El farmacéutico: proveedor y comunicador de salud

Este es un escrito de colaboración editorial del Colegio de Farmacéuticos de Puerto Rico.

Photo credit: Antonio Manfredonio via Visualhunt.com / CC BY-SA

Por Frances M. Colón Pratts, Pharm.D.

El farmacéutico es un profesional con extensos conocimientos en el área de medicamentos. Forma parte esencial del equipo de cuidado de salud junto con otros profesionales de la salud y el paciente. Por su experiencia, amplio entrenamiento y conocimientos es el profesional ideal para evaluar si una terapia de medicamentos es la más indicada, efectiva y segura para el paciente.

- Publicidad -

Por mucho tiempo el farmacéutico ha sido considerado un profesional de servicio, de confianza y de fácil acceso a la comunidad. ¿Nuestra meta principal? …simple, el servir y mejorar la calidad de vida de nuestros pacientes y sociedad. Cumpliendo con nuestras responsabilidades, buscamos promover la salud y prevenir las enfermedades; desde los escenarios tradicionales de práctica, como la farmacia de comunidad, hasta aquellos farmacéuticos que se desempeñan en escenarios no tradicionales como la academia o la industria farmacéutica. Logramos nuestras metas fomentando la educación a la comunidad sobre el uso apropiado de medicamentos y alternativas no farmacológicas y farmacológicas para atender o prevenir ciertas afecciones. Colaboramos con otros miembros del equipo de salud y el paciente facilitando nuestros conocimientos sobre medicamentos a su disposición, sirviendo de mediadores entre ellos y otros proveedores, brindando servicios preventivos, como la administración de vacunas, entre otros.

El rol de farmacéutico ha evolucionado acorde con las necesidades cambiantes de la comunidad a la que servimos. Por tanto, la educación brindada en las escuelas de farmacia refuerza responsabilidades habituales de la profesión como la consejería, verificación y dispensación de medicamentos, pero añade y se enfoca principalmente en entrenar a un profesional farmacéutico hacia las labores clínicas. Las responsabilidades clínicas incluyen, pero no se limitan a: comunicación efectiva entre profesionales de la salud, desarrollo de planes de cuidado farmacéuticos que prevengan o atiendan posibles problemas relacionados a medicamentos y la aplicación de su especialidad sobre los medicamentos (mecanismos de acción, dosis, efectos adversos, interacciones de medicamentos, etc.), entre otros. El estar involucrado dentro del desarrollo de planes de cuidado, le permite al farmacéutico participar directamente en la toma de decisiones sobre la terapia de medicamentos.

Actualmente, los farmacéuticos completan un grado doctoral en farmacia, que comprende la provisión de cursos en salones de clase (con el propósito de impartir conocimientos) y experiencias de práctica profesional (en donde los estudiantes desarrollan o mejoran destrezas, aplican los conocimientos aprendidos en clase al escenario real y practican ciertas responsabilidades del farmacéutico bajo su supervisión directa).  Luego de este grado doctoral, muchos farmacéuticos optan por especializarse y seguir sus estudios completando residencias o certificaciones, entre otros.

Finalmente, la práctica de la farmacia está guiada por unos valores éticos y supervisada por leyes que tienen como objetivo principal promover una estricta moral profesional. El farmacéutico como profesional de la salud tiene múltiples responsabilidades, pero sobre todo su compromiso principal es el servicio y el bienestar de los pacientes.