Exsecretario de Educación apoya cierre de escuelas con debido consenso comunitario

César Rey Hernández destacó que al presente hay un superávit de maestros de escuela elemental, mas la pirámide sociodemográfica está invertida, por ende, debe acontecer una reorganización.

César Rey Hernández. Foto La Perla del Sur

PONCE –  El exsecretario de educación César Rey Hernández opinó hoy, en la tercera parte del “Primer Encuentro Nacional sobre la Transparencia en el Ejercicio de la Función Pública”, que sí debe haber cierre de escuelas, mas será la manera en la que se ejecute el proceso lo que se traducirá en su éxito o fracaso.

Tanto el consenso de la comunidad como la viabilidad de la transición son “claves”, destacó, para un proyecto fructífero y necesario ya que, agregó, la “tendencia sociodemográfica” avisó lo que está por ocurrir. Empero, alertó que “parte de nuestro problema real es que no existen datos precisos, que se improvisa cada cuatro años, que no existe una continuidad de los datos para la toma de decisiones”.

- Publicidad -

“Yo viví una situación penosísima en Tibes (Ponce) cuando era secretario de Educación. Una escuela que tenía, tal vez, la comunidad más encantadora…, pero el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos tenía que utilizar ese espacio y querían cerrar la escuela. Yo me senté con la comunidad, dialogamos alternativas, pero aún así se destrozó la comunidad; emigraron a una escuela donde había problemas sociales”, ejemplificó.

Rey Hernández invitó a analizar con “cordura” cada paso por darse e incluso detalló que el análisis no debe realizarse solo a nivel de planteles y estudiantes, sino que los maestros deben escudriñar las opciones ante retos de la transición. Destacó que al presente hay un superávit de maestros de escuela elemental, mas la pirámide sociodemográfica está invertida, por ende, debe acontecer una reorganización.

Por otra parte, el actual director de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades tildó el recorte millonario al principal centro docente del País como un “atentado a la educación del Estado” e hizo un llamado al diálogo entre los alumnos y la administración.

 “La Universidad de Puerto Rico representa un problema mucho mayor que la huelga y los portones. Desgraciadamente, esta situación ha dividido a la facultad y ha dividido, en alguna medida, al País también. Creo que es una situación delicada. Los estudiantes tienen que resolver vía diálogo con la administración qué van a hacer”, abundó.

El destacado académico del recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico expresó que respeta lo que están haciendo los estudiantes porque, “aunque hay veces que se equivocan también como nos equivocamos nosotros los profesores”, “sacan la cara por el País”.

“Hay que tener mucho cuidado a pre juzgar. Debo decir que la universidad se ha satanizado públicamente por algunos medios; por esos mismos medios que tienen dominio de la opinión”, concluyó, en el anfiteatro Monseñor Vicente Murga de la Pontificia Universidad Católica en Ponce.