Cinco especias para dar sabor a su huerto casero

El orégano es una hierba fuerte y resistente que se adapta a muchas condiciones y crece rápidamente. Se recomienda proveer espacio suficiente, ya que la planta crece mucho.

Foto archivo

No hay razón para no aventurarse a cosechar especias en casa; desde el aroma que dejan en el área de cultivo, hasta la frescura y sabores que añaden a cada plato, hacen que este pasatiempo se traduzca en muchos beneficios.

Además, muchas de estas plantas repelen plagas y son generalmente fuertes, razón por la cual son excelentes opciones para comenzar un huerto casero.

- Publicidad -

A continuación, cinco buenas opciones:

Albahaca

Es excelente especia para pastas y para acompañar al tomate en muchos platos. Se consigue como una planta pequeña o se pueden adquirir las semillas.

Es una planta rastrera que crece rápido y a lo ancho. Es importante podar las flores cuando aparezcan, porque de lo contrario, va perdiendo hojas, hasta morir.

El podar las flores fortalece la planta y su follaje, ofreciendo mayor cantidad de hojas y de especia. La albahaca requiere luz solar y agua, pero es importante proveer buen drenaje y evitar tiempos extendidos de humedad.

Aparte de su delicioso aroma y sabor, la albahaca es una buena fuente de Vitamina A y posee propiedades antiinflamatorias.

Perejil

Esta planta requiere sol, pero igual se puede adaptar a semi-sombras (invernaderos). Al igual que la albahaca, el perejil es una planta rastrera y resistente a diferentes tipos de suelos.

Se aconseja que se consiga la planta pequeña en lugar de semillas, ya que su germinación requiere mucho tiempo; generalmente varias semanas. Una vez establecida en el huerto, probablemente la misma planta se encargue de proveer nuevas semillas para seguir creciendo su población.

El perejil se utiliza mundialmente para decorar platos, sin embargo es una hierba rica en Vitamina C y contiene propiedades anticarcinógenas.

Orégano

Aunque fácil de crecer por semillas, es más fácil conseguir una planta pequeña de orégano y resembrarla.

A la planta de orégano le gusta el sol y es preferible hacer la cosecha cuando la planta comience a florecer.

El orégano es una hierba fuerte y resistente que se adapta a muchas condiciones y crece rápidamente. Se recomienda proveer espacio suficiente, ya que la planta crece mucho.

Aparte de su peculiar aroma y de su utilización en la preparación de carnes y platos italianos, el orégano es un efectivo antibacterial.

Romero

Esta planta tolera condiciones pobres de terreno, sin embargo se le debe proveer buen drenaje. Debido a que tarda mucho en germinar, es mejor adquirir la planta pequeña para luego replantarla en el huerto.

Esta es una planta perenne, es decir, que sobrevive por muchos años y es muy resistente, incluso en condiciones de poca agua.

De todas estas hierbas, el romero es la menos agua que necesita y que en peores condiciones puede sobrevivir. Se utiliza para añadir sabor a las carnes y en la antigua Grecia, los retoños con flores eran utilizados por estudiantes para prepararse previo a sus exámenes.

La razón de este dato curioso es que el romero siempre ha sido asociado a la retención de memoria.

Cilantro (cilantrillo)

Al igual que la albahaca, el cilantro se poda cuando florece porque la planta puede morir eventualmente (planta bienal).

El cilantro puede cultivarse de semillas, ya que germina rápido. Se recomienda crear una línea de cultivo y llenarla de semillas a lo largo.

El cilantro o cilantrillo es una hierba fuerte y resistente que requiere sol, agua y buen drenaje. Utilizado en muchos platos alrededor del mundo, el cilantro por ejemplo, se utiliza en India como elemento fundamental del curry, y en latinoamérica, como condimento escencial de platos típicos.

Aparte de su uso en la cocina, el cilantro se utiliza en muchos sitios como remedio casero, con propiedades estimulantes y para problemas estomacáles.

Todas estas hierbas o especias son fáciles de cultivar, mantener y cosechar, pero siempre se recomienda el uso de buenos materiales y manejos de cultivo, como la tierra o composta, abónos orgánicos y el mantenimiento a través de la poda y el riego (agua).

El resto se lo dejamos al sol. ¡Buen provecho!

(Para más reseñas acceda a miprv.com)