Gobernador asegura no tiene pelea con Jenniffer González

Gobernador Ricardo Rosselló, (Foto: EFE)

San Juan – El gobernador, Ricardo Rosselló Nevares aseguró el jueves, 7 de diciembre de 2017, que no tiene controversias con la comisionada residente, Jenniffer González a pesar que admitió no haber hablado con ella sobre los pormenores de la Reforma Contributiva federal que a su juicio, laceraría la situación fiscal y económica.

“Yo aspiro a la igualdad. Nosotros pensamos igual en lo que sería el resultado final. Yo no he hablado con ella sobre este particular. Nunca la había escuchado hablar sobre eso de la exención parcial. Mi posición es clara… Ella no está peleando conmigo. Ella no está peleando conmigo. Esto es una democracia y aquí van a haber diferencias en criterio y mecanimos. Lo importante es que los objetivos principales estén alineados”, dijo el primer ejecutivo en una entrevista radial (WKAQ).

- Publicidad -

De acuerdo con informes de prensa, el Senado federal aprobó su versión de la Reforma Contibutiva con el voto favorecerdor de 51 senadores republicanos.

La medida ahora va a un comité de conferencia con la Cámara federal para trabajar la versión final.

El gobierno de Puerto Rico busca que se incluyan enmiendas para amortiguar el impacto que tendría en los impuestos que conlleva esta reforma al considerar las empresas que operan en la isla como empresas foráneas.

“Yo aspiro a que me traten igual que un estado y eso implica excención total. Vamos a cambiar el diálogo un momento. Vamos a poner el panorma real que está ocurriendo en Puerto Rico. Cuando hablábamos de exención hace dos años, la gente rápidamente pensaba en la 936 y todas esas cosas. Esto es un juego diferente. Bajo esta Reforma Contributiva Estados Unidos está yendo a un sistema territorial. Estados Unidos tira un circulo alrededor de todos sus estados y dice: lo que está afuera paga impuestos y lo que está adentro no va a pagar impuestos”, esbozó.

Así las cosas, el Gobernador pidió que Puerto Rico sea tratado igual que los demás estados que no pagarían nada.

Explicó que las jurisdicciones foráneas pagarían un impuesto de 20 por ciento adicional a lo que se están pagando ahora o un 12.5 por ciento por lo intangible, mayormente propiedad intelectual, más un 10 por ciento de erosión de base.

“Lo que para mí es inconcebible es que si Puerto Rico es parte de los Estados Unidos y esta reforma lo que aspira es crear empleos en los Estados Unidos, ¿cómo nosotros vamos a aceptar menos que lo que se le va a dar en los Estados Unidos, siendo Puerto Rico parte de las Aduanas, siendo parte de los Estados Unidos?”, cuestionó.

Sobre el “tax code” federal dijo que “ahí mi posición es bien clara. Nosotros somos un territorio, somos una colonia. Ya pagamos impuestos. Lo que pasa es que no se pagan los mismos impuestos que allá. Hay una razón por eso y es que no tenemos representación. No tenemos el mismo trato en los programas federales”.

“Eso no puede ser así. Si eso cambia tiene que ser en el contexto de que haya una transición a la estadidad, donde se tendría igual representación, iguales recursos y trato igual en los programas federales y ahí entonces es que podemos estar discutiendo esos asuntos. Es inconcebible que bajo una situación de dificultad de desarrollo económico, el Congreso no vea eso cuando implementaron la Ley PROMESA… Implementar esta reforma contibutiva como está ahora lo que hace es lacerar la situación fiscal y la situación económica en Puerto Rico. Sería una contradicción del mismo Congreso entrar en eso. Solicitar que tengamos trato doméstico cuando no tenemos trato doméstico en la otra dirección, para mí es el epítome de lo que sería el colonialismo en Puerto Rico”, advirtió el gobernador.

Entretanto, afirmó que visitará Washington, DC y Nueva York para mantener reuniones sobre este particular.

El Gobernador atribuyó esta situación a que la isla no cuenta con la representación adecuada en el Congreso. Como ejemplo, mencionó el caso del estado de Alaska al que se le concederá un trato especial en esta Reforma Contributiva por sus condiciones geográficas.

“La única razón por la que le están dando trato especial es porque tienen un voto en la Cámara y dos votos en el Senado. Tienen representación. Tienen poder político, Ahora, nosotros que tenemos un argumento, que yo todavía no me he sentado con un solo senador ni un solo representante… Los llamo todos los días, por la noche estoy hablando con ellos todo el tiempo, pero la realidad es que esos representantes y senadores responden a otros constituyentes, no necesariamente a Puerto Rico. Hasta que no tengamos ese poder político, siempre vamos a estar a la merced de la ‘buena voluntad’ de un cuerpo, pero que se pueda manifestar en realidad, todavía tenemos que ver. Si no se hace algo por Puerto Rico para que se pueda estabilizar la base económica y nos permita el espacio y desarrollo, vamos a ver nuevamente el fracaso del ELA colonial”, concluyó.