Burocracia y desorganización mantienen a oscuras al Posterriqueño

Pese a una asignación de $300 mil para costear la construcción de los primeros mil posterriqueños, al día de hoy aún no se ha construido ninguno.

Fotos archivo

Seis años después que la organización adjunteña Casa Pueblo e ingenieros del Recinto de Mayagüez de la Universidad de Puerto Rico (UPR) concibieran una luminaria que reduciría a la mitad el costo millonario para alumbrar las vías públicas del país, el llamado Posterriqueño permanece en el limbo.

De hecho, el director del Programa de Educación Ambiental de Casa Pueblo y catedrático del Departamento de Biología del RUM, Arturo Massol Deyá, señaló que hace más de un año que no escucha nada de las autoridades universitarias sobre el estatus del proyecto.

- Publicidad -

Esto, aun cuando asegura que ha recibido pedidos para más de mil posterriqueños.

El primer prototipo ilumina la fachada de Casa Pueblo tras el paso del huracán María hace cuatro meses. El segundo y único otro prototipo, permanece apagado en la entrada del RUM, tras verse afectado por el fenómeno atmosférico.

Massol Deyá añadió que el molde de las carcasas fue construido en China a un costo de $30 mil hace un año, pero aún no se ha elaborado una sola por la inacción de las autoridades universitarias. Incluso, dijo desconocer que ha sido de la asignación presupuestaria de $300 mil para un fondo inicial del proyecto para construir los primeros mil posterriqueños.

“Han perdido la oportunidad de competir”, dijo en referencia al prestigio que el proyecto traería al sistema universitario, particularmente después que el huracán María dejara el país sin electricidad en septiembre.

“Lo tienen secuestrado”, sentenció Massol Deyá. “Es un acto de negligencia administrativa, que no solo le ha fallado al sistema universitario, sino que le ha fallado al país… Por una agenda personal y económica”.

Perdido en el cambio de administración

Por su parte, Efraín Rodríguez Ocasio, representante estudiantil a nivel de bachillerato en la Junta de Gobierno del Sistema de la UPR, denunció que tras la salida del último presidente en propiedad de la UPR, Uroyoán Walker Ramos, en julio de 2016, ninguno de sus sucesores le ha prestado toda la atención al proyecto.

A juicio de Pedro Resto, profesor de ingeniería industrial del RUM y director de la fábrica del recinto para el Posterriqueño, Walker Ramos fue la bujía del proyecto y, con su salida, se apagó.

Atribuyó el estancamiento a la ausencia de un mecanismo que le dé continuidad, independiente a los cambios en la Universidad o el RUM.

José González González, líder de la fábrica y agente residente de Viride Innovation Technologies (VIT), corporación creada por el RUM para producir el Posterriqueño, coincidió en que el letargo en las decisiones del proyecto ha contribuido a que queden muy pocos de los miembros del equipo original, toda vez que se ha excluido del proceso decisional a los actuales.

Añadió que el ingeniero Ernesto Rivera, director ejecutivo de Viride, también ha enfrentado escollos y que los $300 mil asignados para iniciar el proyecto se encuentran en un limbo burocrático entre las divisiones legales y de compras de la Universidad y Viride.

“Es como pasándose la papa caliente entre la Universidad y Viride”, expresó González González. “¿Dónde está el líder, gerente, etc de la UPR para acelerar las órdenes de compras?”

Insiste retomará el proyecto

Por último, el hoy presidente interino de la UPR, Darrel Hillman Barrera, reconoció que desde que asumió la presidencia el pasado mes de julio, no ha podido dedicarse de lleno al proyecto por las circunstancias que ha tenido que atender con prioridad.

Según explicó, poco después de asumir el cargo llegaron los huracanes Irma y María, por lo que tuvo que concentrarse en levantar los recintos. A esto se sumó el trabajar en el plan presupuestario exigido por la Junta de Supervisión Fiscal, promover las nuevas admisiones de estudiantes al sistema, completar su equipo de rectores y atender una visita de acreditación entre ambos ciclones.

Sin embargo, aseguró que hará todo lo que esté a su alcance para potenciar el proyecto, el cual describió como uno con potencial y que amerita ser encaminado, particularmente tras una inversión significativa de fondos de la Universidad.

El Presidente Interino de la UPR informó que la Rectora del RUM nombró un comité y él le exigió a ella un informe que debe rendir en las próximas dos semanas para esbozar un plan para resolver los asuntos pendientes que lo mantienen estancado.

No obstante, la oficial de prensa de Hillman Barrera, Joan M. Hernández Marrero, interrumpió abruptamente la entrevista telefónica cuando La Perla del Sur preguntó sobre posibles cambios al nombre de Posterriqueño, la posibilidad de negociaciones con Casa Pueblo para la división de ingresos por la comercialización del producto y la aprobación de órdenes de compras para comenzar la producción de los primeros mil Posterriqueños.

El presidente de la Junta de Gobierno de la UPR, Walter O. Alomar Jiménez, nunca respondió a una petición de entrevista solicitada por La Perla del Sur hace dos semanas. La Rectora del RUM canceló en la víspera una entrevista en la que también participaría el Decano de Ingeniería, Agustín Rullán Toro.