La Perla del Sur

Ponce, Puerto Rico
Viernes
22
Agosto
2014

Actualizado a las 01:39 PM

arte_metropoli_banner
Home Gente Portada Gente De nuevo en el mapa sureño
Laguna Las Salinas:

De nuevo en el mapa sureño

Correo electrónico Imprimir PDF

Posee un valor natural incalculable. Y no hay que ir lejos ni invertir cuantiosas sumas de dinero para disfrutar de él: está aquí en Ponce. Su nombre es Laguna Las Salinas y ha sido el tesoro mejor guardado en el área Sur del país.

Quizá para algunos el descubrimiento de este invaluable recurso se produjo al transitar por primera vez a través del elevado de la autopista PR-2, entre Peñuelas y Ponce, reconstruido hace ya varios de años.

Pero Las Salinas no es simplemente una parte adicional o estética del litoral costero.

Según algunos expertos, la laguna se formó naturalmente gracias al intercambio con el mar y los manantiales que provienen de la montaña ubicada en la parte norte de ella. Es, además, un espacio vivo tangible en cada paso y en cada centímetro de piel.

Está documentada desde la década de 1960 y sus alrededores fueron habitados mayormente por pescadores. Hoy algunas de estas humildes casas continúan en la zona para facilitar la pesca a sus propietarios, la residencia permanente no es permitida.

A pie o en kayak

La laguna ubica el sector Punta Cucharas, nombrada reserva natural en el año 2008. Consiste en 698 cuerdas de una zona marítimo-terrestre que comprende estuario y bosque.

Disfrutar completamente de su entorno requiere de todos sus sentidos. La zona ha sido resaltada por expertos como área de captación, fuente de biodiversidad por ser el área de migración para aves, protección contra inundaciones y eventos de fuertes marejadas.

Asimismo la laguna Las Salinas es una excelente área de investigación para los estudiantes de todos los niveles y área de esparcimiento y recreación para todos.

Este cuerpo de agua puede alcanzar hasta las 70 hectáreas de extensión, dependiendo de las lluvias ocurridas. Por eso la caminata al borde de este cuerpo de agua puede ser muy singular.

En algunas áreas, sus pies pueden ceder un poco más de lo usual en la arena, pero es divertido. En cada paso puede apreciar los finos granos de sal acumulada y hasta miles de pequeños caracoles que quedan en lo que -dependiendo de las lluvias- es el fondo de la laguna.

Los más avispados no dudan en ingresar su canoa -o kayak- en las aguas de esta laguna, de la que se dice que su punto más profundo es de un metro.

Otro dato llamativo del entorno es el obvio contraste entre el silencio que allí impera y el -visible, pero no audible- bullicio vehicular de la atestada autopista.

En Punta Cucharas se han identificado por lo menos 148 especies de flora, 56 especies de aves residentes y migratorias, cinco especies de mamíferos, nueve de reptiles, cinco de anfibios y seis especies de peces. De las 56 especies de aves identificadas, cinco son endémicas.

Algunas de estas especies -entre las que resaltan el comeñame y el pelícano pardo- anidan en la arena, incluso en los mangles y árboles de la región.  Además, es hábitat para manatíes.

Por si fuera poco, esta área conocida como Punta Cucharas -incluso la laguna- posee una rica población de mangle rojo, mangle negro, mangle blanco y la variedad llamada botón.

Los primeros dos tienen la mayor capacidad para tolerar la salinidad, por eso se reproducen en el agua o muy cerca de ella. El mangle rojo es el más identificable por su altura y raíces aéreas.

Las aguas caribeñas que bordean a la laguna son de poca profundidad en la costa. Exhibe un brazo de mar de poca extensión, un arrecife y luego comienza el mar abierto. Desde esta orilla puede observar gran parte de la costa y hasta el imponente puerto ponceño.

Por eso -y por todo lo anteriormente expuesto- Punta Las Cucharas ha sido un área preferida entre bañistas, sobre todo quienes acuden en familia a pasar unas horas de ocio.

No obstante, este preciado terreno ha sido utilizado en innumerables ocasiones como vertedero clandestino que ha provocado contaminación visual y de los suelos.

Numerosas agencias, escuelas y organizaciones han hecho un llamado de alerta para limpiar la costa con el fin de proteger y preservar este auténtico tesoro natural.

Conozca la ruta

Llegar hasta allí es una verdadera aventura. Su acceso principal está ubicado a pasos del área recreativa El Tuque, a un costado del carril extremo derecho de la autopista, de Peñuelas a Ponce. No hay rótulos que señalen esta rústica entrada sin pavimentar.

Una vez ha accedido, una tupida vegetación y arbustos playeros le dan la bienvenida. Un enorme letrero color marrón le dará instrucciones específicas sobre cómo disfrutar del área.  Por ejemplo, no puede recorrer la ruta en vehículo todoterreno por la enorme cantidad de fauna que anida en la arena.

Si acude a visitar esta Reserva Natural, no olvide llevar suficiente agua, bloqueador solar y por supuesto, la cámara fotográfica.

Más impórtate aún, no olvide volver a casa con los desperdicios que genere y si puede, lleve consigo alguna de la que está allí abandonada para que otros también puedan disfrutar de este incomparable rincón sureño.

 

0 Comments

hillcrest

Portada

portada_1603_web

Mensaje

mensaje_1562

Conectados ahora

Tenemos 155 invitados conectados