¿Excusas? Reclaman a la JCA rendir cuentas sobre montaña de cenizas

El pasado 5 de octubre, La Perla del Sur publicó fotografías captadas antes y después del paso del huracán, donde se evidencia cómo el montículo con millones de toneladas de cenizas se desgastó y quebró a causa de la tempestad.

Foto: Jason Rodríguez Grafal

A seis semanas del paso del huracán María, los cuestionamientos por la ausencia de fiscalización de la Junta de Calidad Ambiental (JCA) parecen no tener fin.

Sobre todo, tras las denuncias públicas sobre erosión de la montaña de cenizas tóxicas de carbón en la planta de AES de Guayama.

- Publicidad -

Como se evidenció el pasado 5 de octubre, La Perla del Sur publicó fotografías captadas antes y después del paso del huracán, donde se evidencia cómo el montículo con millones de toneladas de cenizas se desgastó y quebró a causa de las lluvias y tempestad.

A juicio de ecologistas y líderes comunitarios, esto pudo exponer a comunidades cercanas a toneladas de cenizas tóxicas, mediante polvo fugitivo o escorrentías.

No obstante, en una entrevista radial reciente, la presidenta de la JCA, Tania Vázquez Rivera, reconoció que no fue hasta pasado un mes del evento atmosférico que finalmente envió personal técnico a inspeccionar la montaña.

La dilación, justificó la también Secretaria del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), se debió a que la agencia “no tenía sistema”.

Desmentida

No obstante, el exagente del Cuerpo de Vigilantes del DRNA y hoy miembro del Senado de Puerto Rico, Nelson Cruz Santiago, calificó ese argumento como “una excusa”.

“El Departamento (DRNA) nunca ha tenido sistema, todo se hace manual. No hemos tenido capacidad de atemperarnos a lo que es la tecnología”, sentenció Cruz Santiago. “Los informes se hacen de carácter presencial y todo se documenta con papel y lápiz. Muy pocas veces se almacena evidencia o informes en archivos digitales. Son excusas”.

“En la Junta (de Calidad Ambiental) es lo mismo. La Junta tiene equipo obsoleto y mucho equipo nuevo que no utiliza”, continuó.

Por su parte, el portavoz del Comité Pro Salud, Desarrollo y Ambiente de Tallaboa, José Manuel Díaz Pérez, acusó a la jefa de la JCA de negligencia e intencionalmente arrastrar los pies para dar tiempo a AES de mitigar cualquier daño ocasionado a suelos, cuerpos de agua y humedales.

“Esto equivale a limpiar la ‘escena del crimen’ antes de enviar los inspectores y es una actitud irresponsable que la debería descalificar para seguir ejerciendo como titular de la JCA y el DRNA”, sentenció Díaz Pérez.

“Esta persona no tiene la capacidad, ni la confianza del pueblo para seguir dirigiendo dos dependencias tan importantes. Esto ya se ha convertido en un fiasco”, añadió. “Ya es hora que el gobernador haga lo propio”.

La acumulación de cientos de miles de toneladas de cenizas en los predios de la planta AES en Guayama viola el artículo 6.6 del contrato entre la empresa y la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), el cual limita a 180 días el período máximo para su almacenamiento en el país.

Según documentos de la propia empresa, una sección de la montaña se originó hace más de 720 días: antes de octubre del año 2015.

Este incumplimiento, sin embargo, ha sido ignorado durante dos años por la AEE, la JCA y el gobierno central.

“Ella (Tania Vázquez Rivera) dice que hubo una inspección, pero no sabemos nada de los hallazgos. El huracán fue hace mes y medio, ya es hora que se le den explicaciones a la gente de Puente Jobos y los demás que están cerca de la planta”, agregó Díaz Pérez.

Entretanto, el senador Cruz Santiago reclamó que las agencias expandan el alcance de sus inspecciones para incluir los cuerpos de agua cercanos a la planta en Guayama y los vertederos en Peñuelas y Humacao.

“Lo único bueno que trajo María es que AES no está produciendo”, declaró. “Más allá de verificar la montaña, deben enviar técnicos del DRNA a verificar los humedales en el entorno de la corporación. Hay personal en la agencia que puede hacer un estudio del impacto de las cenizas en los alrededores. Aun cuando hayan pasado semanas, eso se puede verificar”.

“Una de las cosas que habíamos adelantado es que los vertederos no tenían la capacidad de aguantar las escorrentías cuando llovía normalmente. Al caer tanta lluvia, se deber hacer una inspección”, insistió.

Previo al paso del huracán Irma, Cruz Santiago fue parte de una delegación del Senado que sobrevoló las instalaciones de AES e identificó violaciones relacionadas al acopio de cenizas. Los legisladores también advirtieron sobre el peligro que representaba que la montaña permaneciera al descubierto durante el evento atmosférico.

En respuesta a los señalamientos, la JCA finalmente ordenó a AES a cubrir la monumental pila de cenizas. Sin embargo, la directriz fue ignorada por la compañía, resultando en multas que excedían los $75 mil.

Al cierre de esta edición continúa el proceso de apelación solicitado por la empresa.