Caen en oídos sordos advertencias sobre peligroso tramo de la PR-2

Tanto el líder comunitario Jimmy Borrero Costas, como el alcalde Walter Torres Maldonado, agentes de la División de Tránsito de la Policía y vecinos de la zona vaticinan que las tragedias continuarán hasta tanto el Departamento de Transportación y Obras Públicas actúe y clausure el peligroso cruce.

Foto La Perla del Sur

Cuando Johnny Andújar Vega, de 57 años de edad y residente del barrio Tallaboa Encarnación, decidió cruzar la intersección frente al garaje Gulf de la carretera PR-2 en Peñuelas, no contempló que la maniobra le costaría la vida.

Como ha ocurrido en el mismo lugar en tantas otras ocasiones, su vehículo fue impactado por otro conductor, que, en medio de la oscuridad que impera en la zona, no lo vio a tiempo.

- Publicidad -

En el trágico suceso, ocurrido a las 8:15 de la noche del pasado 3 de diciembre, también resultaron heridos de gravedad Cruz Cintrón Jusino, de 36 años de edad, Luz Martínez Velázquez de 32 años, y un menor de 15 años.

Se trata del más reciente accidente fatal ocurrido en la intersección que, a lo largo de la pasada década, ha cobrado la vida a decenas de conductores.

No obstante, tanto el alcalde Walter Torres Maldonado, como la División de Tránsito de la Policía y vecinos de la zona vaticinan que las tragedias continuarán hasta tanto el Departamento de Transportación y Obras Públicas (DTOP) actúe y clausure el peligroso cruce.

“Ahí se sigue matando gente y a nadie en el gobierno le importa. Es el peor sitio en Puerto Rico para cruzar”, sentenció el líder comunitario y excandidato a alcalde por el Partido Independentista Puertorriqueño, Jimmy Borrero Costas.

“Nosotros en la comunidad hemos llamado la atención muchas veces para que cierren eso, pero nunca nada pasa”, añadió.

A juicio de Borrero Costas, la situación se habría solucionado hace años de no haberse cancelado la construcción de un elevado, contemplado para el lugar cuando se convirtió a expreso la PR-2 entre Ponce y Mayagüez.

“La Autoridad de Carreteras llegó a expropiar terrenos y a un señor le pagaron $100 mil por uno. Pero según uno de los ingenieros del proyecto, la compañía privada que iba a hacer los trabajos se quedó sin dinero y todo quedó en nada”, sostuvo. “Se gastaron cientos de miles de dólares, pero al supuestamente nadie tener dinero, abandonaron el proyecto”.

Además, el líder comunitario acusó al DTOP de anteponer consideraciones económicas sobre la seguridad de los conductores y residentes del sector.

“No había dinero para hacer el proyecto, pero luego hicieron un elevado cerca de Puerto Galexda y otro por el balneario El Tuque. Donde está la gente de dinero, hacen los elevados, pero a la gente pobre de la comunidad, nos dejaron sin nada”, argumentó.

Por su parte, el alcalde Walter Torres Maldonado opinó que la objeción de varios comerciantes en la zona ha contribuido a que aún no se clausure el cruce frente a las parcelas de Tallaboa Encarnación.

Según planteó, la postura del ayuntamiento es que se cierre la intersección y se obligue a los conductores a continuar su marcha hasta los elevados, evitando así el peligroso cruce de carriles.

“Estamos hablando que les toma uno o dos minutos más llegar a su destino y es mucho más seguro”, expresó. “No hay duda que es un cruce muy peligroso, en una vía bien transitada. No es necesario hacer un estudio para llegar a esa conclusión”.

“El comercio es importante, pero ya se han perdido muchas vidas ahí y la seguridad de las personas no puede pasar a un segundo plano”, añadió. “Es importante llamar la atención sobre lo que ha estado pasando ahí”.

Por su parte, el teniente Edgardo Alvarado Martínez, director de la División de Tránsito de la Policía Estatal en Ponce, se unió al reclamo de Borrero Costas y Torres Maldonado.

“La verdad es que es un tramo que no está bien rotulado y no hay suficiente alumbrado, y eso ha contribuido a la cantidad de accidentes que hemos visto ahí”, sentenció a La Perla del Sur.

“Entiendo que lo mejor sería cerrar ese cruce”, añadió.

De paso, Alvarado Martínez aclaró que el pasado mes de agosto su División se comunicó con el DTOP para reiterar su preocupación. No obstante, reconoció que el paso del huracán María retrasó las gestiones.

Ante esto, aseguró que en los próximos días dará seguimiento al asunto, por escrito, con el fin de que el DTOP atienda los reclamos.

Intersección frente al garaje Gulf de la carretera PR-2 en Peñuelas. (Foto: La Perla del Sur)