Federales interceptan indocumentados

Patrulla Fronteriza, (Foto: Suministrada)

Aguadilla – Agentes de la Patrulla Fronteriza adscritos al Negociado de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) y la Guardia Costera interceptaron y detuvieron a 9 indocumentados de nacionalidad dominicana antes de acercarse a la costa del pueblo de Rincón, en el oeste de la isla, se informó el viernes.

“La tecnología y las colaboraciones con nuestros socios nos permiten ser efectivos para disuadir los intentos de contrabando en la costa de Puerto Rico”, dijo Ramiro Cerrillo, Jefe de Patrulla del Sector Ramey en Aguadilla en declaraciones escritas.

- Publicidad -

Jose Alberto Berroa Montes, 39, Juan Carlos Maldonado Javier, 33, Delio Bonilla-Morales, 48, y Yafreisi Pereyra-Matos, 21, comparecieron ayer jueves ante la Magistrado del Tribunal de Distrito de los Estados Unidos, Camile Velez Rive, enfrentando cargos bajo el título 8 del Código de los Estados Unidos, Sección 1326, por intentar volver a entrar después de haber sido removidos al cumplir una condena por cometer un delito grave.

Explicó que en la tarde del 3 de diciembre, agentes de la Patrulla Fronteriza de Ramey asignados a una unidad de Capacidad de Vigilancia Móvil (MSC) observaron que una embarcación sin luces de navegación navegaba hacia Rincón, Puerto Rico.

Los agentes proporcionaron las coordenadas de la yola  al Centro de Comando de la Guardia Costera de los Estados Unidos, que desvió al escampavía Donald Horsley hacia la ubicación.

La Guardia Costera pudo interceptar un buque tipo “yola” aproximadamente a 8 millas de Rincón, con 9 extranjeros de la República Dominicana a bordo.

Se realizaron controles biométricos en todos los indocumentados, revelando que 4 personas tenían antecedentes por violaciones previas al ordenamiento penal y de inmigración.

El 5 de diciembre, la Guardia Costera transfirió a cuatro extranjeros a la custodia de la Patrulla Fronteriza en el Puerto de Entrada de Mayagüez.

Los 5 extranjeros indocumentados restantes fueron repatriados a la República Dominicana. Agentes de la Patrulla Fronteriza presentaron el caso a la fiscalía federal para el enjuiciamiento.

De ser declarados culpables, enfrentarán una multa o prisión por no más de 20 años, o ambas penas.