Alcaldía de Ponce vuelve a sacar “F” en el manejo de finanzas

Por cuarto año consecutivo figuró entre municipios con peor desempeño.

Foto Archivo

PONCE- Por cuarto año consecutivo, la administración de la alcaldesa María Meléndez Altieri se ha colocado entre los ayuntamientos con peor manejo de sus finanzas, desveló esta semana el Centro de Integridad en Política Pública (CIPP).

De esta manera, las alcaldías de Ponce y Cabo Rojo se convierten en las únicas dos que han mantenido una calificación equivalente a “F” desde que el CIPP presentó su primer Índice Municipal de Salud Fiscal en el 2013.

- Publicidad -

A fondo

De los 68 municipios evaluados, Ponce se posicionó como octavo en la lista de municipios con peor desempeño fiscal, y entre los diez con pésimo manejo de deudas a largo plazo per cápita, balance de fondos versus gastos a largo plazo, gastos en servicio de su deuda y comparación de gastos e ingresos actuales.

El informe además reconoce que la deuda a largo plazo de este ayuntamiento ya alcalnza los $314.3 millones, un incremento de casi 30 por ciento durante los ocho años de incumbencia de Meléndez Altieri.

Entretanto, su deuda operacional totaliza $37.7 millones, la más alta de una alcaldía en la isla.

“El Índice de Salud Fiscal debe ser una herramienta del ciudadano para evaluar las finanzas de su municipio y el desempeño de su alcalde. Pero para estos municipios con finanzas precarias que, consistentemente manejan sus finanzas de manera extravagante, hay necesidad de cambios, ya sean políticos o gubernamentales”, plantea el informe elaborado por el CIPP.

El peor de todos: Salinas

Entretanto, el ayuntamiento administrado por la alcaldesa Karilyn Bonilla Colón recibió la peor puntuación de todos los municipios evaluados.

Salinas actualmente arrastra una deuda a largo plazo de $28.6 millones y un déficit operacional de $3 millones. Su presupuesto anual ronda los $9 millones.

En la lista de peor desempeño, le sigue Gurabo, Cabo Rojo, Guayama, Arecibo, Maunabo, Ciales, Ponce, Toa Alta y Arroyo.

“Estos diez municipios con las peores puntuaciones suman unos $80 millones en sus balances negativos en su fondo general, y entre todos gastaron más de $30 millones en exceso de sus ingresos”, puntualiza el informe.

Llama la atención que durante el pasado año, Gurabo cayó desde el séptimo municipio con mejor desempeño fiscal al segundo con el peor (67).

En términos generales, 42 municipios (62 por ciento) cerraron el año fiscal 2015-2016 con déficit, mientras que 30 ayuntamientos (44 por ciento) tuvieron un balance negativo en su fondo general.

El estudio además ilustra su dependencia generalizada de aportaciones del Estado, ya que 30 de estos (44 por ciento) obtuvieron más del 40 por ciento de sus ingresos del fondo general. En total, los 68 municipios evaluados recibieron $428 millones en aportaciones y subsidios del Gobierno Central.

Los municipios con mejor puntuación fueron Fajardo, Isabela, Aibonito, Culebra, Quebradillas, Hatillo, Rincón, Cayey, Naguabo y Peñuelas.

Huyen al informe

Por último, el CIPP destacó que diez municipios no cumplieron con la entrega de sus estados financieros, por lo que no pudieron ser incluidos en el nuevo Índice Municipal de Salud Fiscal.

“El CIPP contactó a la Oficina del Contralor y a la Oficina del Comisionado de Asuntos Municipales y nos indicaron que, a pesar de sus consistentes pedidos, estos municipios no cumplieron con entregar los estados a tiempo”, señaló la entidad.

Entre ellos figuraron los municipios sureños de Yauco, Santa Isabel y Villalba, los cuales en años anteriores consistentemente han reflejado calificaciones deficientes en el manejo de sus finanzas. En el caso de Santa Isabel y Villalba, incumplieron con entregar sus estados financieros a tiempo por segundo año consecutivo.

Los otros siete municipios que declinaron hacerlo fueron Guánica, Lajas, Canóvanas, Ceiba, Cidra, Loíza y Toa Baja.