Hospital en Ponce “no está apto” para ser un Psiquiátrico Forense

"Los pisos se están hundiendo, la tubería está tapada y el hacinamiento es brutal", dijo una fuente sobre el Hospital Psiquiátrico Forense. No obstante, la administradora de ASSMCA, Suzanne Roig Fuertes, negó todo rotundamente.

Foto Coral Negrón Almodóvar

PONCE – La sospecha progresiva de que el Hospital de Psiquiatría Forense de Ponce se encuentra en una precaria situación fue confirmada ayer, miércoles, por los senadores Ángel Martínez, Nelson Cruz, Luis Berdiel y la alcaldesa María Meléndez Altieri.

“Esta es una construcción de 60 años, no está apta para ser un Psiquiátrico Forense… hay que darle prioridades a la salud mental en el Plan para Puerto Rico”, manifestó la ejecutiva municipal a la salida de un recorrido por la institución que reseñó en video Noticias de Ponce.

- Publicidad -

Asimismo, el senador Ángel “Chayanne” Martínez Santiago, presidente de la Comisión de Salud en la Cámara Alta, resaltó que en el hospital hay “deficiencias de espacio” y carencia de personal profesional. El legislador señaló que entre las camas de los pacientes hay menos de cuatro pies, lo que a su entender va en contra del reglamento para tratar pacientes de salud mental.

No obstante, las denuncias de los funcionarios no profundizan las condiciones “infrahumanas” en las que se encuentran esos pacientes, sostuvo a La Perla del Sur una fuente interna que rechazó identificarse por temor a represalias de Administración de Servicios de Salud Mental y Contra la Adicción (ASSMCA), encargada del funcionamiento del hospital.

La persona reveló a este medio que en la instalación “tiene más problemas que el beneficio que le da a los pacientes”

“Ya los pisos se están hundiendo, la tubería está tapada y el hacinamiento es brutal”, acentuó, quien además aseguró que en sus más de 30 años como parte de la agencia nunca ha habido “suficiente personal, ni tratamiento completo para ningún tipo de paciente”.

“Esto siempre ha sido así porque esto es mera política”, aseguró.

Empero, al cuestionarle estas acusaciones a la administradora actual ASSMCA, Suzanne Roig Fuertes, la ejecutiva negó todo rotundamente. En cambio, aseguró el funcionamiento y operabilidad del Hospital de Psiquiatría Forense de Ponce y puntualizó que la información que verbalizaron los funcionarios “no es correcta”.

Exaltada, la funcionaria dijo que “ese hospital tiene todos sus medicamentos al día y que se acababa de trabajar la última orden de compra”. Asimismo, alegó que, aunque la estructura de la clínica es “vieja”, esta se encuentra en “excelentes condiciones, sin hacinamiento y en cumplimiento con las regulaciones”.

Roig Fuentes reveló que al momento el hospital cuenta con 125 camas, las cuales están todas ocupadas. No obstante, destacó que si quisiera poner 40 camas, podría.

“Las camas cuentan con los espacios de tres pies establecidos en los estándares universales para hospitales psiquiátricos y reglamentados por la Secretaría Auxiliar para la Reglamentación y Acreditación de Facilidades de Salud (SARAFS). Los espacios físicos del hospital son amplios, lo que permite el debido cumplimiento. Tener dos pacientes por encima a la capacidad de licencia no implica hacinamiento, menos aun cuando en el pasado llegó a tener 200 pacientes en exceso”, puntualizó.

Según la funcionaria, al presente, el referido Hospital cuenta por primera vez en la historia con el patrón de enfermería en todos sus niveles y para cada uno de los tres turnos. También, dijo que cuentan con su personal clínico diario compuesto por psiquiatras, psicólogos, trabajadores sociales clínicos, así como terapistas recreativos y ocupacionales.

Estos profesionales, alegó Roig Fuentes, reciben adiestramientos y talleres de capacitación como establece el protocolo de ASSMCA. No obstante, reveló que es solo una doctora, Leyla Hernández, la que está capacitada para certificar en intervención de crisis violenta.

Apuesta al desconocimiento

Roig Fuentes expresó que, si los funcionarios señalaron “tales cuestiones”, ella tendría que “apostar al desconocimiento” de ellos sobre cómo trabaja la institución.

Reiteró que no es correcto exigir ni a la Administración de Tribunales ni al Departamento de Justicia fondos para correr el hospital, aunque no descartó que en el Cuerpo Legislativo se están evaluando alternativas para allegar más fondos a ASSMCA. Entre las mismas, dijo,
se planteó la posibilidad de que parte de los servicios sean facturados al plan médico de cada paciente.

En defensa a su gestión como parte del Ejecutivo, Roig Fuentes añadió que ella visita “semanalmente” el hospital para estar consciente de que se encuentra “óptimo, aunque no es un espacio de lujo”. Incluso, apuntó a que fue desde que asumió el cargo, el pasado mes de enero, que se implementó el servicio de calentador de agua y nuevas tuberías.