En enero culminará distribución de alimentos en San Juan

Carmen Yulín, (Foto: EFE / Thais Llorca)

San Juan – Concluido el suministro de alimentos por FEMA tras el paso del huracán María, la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz Soto, anunció el viernes, la terminación de la distribución de alimentos y agua que comenzó el 28 de septiembre y que, hasta ayer 28 de diciembre, ha servido 252,897 compras de comida y agua duradera por una semana.

“Tras el paso del huracán María organizamos un centro de acopio y distribución en el Coliseo Roberto Clemente y pudimos establecer una cadena de distribución robusta y continua de alimentos, agua, equipos médicos, medicinas, pañales desechables para niños y adultos y artículos para higiene personal. Desde entonces, 252,897 compras con provisiones y agua para una semana se distribuyeron a través de 65 égidas, 26 cocinas comunitarias, 36 iglesias y de forma directa con personal del Municipio de San Juan. La ayuda que recibimos fue 60 por ciento del sector privado y no gubernamental y 40 porciento de ayuda federal”, destacó la primera ejecutiva de San Juan en declaraciones escritas.

- Publicidad -

La alcaldesa indicó que “la ayuda y la necesidad han ido mermando por lo que a partir del 4 de enero damos por terminada la distribución de estas ayudas”.

La Alcaldesa de San Juan explicó que “ante la tardanza en la respuesta de ayuda manos amigas, dentro y fuera de Puerto Rico, se hicieron sentir de inmediato. Hispanic Federation, Goya, Suiza Dairy, Chocolate Cortés, Chobani, Olga Tañón, Ricky Martin, Fundación Jorge y Laura Posada, Operation Blessing, Universidad de Carnegie Mellon, Sharlene’s Angels, Ciudad de Nueva York, Miami Beach y Chicago hicieron donativos a nuestro Municipio que nos permitieron establecer una cadena de distribución de robusta y constante de comida y agua”.

“A pesar de las circunstancias en las que se ha dado esta ayuda, ha sido un honor haber servido a nuestra gente con la dignidad que merece. No puedo dejar pasar la oportunidad para agradecer a los cientos de voluntarios y empleados que se dieron a esta tarea en momentos tan difíciles, dejando demostrada la calidad humana del puertorriqueño y su capacidad para unirse, fuera de cualquier consideración, a extender la mano a quien la necesita”, concluyó.