Escolta a las cenizas provoca disloque de seguridad en la zona sur

Al menos dos tiroteos, robos y agresiones han ocurrido al mismo tiempo que estos operativos se han organizado y ejecutado, desde el pasado 11 de julio.

Fotos: Jason Rodríguez

La masiva movilización de recursos de la Policía Estatal para facilitar el transporte de miles de toneladas de cenizas de carbón a un vertedero de Peñuelas ha comenzado ha lacerar su capacidad para cumplir con obligaciones en varios municipios del área sur.

Ejemplos tangibles son al menos dos tiroteos, robos y agresiones ocurridas al mismo tiempo que estos operativos se organizaban y ejecutaban, dejando prácticamente sin personal a cuarteles en Peñuelas, Guayanilla, Ponce y Juana Díaz.

- Publicidad -

A cada una de las diez movilizaciones realizadas desde el pasado 11 de julio, la uniformada ha asignado un promedio de 300 agentes, incluyendo personal de Operaciones Tácticas, Unidad Antimotines, Tránsito, la Unidad Motorizada y hasta el helicóptero de la Policía, entre otros.

Todos han sido utilizados para escoltar la entrada y salida de camiones desde la planta AES en Guayama hasta su destino final en el vertedero EC Waste de Peñuelas.

De igual modo, para restringir y mover forzosamente a manifestantes de vías y aceras, para brindar seguridad en los alrededores de la zona industrial donde ubica AES en Guayama, para vigilancia continua en el acceso a la sede de EC Waste e impactar el tránsito vehicular en varias carreteras, incluyendo la PR-3, la PR-7707, la PR-2 y PR-385.

La alta gerencia de la Policía, entretanto, se ha negado a divulgar cuántos fondos públicos ha destinado para esta monumental operación, la cual hasta este martes en la madrugada ha facilitado que al menos 448 camiones con casi 9 mil toneladas de cenizas tóxicas de carbón entren al vertedero peñolano.

“Los criminales ya saben que habrá impunidad en la calle cada vez que vacían los cuarteles para mandar el personal a Peñuelas”, denunció el portavoz del Comité Pro Salud, Desarrollo y Ambiente d, José Manuel Díaz Pérez.

“Ciertamente, es bochornoso ver cómo se descuida la seguridad de la ciudadanía para brindar servicios por encargo a AES y los vertederos. Ahí es que tú ves dónde están las prioridades”, continuó.

Mientras tanto…

Entre los incidentes que han coincidido con los operativos en Peñuelas resalta un tiroteo ocurrido a las 2:20 de la madrugada del pasado miércoles, 9 de agosto, frente al residencial Lirios del Sur en Ponce. Según reportes, no se registraron heridos.

En ese preciso momento, empero, un batallón con sobre 300 policías escoltaba a 44 camiones en ruta al vertedero de Peñuelas.

Un incidente similar ocurrió en la madrugada del 1 de agosto, cuando se reportó una balacera en el barrio Jacaguax de Juana Díaz. El suceso también coincidió con un operativo de la Policía para garantizar el flujo de 41 camiones entre la planta de AES en Guayama y el vertedero EC Waste.

De igual forma, robos a mano armada en establecimientos de comida rápida ocurrieron el pasado 8 de agosto en Juana Díaz y en la madrugada del 12 de julio en Guayanilla. Ambos incidentes se registraron mientras cientos de agentes se encontraban de camino a Peñuelas.

Al menos otros seis incidentes, incluyendo un asesinato en el barrio Barinas de Yauco (31 de julio) y asalto en un restaurante en Ponce (3 de agosto) fueron reportados horas antes de la movilización de la Policía a Peñuelas, durante la etapa que requiere la activación y organización de los operativos.

El alcalde de Peñuelas, Walter Torres Maldonado, aclaró que los casos reportados y atendidos por la Policía no recogen la totalidad de los actos delictivos que han observado desde que la uniformada ha asumido la escolta de los camiones.

“(La noche del pasado martes) Hubo tiros en Tallaboa Alta, en Caracoles y en el barrio Santo Domingo. No siempre se hace una querella, pero las cosas pasan”, dijo el alcalde peñolano. “Tallaboa Alta y Caracoles están bastante cerca del área del vertedero”.

“Brillado por su ausencia”

Por otra parte, el alcalde de Guayanilla, Nelson Torres Yordán, denunció que la falta de personal en los municipios no se limita únicamente a las cinco o seis horas que consume cada movilización.

A su juicio, la logística de estos masivos operativos afecta “indudablemente” los planes de vigilancia diurna.

“Eventualmente esos agentes tienen que ir a descansar y se altera por completo el plan de trabajo del resto del día”, argumentó. “Hemos tenido situaciones que la Policía Estatal solo tiene un agente disponible por turno y la Policía Municipal, con muy limitado personal y recursos, ha tenido que asumir la carga de prestar vigilancia preventiva en toda la ciudad. Es una realidad que no pueden negar”, sentenció.

