“A campo abierto” Cuerpo de Ingenieros solicitó incinerar miles de toneladas en El Tuque

El Cuerpo de Ingenieros propuso quemar el material vegetal mediante incineradores de cortina de aire en una cámara abierta, lo que la JCA considera una “quema a campo abierto”.

Foto USACE

A menos de dos meses del paso del huracán María, el Cuerpo de Ingenieros de los Estados Unidos (USACE, por sus siglas en inglés) propuso incinerar cientos de toneladas de escombros vegetativos mediante una “quema a campo abierta” en el sector El Tuque, una practica prohibida en Puerto Rico por su intenso efecto contaminante.

El plan del Cuerpo de Ingenieros quedó plasmado en una Solicitud de Dispensa radicada ante la Junta de Gobierno de la Junta de Calidad Ambiental (JCA) el pasado 13 de noviembre.

- Publicidad -

La misma, empero, fue denegada por la agencia 16 días después debido a que la quema se propuso en la “cantera de El Tuque”, instalación ubicada a solo un kilómetro del complejo correccional Las Cucharas.

A menos de dos kilómetros de dicho espacio también ubican zonas densamente pobladas como las comunidades de El Tuque, Brisas del Caribe y Punto Oro, entre otras.

La propuesta de USACE no fue notificada a ninguna de ellas.

Según estimados del Cuerpo de Ingenieros, el huracán María dejó un saldo de 6.2 millones de yardas cúbicas de escombros vegetativos, de los cuales presuntamente 95,200 yardas cúbicas fueron generados en la Región 5 de Ponce.

Según consta en la resolución de la JCA emitida el 30 de noviembre de 2017, el Cuerpo de Ingenieros propuso quemar el material vegetal mediante incineradores de cortina de aire en una cámara abierta, lo que la agencia considera una “quema a campo abierto”.

Dicha práctica es prohibida en la isla desde enero de 1981 por la Regla 402 del Reglamento para el Control de Contaminación Atmosférica.

“Tomando en consideración que de ordinario el material vegetativo, por política pública del Gobierno de Puerto Rico, debe ser reusado, además de que la falta de controles en este tipo de actividad de quema sería un contaminante atmosférico incapaz de ser cuantificado, este tipo de prohibiciones establecidas por la JCA son altamente necesarias”, reza la resolución emitida a USACE por la agencia.

La quema de material vegetal emite sinnúmero de contaminantes, incluyendo óxido de nitrógeno e hidrocarbonatos, que pueden irritar los ojos, pulmones y dificultar la respiración en personas con asma.

Aún así, el Cuerpo de Ingenieros justificó su propuesta ante la supuesta falta de instalaciones de manejo de composta en la zona sur y argumentando que disponer del material en Sistemas de Relleno Sanitario (SRS) reduciría la vida útil de los mismos.

A estos fines, USACE planteó que el SRS en Peñuelas no cuenta con la capacidad para manejar el material, aun cuando esta misma instalación recibió entre los meses de julio y agosto de 2017 sobre 14 mil toneladas de cenizas de carbón de la planta de AES en Guayama.

Dejan la puerta abierta

Por otra parte, en su resolución la agencia dejó entrever que su oposición a la solicitud responde al lugar propuesto para la incineración y no a la quema de los escombros orgánicos.

“Como medida de justicia ambiental, esta Junta recomienda se evalúe relocalizar la actividad propuesta”, sentencia la resolución de la JCA.

En el documento, incluso, se hace referencia a la Declaración de Emergencia del gobernador Ricardo Rosselló Nevares y la declaración presidencial de Donald Trump, que acoje “la remoción de escombros, trabajos de emergencia y medidas de protección de emergencia”.

“Por tanto, a esos fines, no es necesaria ulterior explicación sobre si en efecto procede una Dispensa por razones de emergencia”, plantea la JCA.

De hecho, en días recientes trascendió que la JCA ya tiene ante su consideración otra Solicitud de Dispensa del Cuerpo de Ingenieros en la que propone incinerar escombros en un municipio del área este.

“Es una irresponsabilidad”

Ambas propuestas son una “irresponsabilidad”, a juicio del portavoz del Comité Diálogo Ambiental en Salinas, Víctor Alvarado Guzmán.

“Está ampliamente documentado y se han hecho muchos estudios sobre los problemas de contaminación y en la salud que provoca el tipo de quema que pretende hacer el Cuerpo de Ingenieros”, sentenció.

“Tú no puedes trabajar una emergencia, creando otra emergencia”, continuó. “Esta es una propuesta que se debería denegar, no solo en Ponce si no en todos lados porque la propia Junta reconoce que no puede cuantificar el impacto negativo que esto tendría”.

“Es bueno recordar que para el huracán George (1998) en el Campamento Santiago de Salinas se estableció este tipo de proyecto y se empezó a hacer, pero la contaminación fue tanta que tuvieron que detener la quema”, añadió.

Alvarado Guzmán, además, urgió a las legislaturas municipales a adoptar legislación propia que impida la incineración de material vegetativo en sus jurisdicciones, como lo hizo recientemente la asamblea municipal de Vega Baja.

“La realidad es que si no hay una presión de los municipios y del pueblo, podemos terminar con este tipo de quema”, sostuvo.

“Esto se denegó en Ponce, pero todavía están buscando dónde incinerar las miles de toneladas de escombros, posiblemente el área este, y cuando se lo aprueben en un lugar, luego buscarán expandirlo a otras regiones”, advirtió.