La Perla del Sur

Ponce, Puerto Rico
Miércoles
26
Noviembre
2014

Actualizado a las 06:52 PM

arte_metropoli_banner
Home Noticias Locales Sobre 3 mil autos reposeidos en 6 meses

Sobre 3 mil autos reposeidos en 6 meses

Correo electrónico Imprimir PDF

Las cifras son sorprendentes. Solo durante los primeros seis meses de este año, 3,658 vehículos de motor han sido removidos a sus dueños por incapacidad de pago, de acuerdo a estadísticas oficiales de la Oficina del Comisionado de Instituciones Financieras (OCIF).

Esto significa que al presente cerca de 127 vehículos son reposeídos semanalmente en Puerto Rico por falta de pago y que el número de casos ha aumentado en 29 por ciento, si la incidencia se compara con los primeros seis meses del 2012.

Grave señal

“Este es un indicador inequívoco de la profundización de la crisis en la estructura económica del país y que está carcomiendo la capacidad que tenía el país para pagar y reponerse”, afirmó a La Perla del Sur el economista ponceño Luis Rey Quiñones Soto.

“El bien más preciado del puertorriqueño no creo que sea la casa, sino el carro”, continuó. “La gente tiene un buen carro en una casa que no aguanta el carro. En muchas comunidades pobres se ven buenos carros, pero no hay para sostener la casa”.

“También hay muchas personas que tienen carro nuevo, pero no tienen casa propia. Alquilan o viven con un familiar. En estos casos, les están quitando el bien más importante”, añadió. “Es por esto que entregar el carro es una desición muy difícil para muchos puertorriqueños. La seguridad de tener un carro hoy no es la misma de hace dos años”.

A juicio de Quiñones Soto, la pérdida de empleo y los continuos aumentos en el costo de vida inciden detrimentalmente en estas estadísticas y en el incumplimiento de pago.

De igual manera, apuntó a las estrategias de financiamiento de autos que en el pasado hicieron posible que prácticamente cualquier persona con un ingreso pudiera comprar un vehículo, sin importar su capacidad de pago real a largo plazo.

“Hay autos que se dieron a tasa cero y con cero pronto. Se dieron todas las condiciones para que todo el que quería cambiar su auto viejo lo pudiera cambiar”, dijo.

Millones en la calle por morosidad

Pero esto no es todo.

Los informes estadísticos de la OCIF apuntan a otro serio problema, la morosidad, una práctica que en corto tiempo podría privar a miles más de su automóvil.

De hecho, hasta el pasado 30 de junio, la Oficina del Comisionado había contabilizado cuentas de autos -por la suma de $222.1 millones- con entre 30 a 89 días de atraso en el pago.

Únicamente el valor de las cuentas con más de 90 días de atraso supera los $10.3 millones. Estos autos podrían ser embargados en cualquier momento.

“Los problemas de la economía han llegado al bolsillo de la gente. Antes había dos en la familia trabajando y ahora hay uno o ninguno. Encima de eso, incrementaron los impuestos. Desde el 2006, se ha ido minando la capacidad de compra y pago de los puertorriqueños y el efecto ahora se está viendo”, agregó el economista Quiñones Soto.

Muestra de una economía en picada

Este cuadro, opinó, es solo el más reciente síntoma de una economía que no muestra señales de mejoría, ni ahora, ni en los próximos años.

Más aún, indicó que la pérdida de un auto es solo el anticipo a una posible pérdida de vivienda entre familias que han perdido una de sus principales fuentes de ingresos y ya enfrentan dificultades para cubrir obligaciones económicas.

“Después de noviembre todo se cayó. Al país se le metieron $23 mil millones de COFINA y ARRA, y $4 mil millones más de préstamos e impuestos, y la economía no se levantó. Se agotó todo y ahora no tenemos crédito”, lamentó.

“En los últimos años se han perdido, en promedio, alrededor de tres mil unidades de viviendas en el país y este año va con un promedio histórico”, reveló. “Todavía no hemos llegado al final del túnel. Esto va a seguir”, pronosticó.

21 de agosto de 2013

 

0 Comments

hillcrest

Portada

portada_1617_web

Investigación

alcaldia_crisis

Conectados ahora

Tenemos 254 invitados conectados