Industriales advierten sobre “nefastos” efectos de la reforma contributiva federal en la isla

Foto: Visualhunt

SAN JUAN – El presidente de la Asociación de Industriales de Puerto Rico (AIPR), Rodrigo Masses, advirtió el lunes que el proyecto de Reforma Contributiva Federal ante la consideración en estos momentos del Congreso de los Estados Unidos podría impactar “catastróficamente” la economía de la isla y unos 70 mil empleos y más del 35 por ciento del presupuesto gubernamental de Puerto Rico.

“Las disposiciones que el Congreso utilizó para fomentar ese resultado fueron demasiado abarcadoras. Al pretender “desincentivar” actividades de manufactura fuera de Estados Unidos se atacan también a las actividades de manufactura llevadas a cabo dentro de Puerto Rico. Al no tomar en cuenta la realidad jurídica, social y económica de que Puerto Rico es una jurisdicción con una plena integración con Estados Unidos y en la cual estas compañías son las responsables de la generación de unos 70 mil empleos americanos directos y sobre 200 mil indirectos y aproximadamente 35 por ciento de los recaudos contributivos de la Isla, el Proyecto presenta un gran peligro a nivel local”, expuso Masses en declaraciones escritas.

- Publicidad -

El pasado 2 de noviembre de 2017 el Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes federal presentó el proyecto legislativo HR 1, conocido como el “Tax Cuts and Jobs Act”, que constituye una propuesta para la reforma del Código de Rentas Internas federal. 

El Proyecto busca, entre otras cosas, atraer actividades de manufactura hacia los Estados Unidos y como consecuencia, recibiría los ingresos, la producción y la generación de trabajos de empresas norteamericanas que, por razones primordialmente contributivas han mantenido sus operaciones fuera del país, apuntó el titular de los Industriales. 

En particular, destacó las secciones 4301 y 4303 del “Tax Cuts and Jobs Act” al tener el supuesto potencial de afectar a Puerto Rico. 

“Por un lado, estas secciones requieren la tributación en Estados Unidos de las ganancias generadas fuera de los Estados Unidos y por otro, impondrían un arbitrio de 20 por ciento a las compras que una afiliada estadounidense haga a otra afiliada fuera de los Estados Unidos. Desde mucho antes de la radicación del Proyecto, nosotros hemos trabajado arduamente junto a un colectivo de empresas, asociaciones y representantes del gobierno de Puerto Rico para introducir texto que logre eximir las operaciones en suelo americano del efecto de cualquier disposición de una naturaleza proteccionista contra actividades foráneas. Sin embargo, el 9 de noviembre de 2017 el comité aprobó con su voto el proyecto sin proveer lenguaje que proveyera algún tipo de protección o alivio a las actividades llevadas a cabo en Puerto Rico”, aseguró. 

Además de esto, el pasado 9 de noviembre el Comité de Finanzas del Senado federal presentó su propuesta para la reforma contributiva federal. 

En esta propuesta, aunque no utilizan el mismo arbitrio de 20 por ciento para reducir las ventajas de precio de manufacturar fuera de Estados Unidos, proponen supuestamente insertar disposiciones para proteger las actividades dentro de territorio estadounidense que afectarían directamente las operaciones llevadas a cabo dentro de Puerto Rico.  

Este no es el momento, ni la reforma contributiva el vehículo para cambios al modelo comercial de la última década. En lugar de estar hoy preocupados por la subsistencia económica de Puerto Rico, debemos estar enfocados en obtener las herramientas para el desarrollo y crecimiento económico que hace un año el Congreso nos prometió con la sección 701 de PROMESA”, concluyó Masses.