La Perla del Sur

Ponce, Puerto Rico
Miércoles
17
Septiembre
2014

Actualizado a las 05:36 PM

arte_metropoli_banner
Home Noticias Locales Crece en tamaño y factura el Gasoducto

Crece en tamaño y factura el Gasoducto

Correo electrónico Imprimir PDF

Aunque no ha podido identificar de dónde obtendrá el gas para su funcionamiento y a sabiendas de que tiene disponible otras alternativas de menor impacto ambiental, el Gobierno de Puerto Rico continúa haciendo cambios que han elevado aún más la factura por el Gasoducto del Norte.

Según reveló el pasado domingo el portavoz de la Comisión Técnica y Científica de Casa Pueblo, Arturo Massol Deyá, la ruta propuesta para la denominada “Vía Verde” se extiende ahora por casi 100 millas en lugar de 92, presuntamente, para alejarla del hábitat crítico de especies protegidas por la agencia federal de Servicio de Pesca y Vida Silvestre (FWS).

“Estas modificaciones son excusa grata para el gobernador (Luis) Fortuño promover el primer ‘change order’ del proyecto, adjudicando más de un millón de dólares a su amigo de Ray Engineers para rediseñar el gasoducto sin gas”, declaró el doctor en Microbiología.

Agregó que las ocho millas de tubería añadidas representan casi diez por ciento de aumento en los costos finales del proyecto. Solo los contratos concedidos a Ray Chacón, presidente de Ray Engineers, alcanzan los $10.6 millones.

“Los bonos de $80 mil de Miguel Cordero son una centavería al lado del impacto económico de estas contrataciones multimillonarias para la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE)”, dijo por su parte Alexis Massol González, fundador de Casa Pueblo.

La justificación para los cambios contrasta con las órdenes de expropiación emitidas días atrás contra ciudadanos que residen desde hace décadas en comunidades de Peñuelas, Adjuntas y Utuado, ahora bajo asedio legal para que vendan o abandonen terrenos por donde se planea soterrar el gasoducto.

Esta tarea fue delegada a New Star Acquisition, firma que pertenece al empresario Dennis Medina Rivera, ex comisionado electoral del Partido Nuevo Progresista en San Juan, y que fue contratado por la AEE a un costo superior a los $2 millones.

Además, todo esto ocurre mientras el megaproyecto carece de un permiso final del Cuerpo de Ingenieros de los Estados Unidos. El endoso a favor o en contra no ocurrirá hasta el año entrante, según reveló en primicia a La Perla del Sur Nancy Stich, portavoz de la agencia en el Distrito de Jacksonville.

“La ruta ha sido modificada en múltiples lugares, alejándola del hábitat crítico de especies protegidas, pero acercándola a las comunidades y en el caso de Peñuelas, contiguo al vertedero. Este cambio agrega nuevos riesgos de explosión a la tubería”, indicó Massol Deyá.

La alteración de planos, opinó, son resultado de recomendaciones dadas por el FWS en Puerto Rico al Cuerpo de Ingenieros en Jacksonville, entidad que le requirió a la oficina local una opinión de la Evaluación Ambiental del proyecto.

Esta opinión, sin embargo, ha sido duramente criticada por científicos y biólogos puertorriqueños, quienes describieron la misma como ‘bochornosa y anti-científica’.

Correctas o no, las conclusiones del FWS pesarán en la evaluación final del Cuerpo de Ingenieros para avalar o denegar la obra.

 

Evaluación cuestionable e inaceptable

De acuerdo con un análisis de documentos oficiales obtenidos por Casa Pueblo, las recomendaciones del FWS en Puerto Rico contradicen el análisis que la misma dependencia emitió en diciembre de 2010, cuando cuestionó a la AEE por evadir alternativas de menor impacto ambiental para reducir costos de electricidad y por presentar un proyecto incompleto.

Asimismo, la opinión plantea que el FWS logró reducir a solo ocho acres la destrucción directa del hábitat crítico del Güabairo en la zona de Peñuelas.

Otras dos especies en peligro de extinción continúan bajo amenaza de la propuesta Vía Verde, consigna también la evaluación.

“Ni una pulgada de daño al hábitat crítico de una especie protegida es aceptable para un proyecto sin causa”, continuó Massol Deyá, al señalar que días atrás se reunió con los directivos locales de esa oficina.

Según relató, estas realidades son conocidas por  ellos, así como la necesidad de evaluar las consecuencias de posibles gasoductos colaterales en al menos tres válvulas de interconexión ya diseñadas.

“Igual reconocen que la entrada de barcazas con gas natural licuado al terminal de EcoEléctrica excederá los 25 buques autorizados, colocando en riesgo a especies de mamíferos marinos protegidos por leyes federales”.

“Aunque es señalado por la propia agencia, nada se hace para incluir esta realidad en el análisis de posibles daños”, denunció.

Por otro lado, Massol Deyá sostuvo que FWS acepta que “no son ingenieros”, por lo que su análisis no incluyó el efecto que tendría la construcción lineal del gasoducto por pendientes montañosas de más de 50 grados.

“Las pendientes de la ruta requerirán abrir nuevos accesos y la construcción de terrazas. Estas realidades tampoco fueron consideradas, lo que hace del estudio biológico uno ingenuamente incompleto”.

Por último, expuso que al FWS aún le resta la evaluación del Plan de Manejo de Humedales y cuerpos de agua a ser impactados, ya que todavía no han sido presentados.

“Este plan es crítico para determinar el efecto del gasoducto sobre 235 ríos y quebradas, cerca de 60 kilómetros de humedales y la zona del Gran Acuífero del Norte”.

“Pero lo que FWS no puede proteger, el pueblo lo va a defender”, sentenció.

19 de octubre de 2011

 

0 Comments

hillcrest

Portada

portada_1607_web

Investigación

alcaldia_crisis

Conectados ahora

Tenemos 379 invitados conectados