboración. Necesitamos seguir convenciendo gente para crear este gran cambio para que Puerto Rico brille naturalmente”, concluyó Lloveras.

El evento contó con la participación de la científica puertorriqueña Diana Umpierre, presidenta de la Junta Directiva del International Dark Sky Association, como conferenciante principal, así como del doctor José Alonso, director del Departamento de Física y Matemáticas de la Universidad de Puerto Rico en Cayey, quien explicó el impacto de la contaminación lumínica en la atmósfera y los indicadores de calidad de cielos nocturnos en Puerto Rico.

Durante la tarde, el Simposio resaltó la importancia de la participación comunitaria para reducir y controlar la contaminación lumínica en espacios de valor ecológico, como es el caso de las playas, donde cada año anidan tortugas marinas que sufren el impacto de este problema.

Otros temas que se discutieron fueron las estrategias de diseño y construcción para evitar la contaminación lumínica, a cargo del arquitecto Fernando Abruña; cómo la Autoridad de Energía Eléctrica ha cambiado sus luminarias públicas para incorporar tecnología LED, a cargo de la ingeniera Mariel Cruz, así como de los procesos administrativos necesarios para darle cumplimiento al reglamento para el control y la prevención de este tipo de contaminación, que estuvo a cargo del licenciado Melvin Sotomayor, director de Procesos Administrativos de la Junta de Calidad Ambiental.

Tres recomendaciones sencillas para combatir la contaminación lumínica:

  • Apaga la luz, si no la necesitas no la uses.
  • Focaliza la luz de las lamparas hacia donde la necesites. Las lamparas que iluminan hacia todas partes malgastan luz y contamina los espacios.
  • Utiliza bombillas color ámbar; estas tienen más eficiencia y reducen el resplandor.