BSN apela decisión de Comisión de Apelaciones de la Federación de Baloncesto sobre Walter Hodge

Foto: Visualhunt

San Juan – El Baloncesto Superior Nacional (BSN) apeló ante el Tribunal Apelativo y de Arbitraje Deportivo (TAAD), del Comité Olímpico de Puerto Rico, la autorización de la Comisión de Apelaciones de la Federación de Baloncesto para que Walter Hodge jugara con los Capitanes de Arecibo.

El pasado mayo, Hodge fue arrestado en el Aeropuerto Luis Muñoz Marín, a su llegada a la Isla en un vuelo procedente del estado de Nueva York. En su contra pesaba una orden de arresto, luego de que se le radicara cargos criminales por presuntamente agredir a a su pareja en Isabela, frente a un menor de edad.

- Publicidad -

Según el BSN, el 31 de mayo el equipo de los Capitanes de Arecibo presentó el contrato de Hodge, ante el director de torneo, para su aprobación.

Ese mismo día el presidente del BSN, Fernando Quiñones, emitió una Resolución Parcial y Orden, en donde no aprobó el contrato de Hodge y le dio un término de cinco días para exponer las razones por las cuales no debía ser suspendido por el resto de torneo. El BSN iba a nombrar un oficial examinador para ver el caso y adjudicar finalmente la controversia durante ese mismo plazo.

También se le dio la opción de apelar en la Comisión de Apelaciones de la Federación de Baloncesto, ya que la denegatoria a aprobar el contrato, a diferencia de una sanción disciplinaria impuesta a un jugador bajo contrato, es un asunto apelable más allá del Presidente, de acuerdo a los reglamentos del BSN.

Hodge, representado por el licenciado Ricardo Carrillo, acudió a la Comisión de Apelaciones, quienes ordenaron al BSN realizar un proceso expedito para dilucidar la controversia.

El BSN debía designar un oficial examinador en o antes del 4 de junio, celebrar una vista en o antes del 6 de junio, y emitir un informe en o antes del 8 de junio. Justo el día que el BSN se aprestaba a anunciar el Oficial Examinador asignado, nuevamente Carrillo entregó una segunda moción de reconsideración ante la Comisión, quienes mediante una segunda resolución ordenaron al Presidente del BSN presentar ante la Junta de Gobierno el caso del jugador.

Tanto la franquicia de los Capitanes como el jugador, entendieron que era “improcedente y un claro conflicto de interés”, que los apoderados decidieran sobre la elegibilidad de un jugador de un equipo contrario.

Luego de eso, la Comisión emitió una tercera resolución ordenando al BSN aprobar al jugador, y dejando sin efecto el proceso disciplinario correspondiente.

Por lo tanto, el BSN apeló esta decisión al señalar varios errores de la Comisión. Entre los errores señalados se encuentra que la Comisión no está debidamente constituida, como establece la Constitución de la Federación de Baloncesto. También se señala como errada la determinación de que el BSN carece de los mecanismos para imponer una sanción, ya que las conductas que motivaron que no se aceptara el contrato, están prohibidas, al igual que otras similares, por el reglamento de disciplina que debe ser seguido por todos los miembros del BSN.

Tampoco la Comisión permitió que el BSN celebrara una vista bajo sus procedimientos disciplinarios, y se sustituyó con un Foro Adjudicativo, en vez de mantenerse como un Foro Apelativo.

“La Comisión tomó una determinación en la que decide el caso en sus méritos, sin que las partes pasaran prueba, sin los reglamentos aplicables y sin ni tan siquiera reunirse, todo esto de manera ultra vires ya que se supone que sea un cuerpo apelativo y no un foro que adjudique en primera instancia. Lo que, es más, al revisar las decisiones de otros foros, sobre todo cuando se trata de foros no federativos, la Comisión Apelativa viene obligada a guardar un grado de deferencia por las decisiones de esos foros, solamente interviniendo de manera excepcional cuando realmente lo amerite la situación”, sentenció.

El BSN señala este error en defensa de su autonomía, sus reglamentos y las disposiciones de su acuerdo de afiliación con la FBPUR, toda vez que con sus acciones la Comisión de Apelaciones usurpó las potestades y prerrogativas del BSN, una entidad jurídica distinta a la Federación, independiente, y con sus propios foros y reglamentos.