Departamento de la Vivienda reubica damnificados

Foto: EFE / TANNEN MAURY

El Capitolio – El representante José Aponte Hernández, agradeció al personal del Departamento de la Vivienda por reubicar a las familias refugiadas en las facilidades de la escuela elemental Luis Muñoz Rivera en el municipio de San Lorenzo.

“Mi agradecimiento al personal de Vivienda por atender esta situación con premura y agilidad al encontrarle un lugar seguro a las personas que aún estaban refugiados en la escuela Luis Muñoz Rivera de San Lorenzo. Con esta acción, ahora la escuela comenzó el proceso de reabrir sus puertas al estudiantado, particularmente, a los niños del programa de Educación Especial. Este es un logro para la comunidad escolar que tanto luchó porque se reabriera la escuela. Ahora estos estudiantes, no solo recibirán la enseñanza que necesitan, también contarán con los servicios de trabajadores sociales para canalizar sus inquietudes tras el paso de María”, señaló el legislador en un parte de prensa.

- Publicidad -

Según indicó, la pasada semana, decenas de padres, estudiantes, maestros y demás personal escolar se manifestaron al frente de los portones de la mencionada escuela exigiendo su apertura tras casi dos meses cerrada porque era utilizada como refugio para las víctimas de María.

Esto debido a que elementos ajenos a la comunidad escolar entorpecían la reubicación de las familias mientras  los departamentos de Vivienda y Educación buscaban alternativas.

El también presidente de al Comisión de Asuntos Federales, Internacionales y de Estatus de la Cámara baja alegó que la reubicación pudo haberse realizado mucho antes, por lo menos hace dos semanas atrás, pero el alcalde del mencionado municipio, José ‘Joe’ Román Abreu, prefirió buscar un beneficio económico a costa del dolor de los damnificados por el impacto del huracán María, así como de la comunidad escolar que necesita tener disponible este plantel para atender las necesidades educativas de sus hijos.

“La realidad es que el municipio cuenta con unas facilidades apropiadas que hubiesen ayudado a reubicar estas familias antes, pero para el Alcalde era más importante el pago de 10,000 dólares mensuales al municipio que la comunidad escolar y los damnificados. La semana pasada el Departamento de la Vivienda estuvo activo en la escuela en varias ocasiones hasta lograr reubicar las familias el pasado sábado”, concluyó.