La Perla del Sur

Ponce, Puerto Rico
Miércoles
22
Octubre
2014

Actualizado a las 07:03 PM

arte_metropoli_banner
Home Noticias Locales Massol: 'El país necesita este sacrificio'

Massol: 'El país necesita este sacrificio'

Correo electrónico Imprimir PDF

El 22 de octubre de 2002 fue escuchado y aplaudido por miles de personas en el San Francisco Opera House, tras aceptar el equivalente al Premio Nobel del ambiente, el ‘Goldman Island Nations Environmental Prize’.

Horas más tarde, su gesta a favor de la protección de los recursos naturales de Puerto Rico fue proclamada con júbilo y respeto por líderes de todo nivel en su natal Isla del Encanto.

El pasado sábado, sin embargo, Alexis Massol González se preguntaba frente a la residencia oficial del Presidente de los Estados Unidos dónde estaban las figuras de poder que entre cámaras y grabadoras empeñaron su palabra para prometer respaldo a su defensa por la Tierra.

A ese espacio foráneo -los predios inmediatos a la Casa Blanca- Massol González y su hijo Arturo Massol Deyá fueron a parar para hacer desobediencia civil y denunciar la “amenaza ambiental, ecológica y social” que representa el propuesto Gasoducto del Norte.

Este proyecto -promovido por el Gobierno Estatal- pretende atravesar la Cordillera Central para soterrar una tubería que provea gas natural desde el terminal de EcoEléctrica en Guayanilla a plantas de la Autoridad de Energía Eléctrica en la costa norte, que generan menos de un tercio de la demanda eléctrica del país.

Contundente voz

El ejercicio, empero, no lo hicieron solos. Junto a ellos estaba un colectivo de puertorriqueños y estadounidenses que protestaban desde el Lafayette Square Park contra el oleoducto Keystone, uno que atravesará miles de kilómetros entre Canadá y Texas, y que se solidarizaron con los oponentes al Gasoducto del Norte.

“Estaremos allí ante la urgencia, ante la amenaza inminente de que se apruebe finalmente el proyecto del gasoducto”, explicó a La Perla del Sur el biólogo Massol Deyá, a solo horas de abordar el vuelo que lo llevó a la capital federal a ejercer desobediencia civil y defender su ideal.

“Y estos primeros actos de desobediencia civil son en Washington porque fue precisamente esta ciudad la que recibió en el año 2002 a Alexis como un héroe del ambiente. Irónicamente, tiene que regresar casi diez años después a denunciar lo que precisamente las agencias federales reconocieron en él”.

“Son otro Premio Goldman”

Por su parte, Massol González aseguró sentir que la historia se repite. Primero, por su lucha contra la explotación minera y ahora contra un gasoducto que promete rasurar de sur a norte la Cordillera Central del país.

Sin embargo, el ingeniero civil admitió que -a sus 67 años de edad- la segunda faena es más agotadora y sacrificada que la primera, ante todo, por su historial de padecimientos físicos.

“Pero realmente el país necesita este sacrificio”, declaró con mirada fija el fundador de Casa Pueblo.

“Don Pedro Albizu Campos ya lo había dicho. La patria es valor y sacrificio, y yo no lo entendía bien hasta ahora que me toca hacer el sacrificio”.

Aún así, el hombre de cinco pies de altura y criado en los montes de Adjuntas no desespera, ni evidencia desesperanza en su intento, ya que asegura que por cada momento invertido en el ejemplo y “en la acción de la palabra, más puertorriqueños descubrirán que son otro Premio Goldman”.

“Sabemos que el país tiene una gran reserva moral y esa gran reserva la tienen mayores y niños. Y yo creo que cada día estamos más cerca de ese momento glorioso para el país, de trascendencia”.

“Porque lo que parece un dolor, se va a convertir en un cambio”, añadió Massol González al intentar plasmar con palabras lo que visualiza será el final enfrentamiento entre opositores del gasoducto y el gobierno.

Según explicó junto a su hijo y portavoz de Casa Pueblo, nueva evidencia en su poder demuestra que el pago de costosos cabilderos y la intervención directa del gobernador Luis Fortuño Burset han provocado un giro inesperado en la postura previamente expresada por reguladores federales, como la Agencia de Protección Ambiental y el Servicio de Pesca y Vida Silvestre.

Dichos cambios, opinó, podrían pesar a favor del permiso final al proyecto, “aunque la prueba científica y las normas de esas mismas agencias demuestran lo contrario”.

“Esto es una cosa que no tiene nombre, sinceramente, porque aquí ya no son asuntos de ingeniería, no son asuntos del impacto ambiental. De lo que estamos hablando aquí es de la ética moral. De la honestidad. Estamos ante un gobierno que no tiene ética, que no tiene moral”, sentenció.

Por ello, decidió aceptar la invitación del grupo ‘Nueva York Contra el Gasoducto’ para ejercer desobediencia civil frente a Casa Blanca y denunciar a un plano internacional “esta agresión” a la tierra y fuentes de agua de la Isla.

“Yo estoy actuando desde Puerto Rico, desde mi patria, y el llamado que haré desde Washington es a que cada uno de los que sienten amor por Puerto Rico se conviertan en muchos Goldman, en muchos héroes del planeta Tierra”.

Tras alrededor de seis horas bajo arresto, padre e hijo fueron liberados por la Policía de Washington D.C., sin que les radicaran cargo alguno.

7 de septiembre de 2011

 

0 Comments

hillcrest

Portada

portada_1612_web

Investigación

alcaldia_crisis

Conectados ahora

Tenemos 382 invitados conectados