“¿Por qué el Gobierno de Puerto Rico le oculta información al pueblo?”

Cuestionan la Transparencia en la Función Pública durante foro celebrado hoy en anfiteatro de la Pontificia Universidad Católica en Ponce.

Senador José Vargas Vidot. Foto Coral Negrón

PONCE – “¿Por qué el Gobierno de Puerto Rico le oculta información al pueblo?”, cuestionó Sergio Marxuach, del Centro para la Nueva Economía, mientras sostenía con firmeza ambos lados del atril en el “Primer Encuentro Nacional sobre la Transparencia en el Ejercicio de la Función Pública” en la mañana de hoy, en el anfiteatro Monseñor Vicente Murga de la Pontificia Universidad Católica en Ponce.

Para responder la interrogante no usó su propio peritaje ni repitió clichés, mas revisitó fundamentos filosóficos, políticos y teóricos sobre los que se sostiene nuestro marco económico.

- Publicidad -

“Toda información que pudiera causar duda sobre la sabiduría del gobierno o que pueda crear descontento le será negada al pueblo”, dijo, citando a Friedrich von Hayek, “profeta citado frecuentemente, pero muy pocas veces leído, de la escuela económica austriaca y santo patrón de todos los economistas autodescritos como conservadores…”.

“La base de comparación es poco favorable…cualquier información que pudiera sugerir el fracaso de parte del Gobierno en cumplir sus promesas o de tomar ventaja de oportunidades para mejorar condiciones, todo eso será suprimido”, añadió en la cita.

Su intención con ese planteamiento, comunicó, era demostrar que el asunto de la transparencia y el acceso a la información “no es meramente una obsesión de intelectuales izquierdosos, liberales paranoicos, socialistas trasnochados o de estudiantes universitarios rebeldes en búsqueda de una causa”.

Según Marxuach, en pleno siglo 21 no puede pretenderse gobernar un país como si se tratara de una finca privada, como si los tiempos de Luis Muñoz Marín fueran vigentes. A su entender, en una sociedad democrática “es obligatorio que todo ciudadano tenga los recursos, la capacidad y la autonomía necesaria para participar eficazmente en el proceso político”. Empero, indicó, esto no ocurre en Puerto Rico.

El abogado destacó que en la Isla la violación de derechos civiles es “constante” y los diversos métodos de rendición de cuentas -las investigaciones periodísticas, los informes de contraloría, las luchas civiles-  no tienen los efectos esperados. Con ímpetu dijo que son “instrumentos de intimidación y coacción en contra de adversarios políticos o de ciudadanos que buscan reivindicar sus derechos”.

“La democracia puertorriqueña se puede catalogar como ‘delegativa’, en la que los oficiales gubernamentales asumen que pueden hacer lo que quieran hacer hasta las próximas elecciones, sin rendirle cuentas a nadie”, manifestó con voz diáfana ante decenas de personas.

A su lado izquierdo, en una amplia mesa rectangular, el director del Instituto de Estadísticas de Puerto Rico, Mario Marazzi; el senador José Vargas Vidot; y el escritor Eduardo Lalo, escuchaban a Marxuach inquiriendo sobre el paradero del Plan Fiscal del gobernador Ricardo Rosselló, que fue presentado ante la Junta de Control el pasado fin de semana; sobre el modelo económico que se utilizó para decidir los recortes.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

“En Puerto Rico vivimos con una gran cobardía intelectual, con un profundo miedo existencial a hacer preguntas, a cuestionar lo que hacen nuestros gobernantes…necesitamos diálogo entre personas que se mantienen firmes, que no tienen miedo de decir lo que piensan de verdad; necesitamos un diálogo que derrote al silencio contundentemente…resulta imperativo sentarnos en una mesa y llegar a unos acuerdos”, aseveró.

“Sentarnos a la mesa, pero ¿quién se va a sentar a la mesa?”. Así entró de golpe el senador Vargas Vidot quien insistió en que hace mucho tiempo se está invitando a “la gente equivocada” a la mesa, pues quienes padecen todo tipo de tribulaciones por las acciones del gobierno no tienen “ni siquiera acceso a entender en dónde está la mesa”.

El fundador del Programa Iniciativa Comunitaria mencionó que el acceso a la información y la transparencia gubernamental van de la mano con la convocatoria, con hacer el llamado preciso. “Sin eso estamos desarrollando unas Torres de Babel con el castigo de no entender”, enunció, al momento que reclamó espacio para los pobres, para los que no forman parte del universo académico.

“La transparencia en la información es la invitación a que la gente se dé cuenta primero que hay una mesa, segundo que hay una cena servida, tercero que entrar allí es un privilegio y cuarto que vamos a comulgar, que vamos a tener el acceso igual e equitativo a una comunión, que vamos a participar de todas las formas posibles y de allí se generen transformaciones”, abundó con entusiasmo y remachó que está a favor de la auditoría de la deuda por un ente local, independiente, participativo y ciudadano.

Por su parte, el director del Instituto de Estadísticas recalcó la pertinencia de la labor que realiza la agencia que dirige que constantemente desarrolla herramientas para aproximarse a la ciudadanía. Marazzi ejemplificó cómo la fiscalización ciudadana mejoró el trabajo de los informes de Contraloría, cómo la presión de la dependencia gubernamental instó al Departamento de Asuntos del Consumidor a continuar publicando diariamente los precios de los mayoristas de gasolina.

“Hemos llegado a un punto de tanta ingobernabilidad que solamente una inyección dramática de acceso a la información y de transparencia puede volver a crear ese espacio de confianza en nuestra ciudadanía para que pueda volver a participar y se conforme el Contrato Social… la información es el aceite en el motor de nuestra economía”, sostuvo el economista.

Minutos posteriores, el escritor Eduardo Lalo enfatizó que vivimos en “un país de palabras vacías”. “Vivimos en una sociedad donde todas las palabras son falsas; todas las palabras que se usan en Puerto Rico no son transparentes”, enfatizó.

El ganador del Premio Internacional Rómulo Gallegos aclaró que en primera instancia no entendió cómo podría contribuir a un foro sobre transparencia en el gobierno, mas luego reflexionó sobre cómo el asunto es “un problema verbal; lingüístico”. Desde nuestro nombre político jurídico (Estado Libre Asociado de Puerto Rico) hasta la Constitución son problemas de transparencia, dijo.

“Este proyecto de capacitación busca juzgar la realidad y actuar”, expresó Jorge Iván Vélez Arocho, presidente de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico, al inicio de la jornada.

Esta serie de conferencias continuará el martes, 9 de mayo, con la participación del ex secretario de Educación, César Rey; el ex fiscal independiente, César López Cintrón; y el profesor José Javier Colón Morera.