La Perla del Sur

Ponce, Puerto Rico
Domingo
21
Septiembre
2014

Actualizado a las 02:08 PM

arte_metropoli_banner
Home Noticias Locales Se aferra a la vida por su esposa e hija

Se aferra a la vida por su esposa e hija

Correo electrónico Imprimir PDF

Tayson Joed Irizarry Cosme tiene 22 años de edad, y aún recuerda con claridad el momento en que supo tenía cáncer. Ocurrió hace dos años y fue devastador. Máxime cuando esa misma semana recibía la noticia de que se convertiría en padre de una niña, por primera vez.

“En ese momento no entendía con exactitud lo que me estaba pasando. Recuerdo que mi padre, José Irizarry, solo me dijo que tenía una enfermedad, pero que me iba a curar con el tratamiento que me dieran”, confesó el joven en entrevista con La Perla del Sur.

El diagnóstico médico fue linfoma Hodkin’s, un tipo de cáncer que se desarrolla en los ganglios linfáticos.

“Eran dos noticias extremadamente opuestas que iban a cambiar el rumbo de mi vida, y así ha sido. Llevo dos años batallando contra el cáncer y hace año y medio recibí el regalo más hermoso que la vida me podía dar, mi hija”, agregó Irizarry Cosme, nacido y criado en el barrio Magueyes de Ponce.

Desde entonces, Tayson lleva alrededor de dos años recibiendo multiplicidad de tratamientos que hasta el momento no han surtido el efecto esperado, porque la enfermedad se ha propagado a otras partes de su cuerpo.

Entre los esfuerzos médicos realizados para disminuir un tumor que amenaza con hacer colapsar su pulmón derecho se encuentra un trasplante de médula ósea que le fue practicado en el Hospital HIMA de Caguas, el pasado mes de mayo.

Pero el trasplante también falló, y el resultado ha sido que la metástasis es perceptible en su pecho derecho, garganta y pulmón.

Aun así, Tayson abriga esperanzas en un nuevo tratamiento que comenzó hace apenas una semana, a cargo de su médico oncólogo José Cangiano Lespier.

El procedimiento médico tiene un costo aproximado de $18 mil por sesión, cubierto en su mayoría por la reforma de salud.

No obstante, la situación económica de esta familia se está volviendo crítica. Los síntomas asociados a su condición de cáncer obligaron a Tayson a dejar los dos empleos que tenía para mantener a su familia, compuesta por su pareja Zulianette Vega Rodíguez y su pequeña hija Alyanis Zoé.

“Trabajaba a tiempo parcial como carnicero en Comercio Cash and Carry, y tuve que buscar unas horas adicionales trabajando como mesero en El Fogón de Yuya. Pero decidí dedicarme solo al tratamiento para recuperar mi salud”, agregó el joven, quien se graduó de electromecánico en Automeca.

Por fortuna, el paciente encontró un alma noble que se ha dedicado a buscar tanto el dinero de los deducibles que necesita pagar, como de algunas necesidades urgentes para lograr su tranquilidad emocional.

Su nombre es María Elena Maldonado Sierra, quien trabaja en la misma oficina donde Tyson recibe el tratamiento médico.

“Yo le doy gracias a Dios porque ha puesto en mi camino al doctor Cangiano y a María Elena, a quien considero mi segunda madre”, expresó el joven, quien alberga sus esperanzas en el futuro que quiere vivir junto a su familia.

De acuerdo a Maldonado Sierra, Tayson necesita urgentemente un tanque de oxígeno y un acondicionador de aire, equipos vitales para mejorar su calidad de vida.

Asimismo, necesita un juego de cuarto tanto para el matrimonio como para la niña, muebles para el apartamento del residencial público donde viven, artículos de primera necesidad, agua embotellada, Juven -una bebida que se administra a los pacientes con cáncer- , y el suplemento dietético Ensure, entre otras.

Mientras tanto, Tayson se aferra a la vida por el amor que le une a la madre de su hija. Ella, reconoce, es el ángel que lo acompaña a sus citas médicas, y lo ayuda a levantar el ánimo cuando su enfermedad no le permite ponerse de pie.

“El cáncer nos ha ayudado a crecer más como pareja y he crecido como persona. He aprendido a aferrarme más a Dios, porque ahora uno vive de la fe”, aseguró Zulianette, nacida en Villalba.

“Él es mi alma gemela. A pesar de las altas y bajas, yo creo que no va a haber otra persona como él”, aseguró, mientras se prepara para contraer matrimonio con el joven, a quien conoció por Internet.

La boda será el sábado, 7 de septiembre, y según contemplado, compartirán su alegría con los familiares y amigos que han cosechado en el transcurso de la enfermedad.

“Yo estoy confiado en que voy a superar esta prueba. Dios tiene un futuro bueno para mí, junto a mi familia, y esto es solo algo que me ha tocado vivir”, finalizó el paciente, albergando en el futuro la mejor de sus esperanzas.

(Personas, entidades o empresas en disposición de ayudar a este joven matrimonio puede comunicarse al 787-248-3612)

28 de agosto de 2013

 

 

0 Comments

hillcrest

Portada

portada_1607_web

Investigación

alcaldia_crisis

Conectados ahora

Tenemos 267 invitados conectados