La Perla del Sur

Ponce, Puerto Rico
Miércoles
16
Abril
2014

Actualizado a las 08:53 PM

arte_metropoli_banner
Home Gente Portada Gente El secreto paraíso del Caribe

El secreto paraíso del Caribe

Correo electrónico Imprimir PDF

Parece imposible, pero no lo es. Con sólo 2.5 millas de largo y una milla de ancho de extensión territorial, este pedazo de terruño es poseedor de innumerables especies de fauna y flora, únicas en el planeta.

Por si fuera poco, es testigo mudo de famosas leyendas y guardián de invaluables tesoros.

Así es la Reserva Natural Caja de Muerto. Y su Islote principal es uno de los 18 nominados en la competencia “Los 10 Encantos Naturales de Puerto Rico”.

Este esfuerzo de promoción turística y desarrollo sustentable concluye el próximo miércoles, 30 de junio y Caja de Muerto debe estar allí. Le diremos por qué.

La Reserva se encuentra en el Mar Caribe, a 8.9 kilómetros -o 4.8 millas náuticas- de la costa del municipio de Ponce, al Sur de Puerto Rico. Se compone del Islote Caja de Muerto -caracterizado por su apariencia humana en reposo eterno- el Cayo Morrillito y el Cayo Berbería.

El área más angosta del Islote -cerca de su cerro Morrillo- mide 525 pies de ancho. No obstante, el Islote tiene un total de 412 cuerdas de árido y caluroso terreno.

Más encantos

Orlando Soldevila Hernández, biólogo de la Reserva adscrito al Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA)- se encargó de mostrar y explicar los mayores atractivos de este paraíso.

Por ejemplo, allí existen cuatro playas. La más famosa y apreciada por sus aguas cristalinas es Playa Pelícano, un litoral de arena blanca y atractivo familiar. Así también la Playa Coast Guard, a pasos del muelle; la Playa Carrucho y Playa Larga, área de anidaje para careyes y otras tortugas marinas.

Otro de sus tesoros es el faro. Construido en el año 1887 por el gobierno español, el faro de Caja de Muerto sirvió como residencia para dos torreros y sus respectivas familias, simultáneamente.

Aunque hoy está cerrado al público, su sistema de iluminación está en funcionamiento, aseguró Soldevila Hernández, quien lleva 16 años laborando en este celestial rincón.

Para explorarlo es necesario emprender una calurosa caminata de aproximadamente 30 minutos por terreno plano y cómodo. Luego, hay que tomar un corto, pero empinado sendero hasta la cima, situada a 300 pies sobre el nivel del mar.

Este último tramo toma cerca de 15 minutos adicionales, dependiendo de sus habilidades físicas.

El trayecto completo suele ocurrir a una temperatura de 110 grados Fahrenheit, por lo que hay que apreciar la escasa sombra, ir con ropa ligera y al menos dos botellas de agua por caminante. También se recomienda aplicarse bloqueador solar y repelente de insectos.

Aunque puede ascender solo o con su grupo, es aconsejable notificarlo a los vigilantes del DRNA.

Pero el trayecto vale la pena. Al llegar, la velocidad de viento fluctúa entre 15 y 20 millas por hora y el paisaje es impresionante.

De hecho, desde cualquier lugar se puede apreciar toda la costa Sur del país, desde Guánica hasta Guayama. Además, el Cerro Punta en Jayuya y el Cerro Rodadero en Yauco, entre otros.

Su fauna y flora

Caja de Muertos es hábitat para decenas de especies terrestres como iguanas, arañas y escorpiones. Además, un importante número de aves y tortugas marinas anidan en su territorio.

Entre ellos el carey, el chirre de pico colorado, el martín pescador, el pelícano pardo, la paloma collarina y la paloma turca. Asimismo, delfines y manatíes.

El sistema natural posee un bosque de cactus y hay plantas venenosas como el manzanillo y carrasco. Según el biólogo, existe una rica variedad de mangles como el botón, el rojo y el negro.

Por si fuera poco, existe una vereda submarina situada al Sureste de la Reserva. La misma -según Soldevila Hernández- está rotulada y muestra el coral de cerebro, coral de fuego, el abanico de mar y el cavernoso, entre otros.

Venerable historia

• Se tiene constancia de que Caja de Muerto fue visitado o habitado por los indígenas. En su cueva hay evidencia de petroglifos de al menos 800 años de antigüedad.

• En el pasado fue conocida con diferentes nombres como Angulo, Abeirianas o Abeirianay, Bomba de Infierno, Antías, Isla del Tesoro y finalmente Caja de Muerto.

• Por años una leyenda estableció que un pirata de apellido Almeida, enterró allí cuantiosos tesoros. No obstante, se asegura que en realidad su mayor fortuna era el cuerpo inerte de su amada, embalsamado y guardado en una urna de madera y cristal.

• Se dice que la ubicó en la cueva del islote. Ahora esta cueva lleva el nombre del pirata.

• Este Islote fue lugar de reuniones secretas para los masones, especialmente se recuerda a Ramón Emeterio Betances y Segundo Ruiz Belvis.

Para votar

Por todo esto y más, Caja de Muerto merece estar en la lista de los encantos naturales de Puerto Rico.

Para emitir su voto, diríjase a la dirección electrónica www.10encantosnaturales.com.  Su votación es libre de costo.

GALERIA DE FOTOS

 

 

0 Comments

Justas2_flat_347

Portada

portada_1585_web

Mensaje

mensaje_1562

Conectados ahora

Tenemos 240 invitados conectado