Convertirán al Castillo Mario Mercado en histórico hotel boutique

Diseñada por el arquitecto ponceño Francisco Porrata Doria, la estructura de rasgos Art Déco posee cuatro niveles, 12 habitaciones, diez baños y siete terrazas.

Foto: Carlos Torres Luna

Por más de ocho décadas, el Castillo Mario Mercado en Guayanilla ha perdurado como emblema de la extinta era de oro de las centrales azucareras.

Su remota y solitaria ubicación, además, lo han hecho merecedor de leyendas que por generaciones han alimentado la curiosidad de quienes únicamente han podido contemplarlo a la distancia.

- Publicidad -

Esa realidad, sin embargo, pronto cambiará.

Como reveló el arquitecto y presidente de Ponce Prime Resorts, Abel Misla Villalba, la empresa adquirió días atrás la imponente residencia para convertirla en hospedería boutique y transformarla en otro invaluable atractivo turístico de la región.

El proyecto incluirá la inversión de un millón de dólares de capital privado, los que se inyectarán a la propiedad en los próximos meses.

“El Castillo Mario Mercado siempre ha sido un sitio de mucha mística y curiosidad para la población sureña y, en especial, para Guayanilla. La estructura es hermosa, la vista es espectacular y su historia está atada íntimamente al desarrollo económico de la zona”, reconoció Misla Villalba.

“Entendemos que el turismo es el futuro de la economía de la región sur y uno de sus valores más grandes en esta zona es el carácter histórico y cultural de nuestras edificaciones. Como región somos la capital cultural, arquitectónica e histórica, y estamos enfocados en llevar proyectos históricos al circuito turístico”, continuó.

Joya arquitectónica

Construida al inicio de la década de 1930 y diseñada por el arquitecto ponceño Francisco Porrata Doria, la estructura de rasgos Art Déco ubica en la cima del monte conocido como Hacienda Buena Vista. El castillo fue residencia del empresario y terrateniente Mario Mercado Montalvo, quien fue dueño de la central azucarera Rufina.

El inmueble permaneció en la familia hasta el año 1989, cuando fue vendido al ingeniero químico Edgard Maciula.

En la actualidad, la propiedad de seis cuerdas cuenta con la residencia de cuatro niveles, 12 habitaciones, diez baños, siete terrazas, torre y piscina.

Como parte del plan de mejoras capitales, Ponce Prime Resorts convertirá el inmueble en un hotel de 20 habitaciones, con restaurante y dos pabellones para bodas y actividades.

“Vamos a trabajar un diseño respetuoso del carácter histórico del proyecto. Para esto hemos integrado al equipo al arquitecto Jorge Rigau, quien escribió sobre el proyecto y su arquitectura en el libro Puerto Rico 1900: Caribbean arquitecture at the turn of the century”, planteó Misla Villalba.

“Queremos rescatar su esencia original para que sea una experiencia a tono con esa época”, añadió.

El empresario adelantó que el proceso de rediseño tomará “de 60 a 90 días”, por lo que el plan de mejoras y rehabilitación iniciará entre septiembre y octubre de este año.

De no surgir imprevistos, la hospedería estará lista para verano de 2019.

Puertas abiertas

El proyecto contempla además la creación de un espacio museográfico sobre la historia del castillo y la industria azucarera en la zona, así como recorridos guiados por la propiedad para que -por primera vez en su historia- la ciudadanía contemple y aprecie el lugar.

“Queremos hacer los ‘tours’, que la gente pueda visitar el sitio, aprender de toda la historia de Guayanilla y finalmente disfrutar de esta vista espectacular”, dijo Misla Villalba.

Las excursiones, agregó, también incluirán recorridos por túneles que dan acceso a diversas áreas de la propiedad.

“El castillo nunca ha estado abierto al público, siempre ha sido una residencia privada, así que será una experiencia de encuentro muy interesante con la historia del crecimiento y desarrollo socioeconómico de Guayanilla”, continuó. “Desde el punto de vista turístico e histórico, es y será importante”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.