La Perla del Sur

Ponce, Puerto Rico
Viernes
31
Octubre
2014

Actualizado a las 07:58 AM

arte_metropoli_banner
Home Noticias Locales Ponce gritó y vitoreó sin contención

Ponce gritó y vitoreó sin contención

Correo electrónico Imprimir PDF

48.10 segundos. Esa fue la duración de la carrera que aseguró una histórica medalla de bronce al ponceño Javier Culson Pérez, el pasado lunes en el Estadio Olímpico en Londres.

Horas antes a la gesta deportiva sin precedentes para el país, un enjambre humano se apoderaba de la Plaza de Recreo de su Ciudad natal.

Ocurría a 4,200 millas de la competencia, pero la euforia y el nerviosismo eran contagiosos.

Frente a la Casa Alcaldía de Ponce y a menos de una hora de la carrera, la algarabía de sobre 3 mil personas apiñadas ante la pantalla gigante era de alto nivel.

Y con banderas, fotos y portadas de periódicos con la imagen de Culson en mano, una sorpresa les animó aún más.

Desde una de las ventanas del segundo piso del Ayuntamiento, Emilia Collado Rodríguez -la simpática abuela de 82 años del vallista ponceño- salió para saludar al público con el entusiasmo jovial que le caracteriza, marcando el tono del evento.

Junto a ella, el gobernador Luis Fortuño Burset y la alcaldesa de Ponce, María Meléndez Altieri, animaban a la audiencia.

Acto seguido, Doña Milla bajó a la Plaza agarrada del brazo del Gobernador y seguida por su familia para estar entre la gente que como ella, llegaron a la zona histórica para apoyar a quien ese día también consideraban familia.

“Javier Culson y su familia nos han robado el corazón a los puertorriqueños”, proclamaría luego el Primer Mandatario del País.

Y con el inicio de la carrera estallaron las emociones. En ese momento, nada más importaba y, con cada brinco de valla, la ola de gritos más dominaba.

Al llegar a la recta final, Culson luchaba por recapturar su ritmo tras un roce en la séptima valla. Aunque la medalla de oro y plata se alejaban de él, hizo un último esfuerzo para proteger el tercer lugar y asegurar la primera medalla olímpica en atletismo para Puerto Rico.

Aun así, el ánimo del ponceño fue uno de desilusión. Se acostó en el suelo y llevó sus manos a su cabeza.

Por un instante, el público pareció perder su alegría. Por un fugaz momento, el desánimo se apoderó de la multitud.

No obstante, la imagen de Culson en el suelo, en agonía por no llegar primero a la meta puso en perspectiva lo que era verdaderamente importante.

Un joven puertorriqueño al otro lado del mundo acababa de dar absolutamente todo, con el único propósito de traer alegría a su gente: una espontánea expresión de dedicación y entrega que aquilató -más que cualquier medalla- sus dotes como deportista y patriota.

Mas conmovidos por su despliegue de emociones, el manto humano reunido en la Plaza de Ponce volvió a aplaudir, enarbolando la bandera roja y negra en agradecimiento.

“Hoy es el día de Javier Culson, de su familia, entrenadores y todos aquellos que de alguna forma tuvieron tanto que ver para prepararlo para que sea el profesional que es y nos representara tan dignamente en la tarde de hoy”, expresó el Gobernador minutos después de la histórica carrera.

“Nos sentimos orgullosos de él y quisiera insistir en algo. Son muy pocos los que llegan a unas olimpiadas. Ganar una medalla olímpica son muchos menos. Eso requiere trabajo duro, preparación, tesón y eso es lo que hace falta para ser exitoso, no importa lo que decidas hacer. No hay límites a lo que puedes lograr si te lo propones”, añadió el Primer Ejecutivo.

Fortuño Burset luego ordenó que se bajara la bandera del Escudo del Gobernador en La Fortaleza, para entregárselo a Culson a su regreso a la Isla. Momentos más tarde, la bandera de Ponce ondearía en su lugar.

“No se cantará la Borinqueña (en Londres), pero la cantaremos nosotros aquí con esa medalla de bronce”, proclamó por su parte la Alcaldesa ponceña. “Estoy feliz, porque uno de los nuestros demostró que es uno de los mejores del mundo”.

Semejante logro, agregó la Alcaldesa, será inmortalizado con un monumento que se levantará en el Boulevard Internacional del Deporte, a ser desarrollado en la intersección de las avenidas Eduardo Ruberté y la antigua vía de Ponce a Peñuelas.

Pero la expresión más elocuente provino de la propia línea sanguínea de Javier.

“Ganastes bronce, pero eso vale oro, porque te entregaste”, declaró Ramón Culson, hermano del héroe olímpico ponceño. “Tranquilo papi, te estamos  esperando. Orgulloso estoy de ti”.

En Ponce el 14 de agosto

La más contundente expresión de orgullo, empero, está por venir.

Ocurrirá el martes, 14 de agosto, cuando el medallista de bronce volverá a tocar suelo ponceño.

Ocurrirá al cierre de una maratónica caravana que ya se organiza en su honor, informaron fuentes de La Perla del Sur.

Aunque gran parte de la delegación olímpica de Puerto Rico arribará a la Isla el lunes 13 de agosto, no será hasta el mediodía del martes que el celebrado vallista ponceño llegará al Aeropuerto de Isla Verde, tras hacer escala en la ciudad de Nueva York.

A su arribo, Culson Pérez será dirigido a la sede del Comité Olímpico en el Viejo San Juan para una actividad de reconocimiento.

Luego, y a petición del propio atleta, será trasladado a su ciudad natal.

Su travesía al sur deberá comenzar a eso de las 6:30 de la tarde para hacer escala en varios lugares. Entre ellos, las llamadas “Letras de Ponce” en la Autopista Luis A. Ferré, el Puente de los Leones en el Boulevard Miguel A Pou, y su destino final en la Plaza Las Delicias.

Ahí, el Gobierno Municipal oficiará una ceremonia especial donde agasajará al héroe ponceño y celebrará la primera medalla olímpica en atletismo de Puerto Rico.

8 de agosto de 2012



FOTO GALERIA

 

0 Comments

hillcrest

Portada

portada_1613_web

Investigación

alcaldia_crisis

Conectados ahora

Tenemos 469 invitados conectados