La Perla del Sur

Ponce, Puerto Rico
Martes
21
Octubre
2014

Actualizado a las 02:18 PM

arte_metropoli_banner
Home Gente Artículos Caja de Muerto: mil tesoros y leyendas

Caja de Muerto: mil tesoros y leyendas

Correo electrónico Imprimir PDF

Si Luis Lloréns Torres bautizó a Vieques como  la “Isla Nena” -que mide 20 x 4.5 millas- y los boricuas  conocemos a Culebra como la “Isla Chiquita”  -que solo mide 7 x 3 millas-, ¿con cuál cognomento llamaremos a Caja de Muerto,  cuyas medidas apenas alcanzan los  2.7 x 1.8 kilómetros?

¡Atuquiti!

Tomando en consideración su tamaño, ¿somos correctos al llamarla isla? ¿Será mejor llamarla islote, isleta o cayo?

Bueno, hay  textos que se refieren a Caja de Muerto como islote, pero estos son esporádicos e inconsistentes. Es posible que  esto suceda,  porque en Puerto Rico  no somos muy estrictos al usar los nombres de isla, isleta, islote o cayo.

Tomemos por ejemplo la Isleta de San Juan, a la que hemos llamado así,  con la obvia intención de designarla como una isla pequeña. Este consenso al parecer se justifica en dos razones esenciales.

Por un lado, está densamente poblada y por el otro, es la sede del gobierno central y el capitalino. En cambio, tenemos la tendencia de llamarle islote, aquellas islas que aunque también son pequeñas y rocosas, están despobladas.

Así las cosas, tenemos los islotes de Monito en el Canal de la Mona, Ballena en Guánica, de los Puercos en Santa Isabel y el Islote Juan Pérez en Piñones, entre muchos  otros. ¡Apunta Cucho!

Ahora, examinemos la situación de los Cayos.

Un Cayo, por definición, es una isla que carece de colinas o montañas,  frecuentemente muy arenosas y cubiertas en gran parte por manglares, muy comunes en el Caribe y el  Golfo de México.

Sin embargo, los pescadores de la Parguera en Lajas prefieren llamarlos “matas”  por estar constituidas y tener su origen precisamente en “matas de mangle”. Por eso, en La Parguera encontramos cayos con nombres como Mata la Gata y Mata de Maje, por mencionar algunos ejemplos.

En cambio, los pescadores de Fajardo, Guayama y Salinas -entre otros- prefieren llamarle “Cayos” a sus islas. De esta manera, en Salinas y Guayama los Cayos Caribe y Barca -los que rodean la bahía de Jobos-  tienen nombres como Cayo Elías, Cayo Media Luna, Cayo Barco, Cayo  Ratones y Cayo Rompe Espinilla.

Entretanto, en Fajardo encuentras los Cayos Cucaracha, Ratones, Icacos y Diablos, entre muchos otros.

Geología y relación con el hombre

Volvamos a Caja de Muerto. Esta reserva es la más joven de islas principales del archipiélago de Puerto Rico, ya que existe hace apenas unos 4 mil años.

Su geología se compone de secuencias volcano-clásticas, secuencias sedimentarias y depósitos superficiales de gravas y arenas no consolidadas.

Según estudios del Departamento de Agricultura Federal, sus suelos no poseen ningún valor para desarrollar agricultura, ya que han sido clasificados como suelos de altura de poca profundidad.

Hay granito friable y caliza redinzas. No obstante, existe evidencia que antiguos residentes cosecharon exitosamente calabazas, melones, algunos frutos y hortalizas.

Como cuestión de hecho, cuando visites esta isla, fíjate en las áreas donde predomina el cactus. Todos los parchos vegetativos de cactus fueron espacios donde se practicó la siembra o lugares que han sido quemados.

Caja de Muerto se utiliza y es visitada por el hombre desde tiempos pretéritos. Existe evidencia de arte rupestre de nuestros aborígenes en una de las cuevas que allí existe. Formidable labor, pues la vegetación de este lugar es característica de los Bosques Secos Subtropicales.

