La Perla del Sur

Ponce, Puerto Rico
Martes
21
Octubre
2014

Actualizado a las 03:50 PM

arte_metropoli_banner
Home Deportes Noticias A 20 años de distancia de Ponce 93

A 20 años de distancia de Ponce 93

Correo electrónico Imprimir PDF

Veinte años. ¿Quién lo diría? Esta semana se conmemoran los 20 años de los Juegos Centroamericanos y del Caribe, Ponce 93. La principal fiesta deportiva en la Ciudad Señorial.

Y para evaluar esa gesta, un grupo de atletas meda-llistas, entrenadores, miembros del comité organizador Ponce (CORJUEGOS’93) y periodistas deportivos convocados por la Fundación Emilio “Millito” Navarro participaron en un conversatorio que se llevó a cabo en el Museo Francisco “Pancho” Coímbre.

De entrada, Luis Antonio “Toño” Feliciano, tesorero del CORJUEGOS’93, repasó esos diez días en los que comparecieron casi 5 mil atletas -más de los que se esperaban- y que produjeron, como si fuera poco, una insuficiencia de $2 millones, elevando el costo del evento a $14 millones.

Aunque pertenecieron al comité organizador los ponceños Enrique Vicens, Arnaldo Hernández y José Costas Loyola, sus aportaciones no fueron del mismo nivel que las de Feliciano, quién por ocupar el cargo de tesorero ejerció el cargo de mayor jerarquía.

“Hubo muchos problemas pero comparados con otras sedes en otros juegos en los que había participado, esos eran pocos”, destacó Feliciano, quien puntualizó que de los millones que costaron los juegos, el gobierno aportó $6 millones. El resto provino del sector privado y donativos, como lo fue la comida que donó el Supermercado Pueblo por valor de $1 millón.

Feliciano destacó además que los juegos de 1993 se produjeron un año antes de su fecha original, ya que fueron adelantados para festejar el quinto centenario del descubrimiento de Puerto Rico por parte del almirante Cristóbal Colón.

“Las situaciones que surgieron en esos juegos fue-ron de gran aprendizaje y eso se vio en el 2012, en los juegos de Mayagüez, donde los deportes se desarrollaron en pueblos cercanos a la sede y no como en los juegos de Ponce, donde se llevaron a cabo deportes en pueblos bien distantes”, afirmó.

De hecho, en los juegos que se desarrollaron del 19 al 30 de noviembre de 1993  fueron acreditados 4,500 voluntarios y 510 periodistas, 208 del exterior. Además, participaron  5,347 atletas y oficiales de 31 países.

El recorrido de la Antorcha Centroamericana a  través de los 78 municipios contó con la participación de 3 mil corredores. Los últimos tres fueron el baloncelista Joe Hatton, el medallista Manuel Luciano -quien lo hizo en silla de ruedas- y Juan “Pachín” Vicens, a quien todos recuerdan encendiendo el pebetero del estadio Francisco Montaner.

Dos de los medallistas en Tae Kwon Do, recordaron sus gestas. La ponceña Luz Ivette Vera Feliciano, quien obtuvo medalla de bronce en los 72 kilogramos y Antonio “Chino”González, ganador de la medalla d,e oro en los 84 kilogramos.

“Fue algo bien emotivo para mí, ya que era la competidora de Puerto Rico de mayor edad con 28 años,  y era como la que velaba por todas”, indicó Vera Feliciano, quien recordó que su inmersión en el deporte se produjo debido a que le gustaba pelear en la escuela y su madre la llevó a las artes marciales para que canalizara sus energías.

Por su parte, Chino González recordó que contaba con gran confianza, ya que al pelear en su casa y haber ganado en los juegos de México la medalla de oro en su peso, “a mí era a quien tenían que ganar”.

En el conversatorio también participaron los entrenadores de atletismo Félix “Guacho” Rodríguez y Víctor Laboy, quienes participaron en varias capacidades.

Rodríguez era el administrador del estadio Paquito Montaner y además coordinador de atletismo bajo la tutela del profesor Humberto Cintrón, quien fue el  director técnico de los juegos.

Rodríguez comentó con orgullo que la organización en el estadio Montaner recibió de las mejores notas en la competición. También relató que no fue fácil. “Era un trabajo de 14 y 16 horas al día, comerse un sándwich y dormir unas cuatro horas y al otro día seguir adelante”, comentó.

Laboy recordó el incidente en el que los miembros de la delegación de atletismo amenazaron con abandonar los juegos al conocer que no había lugar y alimentación para ellos en la Villa Centroamericana. “Nos dijeron que había que hacerlo por Puerto Rico, y los muchachos dijeron que estaba bien, que era por Puerto Rico, pero que tenían que comer”, relató.

En el foro participaron además los comentaristas e historiadores deportivos José Fernández Colón, Benjamín Lugaro Torres y Héctor Díaz Salichs. Fernández Colón fue el director de la programación deportiva centroamericana para la desparecida WEUC, mientras que Salichs era reportero de La Perla del Sur.

Los comentaristas hicieron hincapié en que Ponce ’93 sirvió para que Mayagüez 2010 realizara una labor superior en logística y transportación. Salichs lamentó que las instalaciones de Ponce ’93 se estén deteriorando y carezcan de programación deportiva.

Recordar es vivir, dicen, y corregir los errores es usar ese recuerdo para mejorar.

27 de noviembre de 2013

 

0 Comments

hillcrest

Portada

portada_1611_web

Investigación

alcaldia_crisis

Conectados ahora

Tenemos 284 invitados conectados