Este es el mejor momento para iniciar hábitos saludables

El objetivo no debe ser solo perder el peso que se ha “encariñado” con nuestro cuerpo, sino llevar una alimentación saludable durante todo el 2018.

Foto suministrada

Muchas personas ven en el comienzo de un nuevo año la oportunidad de hacer pequeños ajustes en su vida y cambiar algunos hábitos.

Entre ellos, dejar de fumar, retomar el ejercicio físico o perder las libras que ganaron durante las celebraciones navideñas.

- Publicidad -

Sin embargo, en esta última, el punto de partida es erróneo. El objetivo no debe ser solo perder el peso que se ha “encariñado” con nuestro cuerpo. El propósito debe ser más ambicioso: comer y llevar una alimentación saludable durante todo el 2018.

¿Por dónde empiezo?

El primer paso que hay que dar es hacer una revisión de lo que tenemos en la despensa y la nevera: debemos desaparecer los alimentos menos saludables (refrescos azucarados, embutidos) e ir sustituyéndolos por vegetales, frutas, legumbres, frutos secos y pescado, como señaló Marta Gámez, directora técnica del Grupo NC Salud.

A partir de ahí, seguir una serie de pautas que pueden ayudar a mantener estos buenos hábitos durante el 2018:

Comer cada tres o cuatro horas

Para empezar, es importante hidratarse y nutrirse bien, por lo que no hay que dejar el estómago vacío más de cuatro horas aproximadamente.

Dejar el estómago más de esas horas vacío es peligroso porque llegaremos a la siguiente ingesta de comida con más ansiedad, especialmente las personas que viven muy ocupadas y no disponen de tiempo para cocinar.

Si están hambrientos, optarán por comer comida rápida sin esperar para ingerir plato más nutritivo.

“Nos guiaremos por el hambre emocional o la ansiedad en la siguiente comida”, advierte el nutricionista Guillermo V. Rodríguez.

No pensar en las calorías

Para conseguirlo hay que elegir muy bien los ingredientes sin preocuparnos por las calorías. Es decir, que al seleccionar el alimento que nos vamos a comer no tengamos en cuenta si aporta 50 o 300, sino fijarnos en que los nutrientes que nos aportan sean los correctos.

Más organización

Por último, hay que aprender a organizarnos: escribir lo que vamos a comer de lunes a domingo y comprarlo. Así no nos saldremos de lo pautado.

“Un consejo que suelo dar a los pacientes para mantener el ánimo es que cuando empiecen a ajustar su dieta y están motivados escriban cómo se sienten y sus objetivos: tengo mucha fuerza, me motiva ponerme un vestido o estar estupendo para un viaje o una celebración. Esos sentimientos y objetivos les dan fuerza al comienzo, pero se van diluyendo y transformando. Cuando el ánimo de una persona decae puede volver a leer la lista y esta le reforzará y le ayudará a recuperar la energía”, agregó el nutricionista Rodríguez.

(Para artículos relacionados acceda a www.cuidateplus.com)