Familiares de Esteban Santiago reciben ayuda psicológica

Esto, a través de la Oficina de Base de Fe del municipio

EFE/EPA/BROWARD COUNTY SHERIFF / HANDOUT HANDOUT EDITORIAL USE ONLY/NO SALES

PEÑUELAS– El alcalde de Peñuelas, Walter Torres Maldonado, visitó hoy, en la mañana, a la familia de Esteban Santiago Ruiz, autor del tiroteo en el aeropuerto de Fort Lauderdale que dejó un saldo de cinco personas muertas y sobre seis heridos.

“Le vamos a otorgar la ayuda psicológica que ellos nos han pedido. Se va a brindar a través de la Oficina de Bases de Fe. También, en su momento, va a haber una ayuda económica para que puedan viajar, ya que son personas muy pobres. Ellos van a querer estar allí con su hijo”, indicó el mandatario, en las afueras de la casa en la que se crio el acusado.

- Publicidad -

“Esto no fue terrorismo. Aquí se habla de un problema de salud mental, de una persona que buscó ayuda en todos los aspectos. No recibió la ayuda adecuada, estuvo hospitalizado y con todo y eso se dejó armado”, abundó.

El alcalde sostuvo que conocía a los padres de Esteban, Wilfredo Santiago Martínez y Elizabeth Ruiz Irizarry, y a su hermano, Bryan, previo a la matanza, y que estos son personas humildes y trabajadoras.

“Bryan que es atleta y boxeador. Tenía planes de levantar un gimnasio aquí en Peñuelas, pero ahora teme que por este asunto su anhelo se afecte”, manifestó, posterior a que el director de la Oficina de Base de Fe del municipio, Wilmer Colón, les brindara ayuda sicológica y espiritual.

Hoy, temprano, Santiago Ruiz fue trasladado a una corte federal para la lectura de cargos en su contra.

El FBI ha confirmado que en noviembre pasado Santiago entró en una oficina de esta agencia federal en Anchorage y manifestó que el Gobierno de EEUU controlaba su mente y lo obligaba a ver vídeos del grupo yihadista Estado Islámico (EI), y que además oía voces.

Los agentes federales descubrieron que en ese momento Santiago había dejado en su coche a su hijo de pocos meses de edad y una pistola, que le fue confiscada. El joven fue sometido a un chequeo psicológico durante cuatro días, al cabo del cual fue dado de alta, sin ningún tratamiento a seguir.