Destinan sobre miles para mitigar el cierre de comercios en Ponce

Los fondos -que son otorgados a comerciantes de diferentes pueblos de la Isla- provienen de Foundation for Puerto Rico.

PONCE – Para los comerciantes locales que sufrieron pérdidas económicas luego del azote del huracán María, contar con un alivio económico que le permita pagar el salario de sus empleados, cumplir con el alquiler de su establecimiento o la posibilidad de poder reponer el inventario que se echó a perder por la falta de energía, es el equivalente a recibir una bocanada de aire que les permitirá seguir con vida.

Ante el reconocimiento de esta realidad y en aras de ayudar a reactivar la economía del país, Foundation for Puerto Rico (FPR) se ha dedicado por las pasadas semanas a ayudar a que el sueño de muchos de estos pequeños comerciantes no se vea tronchando. A través del programa de donativos que estableció la organización para ayudar a empresarios locales y con el cual pudieron llegaron a un acuerdo con el Centro para Emprendedores que les permite conocer y evaluar las necesidades de los empresarios en las zonas establecidas por la organización. Y con el que a la fecha se ha logrado asistir económicamente a sobre 25 empresarios en sectores como la Calle Loíza y el casco urbano de Ponce.

- Publicidad -

Arnaldo Cruz, director de investigación y análisis de Foundation for Puerto Rico, quien está a cargo del proyecto, sostuvo que en promedio se les está dando a los comerciantes $3,000 por negocio. Cifra que puede variar dependiendo de las necesidades del comerciante.

“Dada la importancia de los comerciantes locales puedan continuar operando para nuestra economía y la gran acogida que ha tenido nuestro programa de donativos, decidimos aumentar a sobre $500,000 la aportación de nuestro Fondo para las donaciones en efectivo a los pequeños y medianos negocios. La prioridad inmediata es asistir a los negocios que luego de María no han podido abrir. Segundo están los que han abierto, pero con limitaciones y tercero los que operan casi a capacidad”, explicó Cruz.

“En Foundation for Puerto Rico estamos comprometidos con el desarrollo económico. Reconocemos que muchos comerciantes por las circunstancias del país y luego del huracán están teniendo problemas con el flujo de ingresos, con el inventario, con el costo del diésel, por lo que muchos de ellos están a punto de cerrar si no reciben algún tipo de ayuda inmediata”, señaló.

FPR entiende que es vital para la recuperación hacerle una aportación en efectivo a los dueños de negocio locales para que puedan seguir operando. “Le estamos dando mitad del dinero primero y luego en dos semanas se le da la otra mitad, con el único requisito de que se mantengan abiertos”, sostuvo Cruz.

La ayuda viene acompañada de la asesoría estratégica del Centro para Emprendedores, dirigido por Nerma Albertorio, quien además tuvo a su cargo la investigación de campo para identificar los negocios que necesitan de la ayuda económica.

La meta es lograr impactar por lo menos entre 10 a 15 negocios dentro de una misma comunidad comercial para lograr un efecto de revitalización de mayor impacto. De esta manera, se eligió la Calle Loíza, donde se otorgaron $21,500 en donaciones que impactaron a 12 comercios. De igual forma se hizo en Ponce, donde se beneficiaron 14 negocios, principalmente restaurantes y tiendas de productos al detal.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sin embargo y a pesar de no estar en el caso urbano de Ponce, la fundación también decidió ayudar a los agricultores y esposos Francisco Santana y Aileen Caraballo, propietarios del Grupo Vesan. Ambos se dedican a la cosecha vertical de lechuga, una gesta empresarial que se vio impactada malamente por el huracán María y que les dejó con $15,000 en perdidas y 3,000 lechugas menos en inventario para distribuir a sus clientes en los próximos meses.

“Con María perdimos tres ciclos de producción, dos aires acondicionados, equipo electrónico y parte del techo”, relató Caraballo, quien detalló que la cosecha promedio que ellos generan fluctúa entre 7,500 a 8,000 lechugas por mes.

A pesar de estas circunstancias, la propietaria dijo que se las ingeniaron para mantener a salvo los cultivos a fuerza de generador eléctrico y abanicos para mantener las condiciones óptimas de luz y temperatura.

“Nuestra misión es apoyar a empresarios como éstos que no se han quitado aún entendiendo todas las dificultades. Ellos son los verdaderos héroes en todo esto”, afirmó Cruz.

Otros de los negocios que recibieron ayuda en Ponce fueron El Nuevo CoquíLa Esquina del LeónWR AccesoryThe Red Door Bar & GrillAnonimous Skate BarBajari Pizza & Bistro,Gift Shop & Party HouseEmbroidery Boutique, Joyería CayanVIP SolutionsD’ArcosLa Fonda de Edgar y Utopía.

Wilfredo Reyes, propietario de los negocios WR Accesory y Frappe Caña, en el Paseo la Atocha en Ponce, reveló que el daño principal que han tenido los comerciantes del caso de la Ciudad Señorial se resume en la pérdida de ingresos por la falta de energía, al no poder abrir sus negocios.

Entre las próximas áreas que serán beneficiadas por las ayudas del programa de donativos en efectivo para pequeños y medianos comerciantes de FPR para los esfuerzos de recuperación son el caso urbano de Aguadilla, Joyuda, Punta Santiago en Humacao y el Viejo San Juan.