La Perla del Sur

Ponce, Puerto Rico
Jueves
18
Diciembre
2014

Actualizado a las 02:18 PM

arte_metropoli_banner
Home Noticias Locales Batea de Yauco a Boston Rafael Oliveras

Batea de Yauco a Boston Rafael Oliveras

Correo electrónico Imprimir PDF

Desde los tres años de edad, cuando se escapaba de su residencia para cruzar la calle y llegar al parque de béisbol de la urbanización El Cafetal, Rafael Oliveras Caraballo sabía lo que quería ser en la vida: pelotero de Grandes Ligas.

Ya desde entonces soñaba con batear, correr y lanzar en los parques monumentales que veía por televisión. Lo que Rafita nunca imaginó era que ese sueño cuajaría tan rápido.

A los 18 años de edad, hace solo una semana, firmó contrato con los Medias Rojas de Boston de la Liga Americana de Béisbol de Grandes Ligas, y tan pronto como esta semana comenzará su carrera profesional en la República Dominicana, con mira a ser transferido el año próximo a la liga de novatos de Florida.

Luego a la liga Clase A, para de allí pasar a la Doble A y la Triple A.

Oliveras Caraballo fue seleccionado en el turno 1043 de la ronda 34 del Sorteo de Novatos, compitiendo con cientos de jugadores de universidades de Estados Unidos y escuelas superiores con mayor exposición que la escuela superior Loaiza Cordero del Rosario de Yauco, un logro inequívoco para él y su familia.

El toletero de cinco pies con diez pulgadas y 180 libras de peso fue firmado como campo corto, pero también lo vislumbran como tercera base por su potente brazo, consistente bateo y excelente defensiva.

Sin embargo, él mismo se ve patrullando el jardín central del Fenway Park, en unos cuatro o cinco años.

Con deporte en las venas

Desde que se puso un uniforme para jugar béisbol en las categorías infantiles de Yauco, Rafita no ha dejado de ser Cacique, y es que aunque no jugó como Cafetero en el béisbol Doble A con Yauco, toda su vida ha representado a las pequeñas ligas de su pueblo.

“A Ponce solo fui a nacer como todos, o casi todos los de la región sur, pero soy yaucano cien por ciento. Nací en el hospital Dr. Pila de Ponce el 4 de enero de 1995, pero soy yaucano”, comentó en su relato.

“Y desde los tres años me escapaba de casa, en pañales, chancletas y me metía en el parque a jugar. Así fue que comenzó todo esto”, continuó el joven que curiosamente es fanático de los Yankees de Nueva York, archirrivales de los Medias Rojas de Boston.

Sobre su preparación, el fornido pelotero reconoció ser un estudioso del juego, y cuando no está en la acción se desempeña como árbitro de pequeñas ligas. Además, ha logrado ganar como coach y dirigente dos campeonatos de categorías infantiles.

“Toda mi vida he jugado con los Caciques del Cafetal, desde los tres años hasta los 16 años. Después jugué en Big League con Yauco, y luego con Peñuelas. Mi dirigente desde chiquito ha sido Willie Rodríguez, después fue Diosdado Pérez, Tito Alvarado, Jimmy Troche, Waldy Echevarría, Ángel Soto y Jaime Muñoz”, explicó el jugador firmado por el cazatalentos de Boston, Edgar Pérez.

“Siempre me gustaba batear, fildear, correr, tenía ese don y me ayudaron mucho”, agregó.

Entretanto, su orgulloso padre, Rafael Oliveras Orengo, supo que su hijo tenía todo el talento para ser un profesional del deporte, pero explicó que tuvo que orientarlo para que seleccionara el que mejor rendimiento le produjera.

“Él era tremendo baloncelista, pero en el béisbol era mejor y hubo que decirle que escogiera, porque un deporte le puede quitar al otro, y se fue por el béisbol, que es donde es mejor”, admitió Oliveras Orengo.

Por su parte, el toletero de los Cafeteros de Yauco, Edward Pacheco, lamentó no haberlo podido tener en el equipo Doble A para los fanáticos de la región. “Me hubiese gustado verlo jugar, pero no será posible y deseamos que esté lo más pronto posible en las Grandes Ligas’, manifestó.

De Yauco se han destacado en el béisbol profesional Benigno Ayala y Mario “Ñato” Ramírez, y por el equipo de Boston han jugado, entre otros, el guardabosque Juan Beníquez, el relevista Rogelio Moret, y el abridor José “Palillo” Santiago.

Precisamente, Boston es una de las franquicias más tradicionales de Grandes Ligas, habiendo sido el primer equipo de Babe Ruth y donde han despuntado integrantes del Salón de la Fama de Cooperstown.

Entre ellos Carl Yastrzemski, Ted Williams, Jim Rice y Carlton Fisk.

¿Qué futuro tendrá Rafita? En el próximo ciclo deportivo lo sabremos. Por lo pronto ya ganó su primera batalla: haber firmado con una organización de Grandes Ligas.

26 de junio de 2013

 

0 Comments

hillcrest

portada_cartografia_347b

Portada

portada_1620_web

Investigación

alcaldia_crisis

Conectados ahora

Tenemos 162 invitados conectados