“De hecho, hubo una situación en la que se encontró una persona muerta en la carretera PR-3336 y como la Policía Estatal no tenía recursos disponibles, la Policía Municipal tuvo que custodiar la escena”, agregó.

Actualmente, la Policía Municipal de Guayanilla cuenta con 24 agentes, 16 menos que hace cuatro años. Por ello, solo cuenta con entre cuatro a seis agentes activos, por turno, para todo el pueblo.

“Aquí la Policía Estatal ha brillado por su ausencia y se lo hemos dejado saber a sus representantes y al gobernador”, continuó Torres Yordán.

“Llevamos años pidiendo que la Policía Estatal nos asigne más personal y siempre nos dicen que no hay recursos. Pero para brindarle seguridad privada para AES y al vertedero de Peñuelas siempre aparecen 300 agentes con patrullas, motoras y hasta el helicóptero”, subrayó.

Torres Yordán incluso sostuvo que la uniformada le formuló una petición para que asignara personal de Policía Municipal al cierre de carreteras, con motivo del paso de camiones con cenizas de AES. En específico, la PR-132.

La solicitud, empero, fue rechazado por el alcalde guayanillense.

“Naturalmente no accedimos, porque nosotros no íbamos a permitir que el Municipio de Guayanilla fuera cómplice del atropello que se está cometiendo con los ciudadanos de Peñuelas”, expresó. “Lo que le afecta a mi hermano pueblo de Peñuelas, me afecta a mí y Guayanilla sabe lo que es esto, porque es uno de los municipios que más impacto ambiental ha sufrido por años”.

Entretanto, el alcalde de Juana Díaz, Ramón Hernández Torres, reconoció a La Perla del Sur que no ha logrado respuestas de la Policía ante requerimientos sobre el retiro de agentes asignados a la vigilancia preventiva.

“A la Policía no le gusta que uno lo diga, pero la realidad es que a veces tenemos dos policías para cubrir el turno de la noche. Es preocupante la situación”, dijo tras destacar que la falta de atención al tránsito en las carreteras PR-149 y PR-14 ya es evidente.

Solo en Juana Díaz la población supera los 50 mil habitantes, según datos del Censo, sin contar una población flotante de sobre 10 personas diarias, según el alcalde.

“Mover los recursos del día a un turno nocturno para cumplir con esta orden de la Superintendente significa que vas a tener menos durante el día”, razonó. “A esto tú le tienes que sumar los que están en los tribunales, los que tienen el día libre y los que están por vacaciones o enfermedad” .

“Tanto el Comisionado de la Policía (Municipal) y este servidor hemos tratado de comunicarnos con el teniente Gilberto Flores (a cargo de la zona), pero no hemos recibido respuesta”, añadió.

¿Vandalismo?

Por otra parte, la avasalladora movilización policíaca presente en los operativos no ha impedido que actos de vandalismo ocurran en espacios donde protestan activistas opuestos al depósito de cenizas de AES en Puerto Rico o periodistas cubren las incidencias.

Al cierre de esta edición, fueron apuñalados tres neumáticos de tres vehículos estacionados en Guayama, junto a una escuadra de la Policía que velaba la entrada a la zona industrial donde ubica AES.

Aunque los tres autos estaban estacionados en el perímetro que sobre 40 policías restringieron y protegieron mientras 44 camiones salían hacia Peñuelas, ningún agente aparente vio lo sucedido. Ninguno tampoco tomó querellas ni asistió a los perjudicados.

Uno de los autos es un vehículo oficial de La Perla del Sur.

Los otros dos, ubicados a solo pasos de media docena de patrullas y motoras de la Policía, pertenecen a manifestantes. Uno de ellos es un educador retirado y en el visor de su auto lucía carnet de impedido.

“Si se dijera que por estar todos los guardias en un mismo sitio hay mayor seguridad, pero no. En Peñuelas también hemos visto que los carros de varios manifestantes han sido vandalizados, aun estando dentro del perímetro custodiado por la Policía”, denunció Díaz Pérez, portavoz del Comité Pro Salud, Desarrollo y Ambiente de Tallaboa.

“A un carro le acuchillaron las gomas. A la guagua de la ULEES se le puso ‘pepper spray’ a la cerradura”.

“El otro día se vandalizó por segunda vez el campamento, estando a menos de 100 metros el área de vigilancia establecido por la Policía, y nadie vio nada”, añadió. “Ellos (Policía) dicen que están ahí para nuestra seguridad, pero yo no me siento más seguro”.

La Perla del Sur solicitó para este reportaje entrevista con la jefatura de la Policía Estatal en Ponce, a través del oficial de prensa José Báez Martínez. No obstante, nadie estuvo disponible para entrevista al cierre de esta edición.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.