Un día como hoy; ‘Macheteros atacaron base Muñiz’

Fue a eso de la 1:30 de la mañana cuando la explosión alertó a las autoridades locales del ataque repentino.

Un día como hoy, en la madrugada del año 1981, un grupo del Ejército Popular Boricua, conocidos como Macheteros, se apuntaron el ataque a la base aérea Muñiz junto al aeropuerto internacional de Isla Verde.

Según apuntes de la agencia internacional de noticias EFE, la noticia corrió el mundo informado que “un grupo subversivo independentista puertorriqueño logró destruir nueve aviones de combate norteamericanos, en una base militar estadounidense de San Juan. Los extremistas colocaron una serie de bombas en los aviones, estacionados en una de las pistas de aterrizaje de la base aérea Muñiz, junto al aeropuerto internacional de Isla Verde, en la capital puertorriqueña”, era el pie de la primicia dada mediante una llamada a esa agencia y que publicaron varios medios internacionales.

- Publicidad -

Fue a eso de la 1:30 de la mañana cuando la explosión alertó a las autoridades locales del ataque repentino. Transcendió que fue todo un operativo previamente orquestado por los Macheteros, con un saldo de danos de  $45 millones, según apuntes de prensa al día siguiente.

“Los extremistas consiguieron entrar en la base Muñiz, aprovechando la oscuridad de la noche por la laguna San José, que rodea al aeropuerto internacional de San Juan, y colocaron las bombas en los aviones”, confirmó entonces la policía.

El ataque provocó el desalojo de aviones comerciales, como medida preventiva. “Los agentes de la unidad de explosivos consiguieron desactivar, antes de que estallase, otra bomba colocada por los extremistas”, reseñaba el parte de prensa. No se reportaron victimas de este ataque.

En la historia quedó grabado el suceso sin precedentes en Puerto Rico, que dejó un saldo de daños a diez aviones A-7 Corsair y un F-104 Starfighter, que operaban la fuerza aérea y la marina de Estados Unidos.

Asimismo un reperpero se armó en el Capitolio, cuando la sesión inaugural de la Cámara de Representantes se vio comprometida por un boicot por parte de la delegación popular (PPD) entre argumentos anti anexionistas.