Carta del lector: “¿Alguien entiende por qué?”

"Tanto los abogados como esos ciudadanos, cortaban la clase de Historia de Puerto Rico".

Cuando escucho a Héctor Ferrer y al ex gobernador Rafael Hernández Colón decir que, entre otros derechos, el derecho al voto se lo debemos al ELA y los presentes le aplauden, me reafirmo en que, tanto los abogados como esos ciudadanos, cortaban la clase de Historia de Puerto Rico. ¿Alguien entiende por qué?

Poco antes de la invasión norteamericana, como logro del movimiento residual del Grito de Lares y, más bien del movimiento autonomista, se estableció el voto universal masculino. Este se suspende con el cambio de soberanía y, en 1900, en plena Ley Foraker, se restableció el voto masculino, delimitándolo a los contribuyentes y propietarios (ricos).

- Publicidad -

En 1902, la Cámara de Delegados y el Consejo Ejecutivo de PR restableció el voto a todo varón mayor de 21 años contribuyente, propietario y/o que supiera leer y escribir.

En 1904, la misma rama legislativa, aprobó el voto universal masculino.

En 1929, la Cámara de Representantes y el Senado, aprobaron el voto para las mujeres que supieran leer y escribir (sin distinción de clase social, aunque, sabemos, que la mayoría de las mujeres que entonces eran alfabetizados pertenecían a la clase pudiente).

En 1935, se aprueba el sufragio universal (aquí se incluyen las mujeres que no supieran leer y escribir).

En 1948, se aprueba la facultad para que los puertorriqueños votaran a su gobernador.

Todo esto, antes del establecimiento de la Constitución del ELA.

Por José Ernesto Torres Gómez, lector.