Allí hay plantas deciduas (que pierden sus hojas), suculentas (que retienen agua), espinosas (que hincan y ¡duele!) y sobre todo, tienden a cubrir todo el suelo.

Nótese que las veredas que ahora existen fueron desmontadas en el Siglo 19 y los taínos en sus tiempos ¡andaban desnudos!

De Isla Abey a Isla del Tesoro

Las primeras menciones a esta isla se dan desde el mismo comienzo de la colonización. Ya para el 1511 aparece alguna mención con el nombre de la Isla Abey, quizás por estar dentro de los territorios regidos por este cacique.

También -y a través de los siglos- se mencionan nombres como Abeiranas, Abairianay, Antías, Jutías, Yautías, Utías,  Abeianay, Angulo, “Coffre A’morr ”, “Deadman’s Chest”, “Coffin Island”, Isla Bestia e Isla del Tesoro.

Ya para el 1842 aparecen los primeros mapas identificándola como ‘Caja de Muerto’, nombre que persiste hasta nuestros días.

No conozco otro lugar en todo el archipiélago de Puerto Rico con tal pluralidad de nombres. Cada uno de estos tiene su propia toponimia, pero por razones de espacio, no podremos  discutir cada uno de ellos.

Sin embargo, quiero destacar el hecho de que sí, que en Caja de Muerto se ha derramado sangre por oro y plata: por tesoros que a ella llegaron, por causas o azares.

Uno de los casos más constatables ocurrió en el año 1599. Para ese entonces era gobernador de Puerto Rico Don Alonso De Mercado, cuando se reporta la incautación de un cuantioso tesoro, por parte del Alcalde de Coamo y varios vecinos.

El mismo, estaba en  manos de cuatro náufragos ingleses que se habían refugiado en esta isla, luego que tres embarcaciones de esta bandera naufragaran en aguas del Mar Caribe.

Después de dar muerte a dos de estos y apresar a los dos restantes, este fue el inventario que del tesoro informó el gobernador al Rey Felipe III de España:

• 41 talegones llenos de plata en barritas, moneda extranjera y reales de a 8, de a 4 y de 2 cuartos.

• Siete cadenas de oro, una de ellas de ocho vueltas.

• 350 coronas de oro

• gran cantidad de piedras finas, sin contar la grande (en cantidad que  pueden caber en las dos manos)

• un cuerno de unicornio

• un buen sombrero de ámbar gris

• gran cantidad de anillos de oro con prendas, dos crucifijos de oro, un candelabro de plata, cantidad de seda, pólvora, especias, espadas, dagas, alfombras, pabellones, capotes, relojes, libros, piedras, ollas, cazos y botones.

Puede notar el lector, lo vago e impreciso que fue este inventario. De hecho, el Gobernador fue acusado por los vecinos de Coamo de haberse  “embolsillao” una buena parte del tesoro.

El caso es que a este tesoro se le conoció como el Tesoro de Yautía o El Tesoro de la Gran Bestia.

Si les gustó este capítulo de leyendas, no se pierdan el próximo: “Caja de Muerto: guarida de piratas, refugio de patriotas y masones”.

De rolimpín con El Turistólogo

Excursión que saldrá de Ponce. Fecha: domingo, 10 de junio. Destino:  Murciélagos, Caimanes y algo más. Arecibo, Barceloneta, Manatí. Visitaremos: Cueva Ventana y Charco  Hondo en Arecibo, Sector La Boca en Barceloneta, Centro Urbano y Rest. Wine Galery en Manatí. Bono: Laguna Tortuguero y Playa Mar Chiquita. Para detalles llama al 787-765-8595, 787-960-3060 o 787-960-0778.

 

0 Comments

hillcrest

Portada

portada_1611_web

Investigación

alcaldia_crisis

Conectados ahora

Tenemos 292 invitados conectados